Lo que nos queda de Lance

Posted on noviembre 2, 2012

0


Gabriel Álvarez García – @gabialv91
El primer contacto que Lance Armstrong tuvo en competición con la bicicleta fue a los trece años. A esta tierna edad el joven texano disputó una prueba del Ironkids Triathlon Series donde finalizó en primera posición.
Con tan solo 16 años, una edad que ya podemos considerar como amateur, Lance Armstrong estaba en lo más alto del ranking de triatletas estadounidenses menores de 19 años. Ese mismo año tuvo su primer contacto con el ciclismo, ya que entrenó con el equipo olímpico en desarrollo en Colorado Springs. Según su biografía fue entonces cuando supo que se iba a convertir en ciclista profesional.
Así pues decide pasarse al triatlón profesional con tan solo 17 años y los éxitos no tardan en llegar, es campeón estadounidense en la modalidad de sprint en 1989 y 1990. En 1989 su elevado ranking le permite participar en el campeonato del mundo júnior en Moscú de ciclismo en ruta.
Lance toma la decisión de especializarse en la bicicleta de carretera cuando en 1991 gana el Campeonato Nacional Amateur de Estados Unidos y lo que es más admirable, gana como amateur una carrera profesional por etapas, la Semana Lombarda, carrera que posteriormente ganarían otros grandes nombres como Valjavec, Scarponi, Di Luca o Gesink.
Tras estos éxitos la categoría amateur se le queda pequeña y quiere dar el salto cuanto antes  al profesionalismo. Curiosamente en 1992 todavía como ciclista amateur participa en los Juegos Olímpicos de Barcelona dónde finaliza decimocuarto. Al terminar esta prueba fue fichado por el equipo estadounidense Motorolla, heredero del 7-Eleven. Inmediatamente consigue su primera victoria como profesional en el Trofeo Laigueglia.
En ese su primer año como profesional consigue la increíble cifra de 10 victorias entre parciales y totales. Destacamos su debut en el Tour de Francia, en el que tan solo necesita 8 etapas para conseguir su primera victoria entre Châlons-sur-Marne y Verdun. El corredor estadounidense se retiraría 4 días después cuando rodaba en la posición 97. Pero su gran éxito de aquel año llegó en el Mundial en Ruta de Oslo, dónde se alzó en un día lluvioso con el mallot arcoíris merced a un ataque en la última vuelta y relegando a Miguel Induráin, gran favorito, a la segunda posición.
También destacar su victoria en el campeonato de Estados Unidos en Ruta ese mismo año, lo que le permitió llegar a Noruega como jefe de filas del equipo norteamericano.
Tras su explosión en 1993, Lance afrontaba el año que entraba con la intención de repetir los éxitos de la temporada anterior. Con el mallot arcoíris, ya tenía un respeto y un nombre dentro del pelotón, pero 1994 no iba a ser tan fructífera. Como clasicómano nos dejo su segunda posición en la clásica de San Sebastián y en la Lieja-Bastonge-Lieja. Sus únicas victorias aquel año fueron una etapa en el Tour du Pont y la victoria en el Thrift Drug Classic.
En la temporada 1995 consigue la victoria final en la Clásica de San Sebastián, aumentado su palmarés como especialista en clásicas. Arrasa en el Tour du Pont con la victoria en la clasificación general, en la de la montaña y tres victorias parciales. Además logra acabar su primer Tour de Francia en la posición trigésimo sexta y consigue una gran victoria en la etapa 18 con final en Limoges. La imagen de Lance dedicándole la victoria a su compañero Fabio Casartelli, fallecido tres días antes durante el descenso del Col de Porter d´Aspet, en los Pirineos franceses, forma parte de la historia del ciclismo.
La siguiente temporada comenzó muy bien para el ciclista americano. Se convierte en el primer estadounidense en ganar la Flecha Valona, vuelve a ganar el Tour du Pont con cuatro etapas parciales y queda segundo en la clasificación general de la París-Niza y en la Lieja-Bastongne-Lieja. Sin embargo tras la temporada de clásicas su rendimiento desciende, abandona el Tour después de solo cinco días de competición. Compite en los juegos olímpicos de Atenas quedando Sexto en la prueba de contrarreloj y Duodécimo en la prueba en Ruta.
En Agosto de este año abandona la disciplina de Motorola y ficha por el equipo francés Cofidis. Dos meses después se le diagnostica un cáncer testicular y se retira temporalmente del ciclismo profesional.
En 1998 tras superar su cáncer, decide fichar por el equipo estadounidense US Postal, con Johan Bruyneel como director, y el resto ya es historia.
Anuncios
Etiquetado: