Giro de Italia 2013, probablemente, la gran vuelta más dura de la temporada

Posted on noviembre 7, 2012

4


Enrique Delgado Sanz@Delsanz

Espectáculo. Una vez más la ronda italiana asegura eso, finales asesinos en parajes incomparables, épicas jornadas de alta montaña y en esta ocasión, y como novedad con respecto a la tónica mostrada en años anteriores, también contrarreloj. Casi 100 kilómetros contra el crono que a buen seguro incitarán a alguno de los “gallos” más completos del pelotón ciclista internacional a acercarse a la península itálica a primeros de mayo.

De  Nápoles a Brescia en 21 días. Un recorrido que va in crescendo con el paso de los días, salpicado con tres contrarrelojes -una de ellas de más de 50 kilómetros-, el paso por el mítico coloso francés del Galibier y un tríptico montañoso final de auténtico vértigo, son los principales ingredientes de esta edición en la que los organizadores esperan contar con una nómina de protagonistas de lujo para seguir comiéndole terreno al Tour de Francia, algo inmovilista y menos brillante en los últimos años que Giro y Vuelta.

-Primera semana

La primera oportunidad para los sprinters, que este año han gozado de un mayor beneplácito entre los organizadores que el año pasado, llegará en la jornada inicial. Etapa llana y de moderada distancia con salida y llegada en Nápoles, en la que a buen seguro sonará las primeras cornetas anunciando batalla. 21 equipos buscarán conseguir una ansiada victoria de etapa en una de las tres grandes vueltas desde el primer día.

A partir de ahí, la organización ha preparado una primera semana en la que destacan una contrarreloj por equipos –al modo de La Vuelta a España- y maratonianas jornadas ciclistas que rondarán los 200 kilómetros y en las que las llegadas masivas se verán condicionadas por las numerosas tachuelas que dan color a los perfiles. A destacar la cuarta etapa, que transcurrirá entre Policastro Bussentino y Serra San Bruno. Primer final en alto de media montaña en el que alguno puede empezar a notar la falta de competición en sus piernas.

Tras la primera semana, que servirá como aperitivo y preparación para los platos fuertes, que como todo buen alimento, estarán reservados para el final. Sin embargo, será buen momento para analizar las primeras diferencias entre los favoritos, pequeñas y que sin ser definitivas, serán buenos indicativos de los que lucharán por la Maglia Rosa y los que tendrán que ir pensando en buscar otros objetivos menores.


-Segunda semana

La octava etapa y sus 55,5 kilómetros de lucha individual contra el reloj entre Gabice Mar y Saltara (en la villa de Bari) terminarán de definir el plantel de aspirantes al rosa final. Gran noticia para los especialistas en esta disciplina que podrán asegurarse un buen colchón de tiempo antes de que la carretera se empine y comience el “sálvese quien pueda”. Las diferencias están aseguradas entre los favoritos pero es posible que, al disputarse la contrarreloj con las fuerzas de los corredores casi intactas, algún escalador logre salvar los muebles y no se despida de la ronda italiana antes de tiempo.

A partir de ahí y como diría aquel: “Batalla, batalla y más batalla”. Después del día de descanso aparece con fuerza la alta montaña. Protagonismo especial para la 10ª y 14ª etapas. La primera de ellas, solo dos días después del esfuerzo contrarreloj y con la fatiga aún en las piernas recorrerá un trazado montañoso iniciado en Cordenons y que culminará en el Altopiano del Montasio, una cota de algo más de 10 kilómetros al 8,1% de pendiente media y con zonas al 20%. Un puerto largo y más propio del Tour que además estará precedido de una ascensión al Passo Casson di Lanza, de 14,5 kilómetros y con una pendiente media del 8,5%.

Antes de terminar la segunda semana y después de que los corredores hayan disfrutado del primer día de descanso, la organización se reservó otra gran jornada de montaña en la que los ciclistas se enfrentarán a uno de los colosos italianos más conocidos; Sestriere servirá como aperitivo en la 14ª etapa –entre Cervere y Bardonecchia– antes de la ascensión final a Jafferau, cima en la que ya se impuso “El Caníbal” Merckx allá por 1972. Siete kilómetros por encima del 9% de desnivel y con rampas de hasta el 14%.

-Tercera semana

Por si todo esto no hubiera sido suficiente, la tercera semana arranca fuerte. 150 kilómetros entre Cesana y El Col du Galibier, ya en tierras francesas, y que será flanqueado por las ascensiones al Col de Mont Cens y la ya tradicional en este tipo de etapas al Telegraph, que se encadenará con la ascensión final. Etapa para valientes que tendrá como recompensa el segundo día libre.

Al Galibier le sobran todas las presentaciones; un viejo conocido de los aficionados al Tour de Francia y que este año se ha enrolado en la caravana italiana para asistir a una de las etapas más espectaculares de la primera gran vuelta. A la ascensión final le sobran las presentaciones. Entre Telegraph y Galibier, los ciclistas se enfrentarán a una ascensión de prácticamente 30 kilómetros a una pendiente constante del 7% y con rampas de hasta el 11%. Mucho terreno con la carretera picando para arriba en los que alguno recibirá la visita de MonsierMazó, su hermano y su primo. Etapa clave para la clasificación general. Marcada en rojo también para escaladores que busquen su oportunidad desde lejos.

-El postre

Sin duda alguna, el Giro de Italia 2012/13 se decidirá en un postre montañoso de tres platos. El primero de ellos, el 23 de Mayo, una cronoescalada de 20 kilómetros entre Mori y Polsa. Este tipo de etapas, siempre espectaculares siempre dejan mejor sabor de boca entre los aficionados que entre los ciclistas, que no obtienen las diferencias que les gustaría.

El 24 de Mayo, los amantes de la bicicleta se citan con, atención, el Passo del Gavia -16,5 kilómetros al 8 %-, el Stelvio – de 21 kilómetros y con rampas que alcanzan el 12% de desnivel- para finalizar en Val Martello -22 kilómetros de ascensión al 6,4% y con zonas del 14% de pendiente-. Jornada de disfrute en los salones de muchos aficionados pero de sufrimiento agónico para los que aún aguanten en liza.

Y que nadie se preocupe si la general no está del todo clara porque para el día siguiente y sin descanso, el pelotón tendrá que completar una etapa de 202 kilómetros que arrancará en Silandro y en la que se tendrán superarán casi 2000 metros de desnivel, cinco puertos de alta montaña y final en alto en Lavaredo

Tres semanas de espectáculo y ciclismo como el de antaño para coronar en Brescia al más fuerte, que a buen seguro dejará la bici aparcada unos cuantos días antes de pensarse aquello de regresar a la competición.

Anuncios