Tour de Francia 2013: Filosofía y tradición

Posted on noviembre 7, 2012

0


Nacho Barranco Frías @ridebikesbf

La edición 2013 de la “Grand Boucle” contará con pocas novedades y muchos clásicos para celebrar la edición número 100 (no el centenario). El recorrido no será espectacular pero como cada año, la presencia de los mejores corredores del pelotón internacional harán que el Tour sea la pieza angular del calendario ciclista. En Dorsal 51 hemos analizado el recorrido.

El pasado Miércoles día 24 Cristhian Prudhomme presentó la edición 2013 del Tour de Francia. La expectación era máxima no sólo por ser la edición número 100 sino porque la organización del Tour debía ofrecer algo nuevo y espectacular para así poder seguir la senda que marcan la Vuelta a España y sobre todo el Giro de Italia en lo que a recorridos se refiere. La espera, como viene siendo habitual, fue  en vano. El Tour de Francia 2013 será eso, un Tour con pocas sorpresas. Tan solo las tres primeras etapas en Córcega, la doble ascensión a Alpe d´Huez y las tres contrarrelojes llaman algo la atención. Vamos a analizarlo.

-Primera semana

Como hemos dicho antes el Tour de Francia 2013 partirá de la isla de Córcega. La organización ha querido dar importancia a este hecho ya que además se trata de un Tour 100% francés, algo que no se producía en ninguna de las ediciones de la última década. La primera de las etapas en la isla se decidirá sin duda en favor de los sprinters mientras que la segunda y la tercera son algo más ratoneras, con media montaña, por lo que muchos intentarán buscar la gloria mediante una fuga. Tres días en la isla que dejan al aficionado algo frío teniendo en cuenta la cantidad de opciones que hay en la zona.

La cuarta etapa se disputará en Niza en el formato de contrarreloj por equipos. La distancia de 25 kilómetros parece un poco corta como para buscar grandes diferencias, algo que en principio (basándonos en datos estadísticos) favorece a los equipos de los favoritos españoles. A pesar de ser una contrarreloj corta las primeras diferencias entre los favoritos se producirán aquí de tal manera que la carrera empezará a seleccionarse.

Durante la quinta y sexta etapa con finales en Marsella y Montpelier los corredores recorrerán 400 kilómetros de (se supone) transición, para aproximarse a las primeras etapas de montaña en los Pirineos. Mucho cuidado en estas dos etapas, como siempre en las primeras semanas del Tour las caídas y los sustos estarán a la orden del día. La séptima etapa cierra la primera semana con un recorrido de media montaña con final en Albi.

La primera semana en conjunto se presupone atractiva y diferente, sobre todo las tres etapas de Córcega y la contrarreloj por equipos. Echamos de menos algo de montaña para evitar la tensión de las primeras semanas pero la filosofía del Tour es como es.

– Segunda semana

Tras las etapas del sur-este de Francia la carrera queda embocada a los Pirineos. El primer bloque de montaña de este Tour constará tan solo de dos días (tres si consideramos la etapa de Albi dentro del sector pirenaico) pero estos serán realmente intensos. El sábado 6 la etapa finalizará en Ax 3 Domaines (7.8 kilómetros al 8,2%) previo paso por el Col de Pailhères, un colosos de 15,3  kilómetros con un porcentaje medio del 8%. Serán 194 kilómetros de etapa pero ambos puertos estarán dentro de los últimos 43 kilómetros. Para el domingo 7 la organización se ha reservado una de las etapas más bonitas e intensas de la edición. Portet-d’Aspet, Col de Menté, Col de Peyresourde, Col de Vall Louron-Azet y La Hourquette d’Ancizan, cinco clásicos de la cordillera pirenaica para un total de 165 kilómetros con final en Bagnères-de-Bigorre.

Primer traslado grande de la carrera para llegar a la zona noroeste y disfrutar el lunes del primer descanso tras nueve etapas en las que se habrán realizado las primeras cribas de la carrera. La etapa tras el día de descanso no debe suponer ningún problema para los corredores de la general y probablemente sea el día idóneo para que una fuga llegue tras 193 kilómetros de carrera a la meta en la preciosa localidad bretona de Saint-Malo. En la undécima etapa los ciclistas tendrán que enfrentarse a la primera contrarreloj individual de la carrera. La salida se realizara desde Avranches y tras 33 kilómetros los la meta se situará en un entorno espectacular, la fortaleza de Mont Saint-Michel. Todavía no se conoce el recorrido exacto de la contrarreloj pero la orografía de la zona de Baja Normandía hace preveer que será totalmente llana.

Las etapas que van desde el jueves 11 al sábado 13 con finales en Tours, Saint-Aman-Montrond y Lyon atravesarán el centro de Francia en dirección a los Alpes. En principio se presuponen etapas tranquilas que se decidirán en un sprint final pero el viento y la presencia de algunas cotas podrían hacer cambiar todos los pronósticos. Para el domingo 14 la organización se ha reservado una etapa que es ya un clásico, 242 kilómetros con final en el Mont Ventoux. Será una etapa de infarto en la que se rodará a gran velocidad en los 220 kilómetros (sin puertos puntuables) previos a la cota final. El lunes se realizará el segundo día de descanso en la localidad de Vaucluse donde los ciclistas tendrán tiempo para descansar y afrontar la semana decisiva del Tour de Francia.

-Tercera Semana

A partir del martes 16 la carrera entrara en una zona de no retorno. Desde aquí a Paris no habrá descanso para los corredores los cuales afrontarán cuatro etapas de alta montaña y una contrarreloj individual que definirán la clasificación general final.

La primera de las cinco etapas será la más asequible con tan solo dos cotas, eso sí, una de ellas a pocos kilómetros de la meta situada en Gap. El miércoles los corredores tendrán que recorrer con sus bicicletas de contrarreloj los 32 kilómetros que separan la localidad de Embrun (conocida por su tradición en el mundo del triatlón) y Chorges. En principio la contrarreloj contará con alguna cota de segunda categoría pero no es todavía definitivo. En la jornada del jueves llega uno de los momentos clave de la carrera con la doble ascensión a Alpe d’Huez. La etapa de 168 kilómetros centrará el interés en los últimos 64 con la ya menciona doble ascensión a uno de los puertos más usados por la organización del Tour. El enlace entre las dos ascensiones se realizará a través del Col de Sarenne y depende del asfaltado de una zona que ahora mismo es un camino de tierra (si la organización lo ha planteado así es porque el asfaltado es inminente). Para el viernes queda la que para muchos es considerada etapa reina de este Tour de Francia 2013 con salida en Bourg-d’Oisans y llegada a Le Grand-Bornard. La etapa consta de 204 kilómetros con el Glandon y La Madeleine en los primeros 80 kilómetros y continúa con el Col de Tamié, el Col de l’Épine y el Col de la Croix Fry, esta última cota a menos de 13 kilómetros de la meta. Una etapa sin duda de las de antaño.

La última oportunidad para dar un vuelco a la clasificación llegará el sábado, un día antes de la llegada a París. En una etapa de tan solo 125 kilómetros los corredores tendrán que superar el Mont Revard para finalizar la etapa en el exigente puerto de Annecy-Semnoz, 10,7 kilómetros al 8,5%. Será una etapa rapidísima y si las posicione son están definidas la emoción puede ser máxima.

El domingo 21 finalizará la edición número 100 del Tour de Francia con un paseo, tan sólo alterado por la disputa de la etapa, de 118 kilómetros con salida en el Palacio de Versalles y llegada en los Campos Elíseos.

-Conclusiones

Francesa. La edición 2013 será un Tour de Francia muy francés. Un total de 3.360 kilómetros, 90 de los cuales serán contra el reloj, siete etapas de alta montaña y 23 días para determinar el ganador de la edición número 100.

El recorrido podríamos calificarlo como aceptable, con las sorpresas que decíamos al comienzo del análisis pero sin etapas con peligro fuera de la alta montaña. Sin ese tipo de trampas las grandes rondas pierden la chispa en etapas llanas o “de transición”. Es necesario incentivar al aficionado a seguir las vueltas por etapas fuera de los fines de semana, de los puertos y las luchas contra el crono. El ciclismo ha cambiado y parece que la organización de Tour no se ha dado cuenta. El ejemplo del Giro de Italia y la Vuelta a España están ahí, veremos si para 2014 utilizan las experiencias tan positivas de sus organizadores para cambiar su filosofía y su forma de hacer ciclismo.

Tour de France 2013 Press Kit: http://www.letour.fr/le-tour/2013/docs/communiques/_TDF_20121024_Press_kit.pdf

Anuncios
Posted in: 1-Carretera