Fixies, una nueva forma de entender la bicicleta

Posted on noviembre 9, 2012

0


Nacho Barranco Frías – @ridebikesbf

Desde hace un par de años se ha instaurado en las ciudades una nueva moda ciclista: los fixies. Unos lo consideran tendencia, otros medios de transporte y algunos como un peligro potencial en las vías de la ciudad. En dorsal 51 hemos querido conocer este mundo un poco más a fondo y sacar nuestras propias conclusiones.

Las bicicletas fixed surgieron a partir del ciclismo en pista y como la propia palabra indica, son bicicletas fijas. Un solo plato y un solo piñón que ruedan constantemente al compás de las pedaladas, lo que coloquialmente se conoce como “piñón fijo”. La ausencia de frenos es otra de las características esenciales de este tipo de bicicletas ya que se controla la velocidad a través de las pedaladas. Además los manillares pequeños son una constante enfocados a poder moverse por la ciudad con total libertad. Estos elementos hacen que este tipo de bicis sean extremadamente complicadas de controlar y es necesario mucho tiempo de práctica para salir a pedalear a la gran ciudad.

Existen muchas variantes a la bici original fixed como por ejemplo las “single speed”. Este tipo de bicicletas no son de piñón fijo y la rueda de atrás gira sin necesidad de dar pedales y por esta razón son necesarios los frenos, lo que supone una minimización evidente del riesgo.

Para los fixies la bicicleta es una forma de entender la ciudad. Se mueven con ellas entre los coches, los peatones, el mobiliario urbano,… provocando en ocasiones, todo hay que decirlo, el pánico entre los viandantes. Forman una nueva cultura dentro de las urbes y puedes encontrarte a un fixie a cualquier hora del día ya sea yendo a por el pan o saliendo de fiesta a las cuatro de la madrugada. Todo lo que rodea a los fixies es especial, su vestimenta (la ausencia del casco es un elemento común entre todos la mayoría de fixies, algo inexplicable), la cultura que les rodea, su forma de transportarse, su estilo de vida en general.

Son jóvenes y quieren sentir la libertad de ir en bici por la ciudad pero eso no debe llevarles a poner en riesgo la seguridad de los demás ciudadanos. Ya son muchos los accidentes provocados por este tipo de ciclistas, especialmente por los fixies puros, ya que resulta muy complicado tener un dominio total de este tipo de bicicletas. Muchos fixies culpan a los conductores y los peatones de los accidentes (cosa que no dudamos) alegando que las bicis fixed, al funcionar como las de pista, son mucho más seguras. Esta afirmación podría efectuarse en el contexto del ciclismo en pista ya que ahí, en el velódromo, los accidentes son muy reducidos al no tener que frenar los ciclistas pero en la ciudad dependes de otros usuarios de la vía, los cuales realizan maniobras a veces cuestionables y que provocan que el ciclista, que es el más vulnerable a los accidentes, pague las consecuencias de una mala conducta en la circulación.

Desde Dorsal 51 esperamos que esta cultura perviva, que sepan adaptarse a la ciudad mejor de lo que lo hacen ahora, que la ciudad sepa adaptarse a ellos, que el mundo del ciclismo los acepte como unos más de la familia, que usen el casco y que sobre todo eviten ponerse en riesgo para así evitar poner en riesgo a los demás. La ciudad es un espacio en el que todos debemos convivir en armonía. Ciclistas, peatones y automóviles formamos parte del tráfico en las grandes ciudades y por ello el respeto mutuo es vital.

Anuncios
Posted in: 5-Mecánica