El futuro de Euskaltel corre en el extranjero

Posted on noviembre 19, 2012

0


Incorporaciones internacionales para el nuevo Euskaltel.

Antonio Álvarez Lovillo – @lovillo99

Desde que en 1994 se fundó el equipo ciclista Euskaltel Euskadi, ha podido decir que siempre se ha sostenido en la élite con corredores de su tierra, formados en categorías inferiores del equipo naranja o bien cercanos a ello. Pero este 2012 parece ser que ha sido el último. Por lo menos hasta el momento, puesto que en 2013 Euskaltel Euskadi contará en sus filas con corredores no criados en el País Vasco. Y esto, como no podía ser de otro modo, ha despertado un gran revuelo entre los seguidores de la escuadra española. En parte, todo se remite al actual sistema de puntos de la UCI (Unión Ciclista Internacional).

Desde 2010, la UCI da las licencias para la llamada primera división del ciclismo, el World Tour, que te asegura estar en las mejores competiciones del año. Este sistema determina la categoría del equipo según una clasificación deportiva creada por la propia UCI donde se tienen en cuenta los resultados obtenidos por los doce mejores ciclistas contratados para la temporada siguiente en los dos años precedentes. Solo los quince primeros equipos de ese ranking tienen garantizado su puesto en la máxima categoría. Después, la propia UCI reparte tres licencias conforme a una serie de criterios éticos, económicos y estructurales, aparte de los propios puntos y la posición en el ranking.

Si nos remitimos a esos criterios, Euskaltel Euskadi tenía grandes posibilidades de acabar en el Word Tour, pero le pesaba ser el equipo con peor ranking, en parte, porque solo cuatro de sus corredores han sobrepasado los diez puntos, teniendo un límite de doce para contabilizar. La media en el panorama ciclista es que más de diez corredores poseen mayor cantidad de diez puntos.

Un ejemplo es que equipos como el Garmin o Sky cuenta en sus filas con hasta 17 corredores que exceden esa barrera. La situación no era muy halagüeña en este aspecto para poder recibir una licencia. Cierto es, que el sistema de puntos actual favorece a corredores que tienen mayor punta de velocidad en las llegadas, es decir a los sprinters puros y duros. A su vez, las clásicas ocupan un valor privilegiado en la suma de ellos y viendo la historia del equipo naranja, Euskaltel Euskadi nunca ha contado en sus filas con grandes corredores de estas características. Sin ir más lejos, una clásica de segundo nivel como es la de Almería da más puntos que una vuelta por etapas como la de Portugal.

Se le une a ello, la tendencia a la globalización del ciclismo y que actualmente, apenas haya equipos que se puedan abastecer con corredores de su tierra (Sky quizás podía serlo con Wiggins y Cavendish). Pero incluso un proyecto bastante autóctono como el de Orica Green Edge tiene figuras internacionales como Albasini, Weening, Kruopis…

Ante esta tesitura y analizado (minuciosamente) las distintas opciones, Euskaltel ha tenido que recurrir a la adquisición de ciclistas extranjeros con puntos. Más aún, cuando sus principales rivales por las licencias estaban ya manos a la obra: Saxo Bank se reforzaba con Kreuziger, Roche, Bennati… Argos firmaba a Luka Mezgec, Nikias Arndt… y a uno de los ciclistas más codiciados: el joven Reinardt Janse van Rensburg y sus catorce victorias… La situación no era fácil y bien es cierto que si no se le concediera una licencia de primera clase, las expectativas de Euskaltel se verían gravemente afectadas, especialmente por tema de patrocinadores que dejarían de invertir en ella puesto que la presencia en las grandes citas estarían supeditadas a una invitación. La desesperación llegó a tal punto que se intentó contactar con Óscar Freire para asegurarse sus servicios (y quizás sus puntos), aunque esto fue desmentido por el director del equipo español, Igor González de Galdeano, achacando la intención de compra del cántabro por su interés puramente ciclístico.

Los ciclistas (extranjeros y no) elegidos por la dirección vasca para la siguiente temporada son: Jon Aberasturi (Orbea), Gari Bravo (Caja Rural), Jure Kocjan (Team Type 1), Juan José Lobato (Andalucía), Ricardo Mestre (Carmim-Prio), Steffen Radochla (Team NSP-Ghost), André Schulze (Team NetApp), Alexander Serebryakov (Team Type 1),  Robert Vrecer (Vorarlberg), Tarik Chaouf e Ioannis Tamouridis (SP Tableware). Un plantel con ocho ciclistas no españoles, más uno que si bien ha nacido en España, se ha criado fuera del País Vasco (Lobato). Esto ha despertado el revuelo, no solo de los aficionados ciclistas, sino de los propios corredores, que en su día pasaron por la estructura vasca y ven con malos ojos la nueva situación del equipo. A ello se le unen las bajas de Amets Txurruka o Iván Velasco, que tampoco han sentado muy bien. Por ello, algunos de estos corredores escribieron una carta molestos por la actitud de la estructura.

Lamentamos y nos entristece sobremanera la deriva que está tomando este proyecto desde que ha caído en manos de la nueva gestión. La reciente noticia de la no-renovación de Txurruka y Velasco ha sido la gota que ha colmado el vaso de nuestro silencio; Amets es un compañero tremendamente apreciado por todos, y un auténtico icono para la afición por su compañerismo, entrega y valentía; y Velasco es otro al que nunca le ha dolido dar todo lo que tenía por los demás, olvidándose de resultados propios tal y como normalmente le encomendaban. La excusa puesta por IGG (Igor González de Galdeano) para argumentar el cese de su contrato –la ausencia de puntos y su falta de progresión- nos parece un golpe bajo a los valores y al espíritu que este proyecto siempre ha mantenido y defendido desde sus inicios con Miguel Madariaga al frente, explicaban Zubeldia, Irizar, Intxausti, Castroviejo, Camaño, David López y Fernández de Larrea en el crítico escrito.

No obstante, la principal razón por la que se ha tenido que acudir al fichaje de ciclistas extranjeros es la baja productividad de los vascos en las pruebas UCI Pro Tour. Así, como ya decíamos antes, los puntos de Euskaltel recaen principalmente en Samuel Sánchez, Mikel Nieve, Igor Antón e Ion Izaguirre. Solo 8 victorias en total. Unos números bastante pobres. Solo los corredores que han llegado suman 33 victorias. La cifra es alarmante. Por ello la dirección ha apostado por trabajar este aspecto con la llegada de hombres bastante rápidos y experimentados como Vrecer, Schulze o Kocjan. Otros son jóvenes talentos como Lobato y Serebryakov.

Pese a esto, desde el organigrama de Euskaltel se ha lanzado el aviso de que estos corredores solo irían a las clásicas que no están muy bien cubiertas actualmente y que las grandes vueltas seguirá siendo cosa de corredores de la casa. La idea sigue siendo contar con corredores de la casa (si miramos la plantilla el número de vascos es similar al del año anterior), pero si hoy en día se quiere mantener en la élite hay que cambiar la mentalidad. Primero, la de los propios aficionados, que deben ser conscientes de la dificultad del proyecto que piden. Segundo, por supuesto, la de Euskaltel que tienen que abogar por un mejor proyecto y una ambición que hoy en día falta. Y por último, la esperanza que el sistema que hay hoy en día no perdure en el tiempo, puesto que no benéfica a muchos. El proyecto solo vasco es posible, pero hay que trabajar más duro en ello.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera