Buenos mimbres para un Caja Rural en busca de la confirmación

Posted on noviembre 21, 2012

0


El Caja Rural y sus nuevos fichajes ya piensan en la próxima temporada tras su gran Vuelta a España (Foto:ciclismoafondo).

Enrique Delgado Sanz@Delsanz

Salto de calidad el que se presupone para esta temporada en el seno del Caja Rural. Los verdes se han reforzado mucho y bien durante el invierno con corredores de solera dentro del panorama ciclista español. Amets Txurruka o David Arroyo desembarcan en la escuadra navarra con la vitola de líderes y secundados por las incorporaciones de Velasco, Moreno, Fraile y Rubén Fernández, que se unirán al grueso de ciclistas que conformará la plantilla para el nuevo curso.

Tras una sensacional temporada en la que los navarros dieron la talla en la categoría Continental del circuito europeo de la UCI con cinco victorias –dos etapas en la Vuelta a Castilla y León, el GP de Roegaland y los éxitos parciales en Lorena y Portugal- hay que añadir el superlativo triunfo en Los Lagos firmado por el andaluz Antonio Piedra en la pasada edición de la Vuelta a España; broche de oro a la campaña del Caja Rural.

Con las recientes incorporaciones, se puede afirmar sin temor que el proyecto prosigue la consolidación que inició años atrás y que, hasta el momento, ha sido sinónimo de buenos resultados. Nadie en el equipo esconde que con estas incorporaciones se espera mejorar los resultados del año pasado y estar más cerca de las rondas más prestigiosas.

A buen seguro que  el talaverano David Arroyo contribuirá en gran medida a la consecución de estos objetivos. El fichaje con más renombre de todos los realizados procede del Movistar, donde desarrolló prácticamente la totalidad de su carrera profesional y donde cosechó sus mayores éxitos. No hay que olvidar que en 2010 lució la maglia rosa durante gran parte del Giro de Italia pero que sin embargo se tuvo que conformar con lucir sonrisa en el segundo escalón del podio final, solo superado por Ivan Basso.

Corredor sólido y experimentado (32 años) como pocos. No destaca por sus ataques explosivos o demarrajes de leyenda en puertos de gran entidad sino todo lo contrario; de motor diesel fiable y fogueado en mil batallas, Arroyo se defiende perfectamente en las grandes vueltas donde, codo con codo con los mejores, es asiduo a figurar entre los 20 primeros puestos de la clasificación general.

David Arroyo en el Giro de 2010.

En contadas ocasiones ha gozado de la etiqueta de jefe de filas, pese a ello ha cosechado grandes resultados tras actuar como gregario de hombres como Valverde. Tiene ante sí la oportunidad de acudir como “capo” a las carreras con una formación de garantías a sus espaldas y a la que le sobran ganas e ilusión para afianzarse en la memoria de los seguidores del ciclismo. Veremos si el ex de Movistar es capaz de corresponder a todas las esperanzas depositadas en él por parte de los mánagers, patrocinadores y aficionados. Clave y determinante para que el Caja Rural se consolide como el tercer mejor equipo ciclista español por detrás de Movistar y Euskaltel.

Otro nombre que viene cargado con bidones y bolsas de ilusión es Amets Txurruka que ha optado por cambiar el negocio de las comunicaciones por la banca. El corredor vasco,  otrora ganador de la clasificación de la combatividad en el Tour de Francia, desembarca en el proyecto con las ambiciones renovadas después de su tormentosa salida del Euskaltel -su casa desde la temporada 2007-. Deslumbró en sus primeros años como profesional pero la mala suerte, las caídas y en consecuencia las lesiones, le han privado de volver a brillar a su mejor nivel.

Escalador trabajador y sin reservas que no duda en lanzarse al ataque y dejarse ver en cuanto le sobra un gramo de fuerza en las piernas. Bravo y luchador aunque las cosas no le salgan de la forma esperada, siempre muestra su maillot y dorsal en las grandes citas. Corredor experimentado y con carácter que a buen seguro sabrá transmitir estos valores a sus compañeros desde el trono del jefe de filas –con el permiso de David Arroyo-, rol que se antoja atribuible al menudo ciclista para esta temporada. Es hora de que vuelva esa “hormiguita” que atacaba puerto sí, puerto también.

Otro al que no le falta experiencia en la élite del ciclismo es a Iván Velasco, vigésimo sexto clasificado en la última Vuelta a España y gregario habitual en las filas del Euskaltel, bloque del que salió al final de la pasada temporada. Su bagaje a buen seguro que aportará templanza y tranquilidad a otros compañeros más jóvenes e impetuosos a los que la carretera podría jugarles una mala pasada.

Es habitual que equipos modestos apuesten por corredores contrastados a la hora de diseñar sus proyectos –obligados en casi la totalidad de los casos por las limitaciones presupuestarias-. Del acierto o desatino de los ojeadores y de los corredores fichados dependerá en gran parte que el equipo continúe con su progresión y buen hacer. Los corredores veteranos son una opción pero desde la entidad navarra también se ha apostado por ciclistas jóvenes, con hambre y con un gran porvenir -sin olvidar que el Caja Rural siempre ha cultivado muy bien la cantera y el ciclismo base-.

Fraile y Txurruka en el día de su presentación (Foto: DiariodeNavarra).

Si el presente está en manos de los Txurruka, Arroyo, Piedra o Petrov, el futuro quedará para Omar Fraile, Rubén Fernández y Fran Moreno, todos ellos menores de 25 años y con toda el hambre del mundo. Fraile procede del Orbea, donde demostró sus aptitudes para la montaña y contra el crono que le han valido un billete para poder ratificar esas buenas sensaciones en un escalón superior. Si el de Santurce consigue adaptarse bien al exigente calendario Continental, no le faltarán las oportunidades de progresar y las novias dentro del pelotón de los próximos años.

Cinco victorias en el campo amateur le han valido al murciano Rubén Fernández, formado en el equipo de aficionados del propio Caja Rural, para ascender al primer equipo después de su brillante etapa como amateur, donde destacó en numerosas rondas nacionales como la Copa del Porvenir. Se muestra muy ilusionado y con ganas de aprender de sus compañeros de equipo de cara a la próxima campaña. Por último, Fran Moreno. Procedente del procedente del Androni pero formado en las filas delCaja Rural amateur, regresa a la que ya fue su casa con ganas de seguir creciendo como ciclista dentro de un proyecto ilusionante. El oscense consideró en diversas entrevistas que llega a la formación verde para intentar mejorar los resultados cosechados en años anteriores y pelear para que el maillot de la caja de la espiga siga ganando notoriedad y prestigio.

La nueva temporada se antoja prometedora para un equipo que ha sabido fichar y que puede dar ese salto de calidad tan esperado por sus seguidores; dejar de buscar un mero protagonismo en las fugas para poder luchar por objetivos mayores: revalidar su triunfo parcial en la Vuelta o apostar por la clasificación general en las pruebas en las que participen. La cesta es modesta pero tiene buenos mimbres. El Caja Rural ilusiona.

El Caja Rural tocó el cielo con la victoria del andaluz Antonio Piedra en los Lagos de Covadonga (Foto: Mundodeportivo).

Anuncios
Posted in: 1-Carretera