La figura del gregario corre peligro

Posted on noviembre 22, 2012

0


Redacción Dorsal 51 @Dorsal51

Cuando se pregunta a un director sobre la valoración de la actual puntuación de la UCI contesta tajante: “Se están cargando la figura del gregario”. Y es que con el sistema de puntos que hay actualmente, solo se premian a los ganadores, aquellos que alzan las manos en la meta o se quedan cerca de ello, a los que logran una gran clasificación general o un pódium… Si ya de por sí podemos decir que el ciclismo es un deporte donde este gregario está bastante tapado, con lo que tenemos ahora no hace más que perjudicarlo.

Pongámonos en la tesitura de cualquier director de equipo en la carrera que sea: Tienen un corredor para el que los restantes deben trabajar. Pero está el tema puntos de la UCI. Más o menos, viene a decir que lo que importa no son los nombres sino los puntos que tengas, y vales tanto por lo que posees.
Si tienes que trabajar para alguien automáticamente quedas descartado para la victoria, los primeros puestos o simplemente una buena clasificación. Es decir, que no obtienes puntos UCI. Si esto se repite carrera tras carrera, te encuentras con que al final de temporada no posees ningún punto y que el equipo, al querer tener corredores con ello te tiene que echar porque técnicamente no vale nada. ¿Cómo entonces un director de equipo puede convencer a un corredor que haga ese trabajo sucio?

Un histórico gregario como es Chente García Acosta, hacía una comparación bastante acertada en una entrevista en el Diario de Ibiza: “Imagínate un equipo de fútbol en el que todos fuesen Cristiano Ronaldo. ¿Quién defiende entonces?” Si todos van buscando su propio interés la verdadera esencia del ciclismo se perdería. Es más, el ciclismo tal y lo conocemos no tendría sentido.
Las etapas en línea serían puras contrarrelojes para conseguir unos (míseros) puntos.

El gregario, esa figura incomprendida del pelotón. Compañero en la victoria y en la derrota. Castigado con hacer el trabajo menos honrado. Con toda este contexto no se puede decir que el gregario esté de fiesta. Por suerte, siempre quedarán los directores de equipo que entienden la necesidad de estos ciclistas. Aún más, los propios compañeros saben que sin ellos no son nada. Los Lastras, Voigt, Rubiera, Arrieta… de turno deben saber que representan el verdadero ciclismo. El del esfuerzo, dedicación, amor a un deporte y que muchas veces no es recompensado con suficientes victorias. La UCI puede estar perjudicándoles pero siempre sabremos todos que el gregario es indispensable.

Anuncios
Posted in: 7-Editorial