La clase media en el exilio (Vol. II)

Posted on diciembre 10, 2012

0


Jesús Hernández y Benjamín Noval son los mejores escuderos de Alberto Contador lejos de España.

Jesús Hernández y Benjamín Noval son los mejores escuderos de Alberto Contador lejos de España.

Enrique Delgado Sanz@Delsanz

Con la segunda entrega de este serial sobre la fuga de cerebros del ciclismo español –aunque en este caso sería más propio fuga de piernas y bidones- os proponemos un recorrido que mezcla territorios europeos, donde los ciclistas están considerados como héroes nacionales, con otros donde sus habitantes ostentan el título honorífico de ser los más educados del viejo continente para finalizar  al otro lado del charco, donde el ciclismo ha pasado de ser un perfecto desconocido a una realidad que avanza con paso firme entre los más jóvenes.

El fútbol mueve ilusiones, sentimientos y dinero –poderoso caballero- en nuestro país. Cristiano Ronaldo es un ídolo de masas y en la calle no es raro encontrar a varios niños que adoptan su pose y peinado para intentan emularle en intensos duelos en las diferentes plazoletas que adornan los rincones de todas las ciudades de nuestra geografía. La única realidad para muchos es el fútbol, como en la mayoría de países europeos. Eso es así. Somos más de dejar las bicicletas para el verano.

Con todos ustedes, Bélgica

Sin embargo, y en un homenaje a los grandes Goscinny y Uderzo, cuenta la leyenda que hay un pequeño territorio en el centro de Europa donde unos cuantos prefieren la bicicleta al balón y el chocolate a la cerveza. Un oasis ciclista donde los niños imitan a sus ídolos sobre dos ruedas en épicas carreras por sendas arboladas donde el barro es el otro gran protagonista.

Aquella nación centroeuropea donde un tal Eddy Merckx es el equivalente a Maradona y en el que cuando pronuncias el nombre de Tom Boonen los niños se cuadran y comienzan a recitar todos sus triunfos por orden alfabético. Allí precisamente aguardan dos ciclistas nacionales enrolados en un par de escuadras míticas dentro del pelotón internacional. A buen seguro que el joven Carlos Verona, que antes de marcharse nos concedió una entrevista, le pegó un telefonazo al mallorquín Vicente Reynés para que le explicara las claves de la vida en el Benelux.

Vicente Reynes, muy querido en tierras belgas.

Vicente Reynes, muy querido en tierras belgas.

Dos ciclistas totalmente diferentes; Vicente ya es todo un veterano dentro del Lotto-Belisol, donde echó el ancla después de las mil y una batallas en el exilio norteamericano tras su paso por el High Road y el Columbia -allí compartió sprints con Mark Cavendish-. La experiencia le encumbra mientras que es la ilusión la que secunda las pedaladas de Carlos, de apenas veinte primaveras, al dar el salto a un equipo de gran entidad tras formarse en el Burgos2016. Las expectativas que ha generado este joven burgalés son elevadas; prestigiosos periódicos internacionales le han señalado como la gran esperanza del ciclismo español para los próximos años. Dispone de tiempo para progresar y a la hora de aprender tendrá como maestro al mito belga descrito en párrafos anteriores junto a todo el elenco de estrellas del OmegaPharma-QuickStep. Ahí es nada.

La guardia española con los mejores

Y para el que el viaje no salga muy caro vamos a hacer la siguiente etapa en autobús, que de Bélgica a Luxemburgo no hay mucha distancia. Si el país de los gofres es la cuna del ciclismo y las grandes clásicas, Luxemburgo lo es de los hermanos Schleck y del RadioShack-Nissan Team, grandes opositores al cetro que durante las últimas temporadas portaba Alberto Contador arropado por su equipo, el Saxo Tinkoff, desde tierras danesas.

Los grandes favoritos para ganar el Tour de Francia año tras año apuestan por corredores españoles que les guarden las espaldas a la hora de la verdad. Los luxemburgueses cuentan con Haimar Zubeldia y Markel Irizar, habituales de la ronda gala, para la que el pinteño reclutará a hombres de su entera confianza como pueden ser Benjamín Noval o Jesús Hernández, gregario y amigo de garantías del jefe de filas de la escuadra de Niis –que curiosamente también dirigió a los hermanos Schleck-.

Haimar Zubeldia, un habitual en el top10 del Tour de Francia (Foto:rtve.es).

Haimar Zubeldia, un habitual en el top10 del Tour de Francia (Foto:rtve.es).

En una esquina del ring encontramos a la guardia vasca del Radiosahack. Haimar es garantía de éxito al estilo de ese vino gran reserva que nunca decepciona en las grandes ocasiones mientras que Markel se asemeja más a un vino peleón por la garra de la que hace gala tanto en la carretera como en el aspecto personal, donde recientemente derrotó al sprint al cáncer.

Y en la otra punta del cuadrilátero esperan Benjamín y Jesús, fieles escuderos de Contador allá donde éste ponga rumbo. El primero tiene holgada experiencia trabajando para jefes de filas con renombre dentro de portentes equipos y el segundo no falla a su líder cuando la carretera se pone complicada. Es el brazo derecho de Alberto en el equipo.

De Vitoria a la tierra de las oportunidades

Koldo Fernández de Larrea, uno de los mejores sprinters españoles del momento, también tuvo que hacer las maletas tras siete años en el Euskaltel para buscar la aventura al otro lado del charco, desde donde le llegó una buena oferta del Garmin-Sharp hace ya un par de años.

Allí actúa como lanzador de uno de los grandes, Tyler Farrar, pero sin olvidar que los puntos son muy importantes a la hora de que cada ciclista se garantice su propio futuro y también puede hacer gala de su punta de velocidad sin necesidad de rendir cuentas ante un líder en rondas importantes a nivel nacional como la Volta a Cataluña.

El viaje concluye aquí por hoy pero ya que hemos comprado el billete, nos quedaremos unos días por esta zona que nos han comentado que hay más ciclistas españoles triunfando por estos lares, pero para eso tendréis que esperar hasta la tercera entrega.

Koldo ha encontrado la estabilidad en el Garmin norteamericano.

Koldo ha encontrado la estabilidad en el Garmin norteamericano.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera