El extraño caso de Rabobank

Posted on diciembre 14, 2012

0


Nacho Barranco Frías @ridebikesbf

Tras el esclarecimiento hace dos meses del caso Armstrong muchos fueron los damnificados de un proceso largo y tedioso. Directores de equipo, médicos, ex-ciclistas y el propio Lance vieron como su prestigio caía en picado tras las pruebas irrefutables del informe expuesto por la USADA. Con ellos la imagen del ciclismo volvió a ponerse en duda y muchos aprovecharon esta situación para bajarse del carro y dejar tocado a este deporte. El mejor ejemplo fue sin duda el del banco holandés Rabobank.

La entidad financiera emitió un comunicado el 19 de octubre en el que anunciaba la retirada del patrocinio de los equipos profesionales, tanto femenino como masculino, alegando la mala imagen que estaba dando el ciclismo y la falta de seguridad ante un cambio de rumbo en el ciclismo profesional. “Este informe lo dice todo”. Mantenía sin embargo su nombre en los maillots de los equipos amateur y de ciclocross lo que significa un rayo de luz ante la tragedia que englobaba el caso. Este suceso conmocionó al mundo del ciclismo ya que se trataba de un patrocinador que llevaba promocionando este deporte desde hacía 17 años y tan sólo Lotto, el máximo exponente del patrocinio ciclista, contaba con más experiencia que el banco holandés. Pocos comprendieron la huida de la elite ciclista pero otros muchos comenzaron a buscar los “porqués”.

Es posible que los directivos de la entidad financiera se hartaran de otro escándalo con el dopaje pero parece insuficiente ya que, en este caso, a la estructura Rabobank no le ha afectado. Además el equipo sufrió golpes mucho más clamorosos en el pesado destacando por encima de todos la exclusión de Michael Rasmussen del Tour 2007 -en el que era líder- por no determinar su paradero durante los meses previos a la Grand Boucle. Además Michael Boogerd fue acusado en 2008 de haberse sometido a transfusiones sanguíneas y Thomas Dekker dio positivo por EPO en 2007. Otro dato importante fue que De Volkskrant, el tercer periódico más importante de Holanda, filtró unas declaraciones en las que se afirmaba que desde 1998 a 2007 el dopaje estaba tolerado y organizado en la estructura de Rabobank.

Pero lo que más llama la atención son los motivos económicos que hay detrás de toda esta operación. Rabobank, como muchos de los bancos, está viendo como la crisis económica provoca que sus balances a final de año no sean tan satisfactorios como les gustaría. Además el banco neerlandés ha comenzado su expansión por Estados Unidos donde tras el caso Armstrong no se ve con buenos ojos el deporte de las dos ruedas. Es evidente por tanto que a parte de los motivos relacionados con el dopaje existe un interés por parte de Rabobank de abandonar a sus equipos profesionales en pos de una mejora en sus cuentas.

Tras el anuncio la entidad ofreció a la mejor ciclista del pelotón femenino, Marianne Vos continuar patrocinándola en exclusiva pero se negó ya que consideraba injusto que sus compañeras de equipo no gozaran de las mismas ventajas que ella. Posteriormente y tras unas arduas negociaciones entre Koos Morenhout, Marianne Vos y Rabobank se decidió seguir apoyando al equipo femenino hasta por lo menos finales de 2013.

Por su parte el equipo masculino ha tenido que buscar patrocinadores donde no los había y tan solo recibirán el apoyo económico directo -a pesar de que Rabobank no ponga su nombre en los maillots si que seguirá pagando las nóminas de los ciclistas- de la marca taiwanesa de bicis Giant. Al estilo de lo que realizó la estructura de T-Mobile cuando el operador telefónico abandono al equipo y este decidió bautizar al proyecto como High Road, la estructura del ex-Rabobank se denominará este año Blanco Pro Racing Team y contará con el bloque del año pasado más algunos fichajes de renombre entre los que destacan Lars Petter Nordhaug y Jack Bobridge. En lo que a bajas se refiere es necesario mencionar el caso de Carlos Barredo que tras no solucionar sus anomalías en el pasaporte biológico ha visto como la dirección del equipo decidía rescindir su contrato.

Se trata por tanto de una situación cuanto menos extraña en la que, como siempre, los máximos damnificados son los ciclistas. Tendremos que borrar de nuestra mente los maillots de Rabobank que venían acompañando al ciclismo profesional desde 1996. Lo positivo, como hemos dicho antes, es que la estructura continúa y el trabajo del equipo, empezando desde la cantera y acabando en los equipos profesionales, seguirá dando sus frutos en las carreteras de todo el mundo.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera