SOS: nos quedamos sin carreras en España

Posted on diciembre 23, 2012

3


Cartel de la desaparecida subida al Naranco.

Cartel de la desaparecida subida al Naranco.

Antonio Álvarez Lovillo- @lovillo99

La crisis económica que envuelve nuestro país cada día causa más estragos. Y nuestro deporte, el ciclismo, no es ajeno a ello. A los problemas de los equipos para conseguir sobrevivir año tras año en la élite, se unen la otra parte del pastel, las carreras. Esta semana hemos conocido la desagradable noticia de que la Vuelta Ciclista a Andalucía recortará en una etapa su edición de 2013. Desagradable por un lado porque nunca es plato de buen gusto oír noticias de esta. Pero por otro lado, es de aplaudir y bienvenido sea que a pesar de todo el temporal que tiene encima el ciclismo decidan seguir adelante con la propuesta de la antigua Ruta del Sol. Pero el caso de esta vuelta por etapas es un oasis en el desierto que está sumergido en el calendario español. Pese a contar con una de las tres grandes vueltas más prestigiosas del mundo, desde 2002, más de diez carreras han desaparecido y otras tantas andan con problemas.

La clásica de Alcobendas, la Vuelta Ciclista Aragón, la Bicicleta Vasca, la Vuelta a Galicia, el Gran premio de Llodio, el trofeo Luis Puig, el Memorial Manuel Galera, el Circuito Montañés, la subida al Naranco, la Clásica de los Puertos, la Semana Catalana de ciclismo, la Vuelta a la Comunidad Valencia entre algunas que otras han dejado de existir en el calendario nacional e internacional. La mayoría con un denominador común: el dinero como el principal responsable de no poder salir adelante. Otras como la Vuelta a Mallorca, la Vuelta a Castilla y León, la Vuelta a Murcia, la Vuelta a La Rioja o la citada Vuelta a Andalucía han corrido mejor suerte y siguen en marcha pero con reducción de jornadas. Incluso históricas como la Volta a Cataluña, la Vuelta al País Vasco e incluso la mismísima Clásica de San Sebastián han visto peligrar su situación.

La Comunidad Valenciana no tiene que estar nada contenta. Su propia Vuelta y el trofeo Luis Puig hacen ya mucho que no figuran en los planes de los corredores. En el caso de este último, una falta de respaldo de la ciudad donde se celebraba fue el punto final para que no se pudiera celebrar. Muchas de ellas comparten un factor determinante. La Vuelta a la Comunidad Valenciana entre otras (Semana Catalana, Vuelta a Murcia, a Valencia, Aragón y la Clásica de Alcobendas), estaba incluida dentro del paquete que ofertaba Unipublic para la retransmisión de carreras ciclistas que se vendían junto a la Vuelta Ciclista a España. Al ser en televisión, las grandes marcas sabían que iban a estar reflejadas en nuestras pantallas. Al irse Unipublic de la gestión del ciclismo, ya nadie pujaba por estas carreras que muchas veces ocasionaban más gastos que otra cosa, puesto que sus retransmisiones solo atraían a un público muy fiel. A ello se le une el sistema Pro Tour que se creó en 2005 y que dejaba fuera de ellos a carreras como las mencionadas ahora y los corredores llamémosles top no acudían. Por consiguiente, los patrocinadores no estaban muy interesados.

Una comunidad como Cataluña ha sido de las más castigadas con esto de la crisis y reducción de carreras. La histórica Semana Catalana se vio obligada en 2005 a poner punto y final a su existencia en el calendario UCI (Unión Ciclista Internacional). Tras 43 temporadas en plena actividad y con ganadores de la talla de Eddy Mercx (1975,76), Luis Ocaña (1969,73), Laurent Jalabert (1992,2000) o el propio Contador que fue el último en inscribir su nombre, no pudo asumir una serie de gastos: La falta de un patrocinador, de una empresa que lidere el gran premio y la imposibilidad de encontrar los 180.000 euros que cuesta la retransmisión televisiva condenaron a la carrera entre otros factores. Otra como la Volta a Catalunya se ha mantenido en el calendario, no sin problemas claro está.

Tampoco la comunidad con más tradición ciclista española es indiferente a estos problemas. El País Vasco tuvo que aceptar que pruebas como la Euskal Bicicleta o el Gran premio de Llodio dijeran adiós al aficionado. En el caso de la primera, no ha desaparecido del todo, puesto que se unificó la Vuelta al País Vasco. En parte, porque el gobierno de esa comunidad, que era quien sufragaba ambas pruebas, instó a ello. Por eso, en dicha Vuelta se incluye un final en Arrate en memoria de la fallecida Euskal Bicicleta. La supresión del Gran Premio de Llodio trajo consigo que Álava se quedara sin una prueba ciclista de gran nivel. De nuevo el factor económico era el definitivo. Las vecinas Cantabria y Castilla y León también tenían carreras que ahora son historia.

La Vuelta a Andalucía continuará aunque con una etapa menos en su recorrido.

La Vuelta a Andalucía continuará aunque con una etapa menos en su recorrido.

De enhorabuena tienen que estar la Vuelta a Mallorca, Andalucía y Murcia. Su buen tiempo y su situación al principio de temporada las convierten en idóneas para la atracción de grandes figuras y con ello, algo más de respiro económico. Pero, como ya hemos mencionado anteriormente, han visto recortadas sus etapas. El ciclismo no atrae tanto dinero. Y este, desgraciadamente rige la mayoría de la organización de carreras. La Vuelta Ciclista a Andalucía ha tenido que tomar esta medida como única alternativa para sobrevivir. Todo esto pese a que la UCI estaba pensando en subirle de categoría por su buen hacer, pero ni por esas se puede salvar del mazazo. Esperemos que en el futuro resurjan grandes vueltas en nuestras comunidades para que podamos disfrutar aún más del ciclismo.

 

Anuncios
Posted in: 1-Carretera