Análisis MMR Superprestigio

Posted on enero 3, 2013

0


Aitor Hernández fue más regular que Murgoitio, y eso marcó la diferencia (Foto: RFEC)

Aitor Hernández fue más regular que Murgoitio, y eso marcó la diferencia (Foto: RFEC)

Diego de Arístegui Bengoechea–  @onlydieks

Concluido ya el I MMR Superprestigio en España, toca analizar cuáles han sido las claves que han definido una temporada que, por encima de todo, ha estado llena de grandes carreras, y con emoción hasta la última cita el pasado fin de semana en Puente Viesgo. Tanto el nivel de los participantes, como la forma con la que el público ha respondido, han sido los principales culpables de hayamos sido testigos de un gran campeonato en líneas generales. El único pero que yo le he encontrado, ha sido el escaso número de pruebas puntuables, sólo seis, y más con la suspensión de la carrera en Alcobendas, lo que habría supuesto, a mi modesto entender, como el perfecto fin de fiesta para una gran carrera como ha sido el Superprestigio. También el hecho de que prácticamente todo el campeonato estuviese monopolizado por las pruebas en País Vasco, aunque es comprensible si tenemos en cuenta que los mejores riders y circuitos son de esta comunidad, pero echo de menos alguna prueba en otra comunidad autónoma. Quitando esos detalles, el campeonato ha sido espectacular y altamente vistoso para el espectador, que ha respondido en consecuencia desplazándose hasta los diferentes escenarios cada fin de semana.

En lo que respecta a la competición en sí, hay una serie de puntos a valorar, ya que estos han marcado una temporada monopolizada por dos corredores desde principio a fin, Aitor Hernández y Egoitz Murgoitio. Al comienzo del MMR, fue el de Hirumet Taldea el que demostró estar por encima del resto durante las tres primeras carreras, adjudicándose dos de las tres primeras. Sin embargo, siempre hubo una sombra que se mostró tremendamente regular, y que nunca dejó que Murgoitio certificase a las primeras de cambio el título final. Hablamos de Aitor Hernández. El ermuarra fue la viva imagen de la paciencia y la constancia sobre la bicicleta. Consciente de que con su forma de plantear las carreras, los éxitos empezarían llegarían pronto, poco a poco fue modificando la coyuntura del campeonato, venciendo en la cuarta y sexta prueba. La diferencia en la puntuación se producía como consecuencia del tercer puesto cosechado por el propio Hernández en la tercera ronda disputada en Muskiz.

Con esta situación, nos emplazábamos a la última carrera en Puente Viesgo, donde Murgoitio disponía de un cómodo colchón de nueve puntos respecto al de Ermua Orbea. El vizcaíno, que había mostrado una gran solidez, alternando victorias y segundos puestos, mostró su peor versión en el momento clave de la temporada. La última carrera define esto último que acabo de decir. Acostumbrados a que Murgoitio hiciese una selección de los corredores que podían mantenerse en cabeza de carrera, en la ronda cántabra cambio de táctica, dejando hacer a Hernández, que era quien tenía la presión al ser segundo en la general por ese momento. De esta manera la carrera adquirió los colores y la forma que Hernández deseaba, una carrera en grupo con muchos riders en la lucha por la victoria. Cuando saltó Tino Zaballa, Hernández vio que Murgoitio no daba síntomas de frescura en sus piernas, y aprovechó para lanzar un ataque definitivo que dejó completamente sin respuesta al de Hirumet, que veía como todo el esfuerzo de la temporada quedaba reducido a nada en las rampas arenosas de Puente Viesgo. La constancia fue la cualidad que mejor definió a los dos rivales durante todo el campeonato, y la que al final terminó por romper la balanza a favor de Hernández.

Maillot amarillo durante toda la temporada, Murgoitio cedió en el momento decisivo (Foto: bhbikes.com)

Maillot amarillo durante toda la temporada, Murgoitio cedió en el momento decisivo (Foto: bhbikes.com)

Otro de los aspectos fundamentales de esta primera edición del MMR Superprestigio ha sido que nunca ha habido una tercera fuerza que pudiese hacer frente al duopolio ejercido por los corredores mencionados con anterioridad. En cada carrera había un corredor diferente el que se erigía como alternativa al duelo Hernández-Murgoitio. Unas veces el corredor de BioRacer y todavía campeón de España, Isaac Suárez. Otras Javier Ruiz de Larrinaga (MMR Spiuk), e incluso el veterano Tino Zaballa, que completó un final de temporada bastante interesante. Esta enorme variedad es la que al final ha provocado que la diferencia entre el segundo y tercer clasificado sea de 45 puntos. Sin embargo, la principal causa que yo veo a esta situación ha sido la complicada temporada que ha tenido uno de los corredores, Javier Ruiz de Larrinaga. El de MMR Spiuk estuvo ausente durante dos citas, lo que supuso una enorme pérdida de puntos que quizás a final de año le habrían dado alguna que otra posibilidad de luchar por el campeonato, ya que afrontaría las carreras con otra mentalidad. Fruto de ello es que, a excepción de los dos ceros por sus ya nombradas ausencias, sus resultados fueron tres terceros y un segundo puesto. Situación parecida ha tenido Isaac Suárez. El cántabro ha estado combinando este Superprestigio con las pruebas continentales como la Copa del Mundo de Ciclocross. Quizás el exceso de kilómetros en sus piernas han comprometido sus opciones en esta carrera, donde a excepción de un segundo puesto en Muskiz, ha tenido una temporada más bien sin pena ni gloria.

Aquí localizamos otro de los puntos para mí capitales en este Superprestigio. Muchos de los favoritos han estado combinado las carreras del MMR con grandes competiciones europeas por tierras belgas, holandesas, etc. Esta forma de estructurarse el calendario es un buen sistema a la hora de planificarse una temporada. Sin embargo, ha quedado demostrado que el esfuerzo demostrado frente a los más grandes de la disciplina ha tenido unas consecuencias más bien negativas en la competición de casa. Corredores como Suárez, Larrinaga, o el propio Murgoitio, que antes de correr en Puente Viesgo completó una buena actuación en la Copa del Mundo de Ciclocross, cuyo esfuerzo luego le pasó factura en la última ronda cántabra, siendo derrotado por un Aitor Hernández que, a diferencia de sus principales rivales optó por prepararse compitiendo en carreras de casa, escenarios en los que ha conseguido quince victorias en lo que va de año y que sin duda han servido como motivación para completar un espectacular final de Superprestigio.

La selección española buscará realizar un buen papel en Louisville (Foto: isaacsuarez.blogcindario.com)

La selección española buscará realizar un buen papel en Louisville (Foto: isaacsuarez.blogcindario.com)

Con la temporada ya concluida, los objetivos de los principales favoritos pasan evidentemente por el Campeonato de España de Ciclocross, que se disputará del 11 al 13 de Enero en la localidad asturiana de Navia. Este escenario ha sido utilizado en anteriores Campeonatos de España, por lo que el trazado será de una exigencia considerable y que a buen seguro hará que los corredores ofrezcan su mejor versión posible.

Después las mentes de los principales corredores de nuestro país estarán puestas en el Campeonato del Mundo que tendrá lugar el 3 de Febrero, en Louisville (Estados Unidos). Para ello nuestros principales riders se dejarán ver por las dos últimas rondas de la Copa del Mundo para coger kilómetros y probarse con los mejores. Desde dorsal51 estaremos pendientes de toda la actualidad relacionada tanto con el Campeonato de España, como con el Mundial, y esperemos que hayáis disfrutado de este I MMR Superprestigio tanto como nosotros.

Anuncios
Posted in: 2-Ciclocross