Chris Froome, un líder en la sombra – Vídeo

Posted on enero 16, 2013

0


Diego Tomé Camoira @diegui_rondo

El nombre de Chris Froome está ligado hasta el momento irremediablemente al de otro gran ciclista, Bradley Wiggins. Dos gallos en un mismo corral, eso es lo que lleva viviendo el Team Sky desde finales de la campaña 2011. ¿Conseguirán por fin en este nuevo año repartirse los papeles de forma adecuada? O por el contrario ¿Seguiremos teniendo la misma guerra interna dentro del conjunto británico? El tiempo será el encargado de dilucidar lo que ocurrirá en esta nueva campaña, de momento nos tendremos que conformar con este homenaje por parte de Dorsal51 al corredor de origen keniata.

Christopher Froome llegó al ciclismo profesional en el año 2007  de la mano del conjunto sudafricano Konica Minolta. Una temporada en la que el joven ciclista comenzaba a dar destellos de lo que sería en un futuro no muy lejano su carrera deportiva. Fue precisamente en esta temporada donde Froome conseguiría su primera victoria como profesional. Cayó en una etapa del Giro de la Regiones, carrera que en otros casos como el del ciclista portugués Rui Costa ha servido de lanzadera para hacerse un hueco en el pelotón, puesto que está limitada a corredores sub-23. Pero la temporada 2007 no quedaría ahí para Froome que, unos meses más tarde, consiguió llevarse una de las etapas de la Vuelta a Japón.

La temporada 2008 comenzaba con un cambio de aires para el nacionalizado británico, que fichaba por el equipo Barloworld con la idea de poder estar en la lista de inscritos para el Tour de Francia. Así fue, Chris Froome pudo disfrutar de correr la Grande Boucle y debutar de esta forma en una de las tres grandes vueltas por etapas. Aún así la campaña no transcurrió todo lo bien que el joven ciclista hubiese deseado y su participación en el Tour acabó con el corredor en la 84ª posición de la ronda gala y sin ningún triunfo en las carreras a las que acudió. Este año 2008 finalizó con la inclusión de Froome en la selección británico con la que disputaría los Mundiales de Varese.

Chris Froome durante una de las etapas del Tour de Francia 2008.

Chris Froome durante una de las etapas del Tour de Francia 2008.

Llegaba la temporada 2009 y Chris volvía a lucir los colores del conjunto Barloworld los mismos que le habían llevado al Tour de Francia un año antes. Llegaba con la intención de participar en el Giro de Italia tras ser su equipo invitado a la Corsa Rosa. Este año 2009 el Keniata volvió a encontrar la senda de la victoria tras hacerse con la general final del Giro del Capo, carrera sudafricana que afrontó como preparación para la Gran Vuelta italiana donde consiguió un mejor resultado que la pasada campaña en Tour de Francia. Chris Froome finalmente se aupó hasta una meritoria 36ª plaza en su segunda participación en una gran vuelta por etapas.

El 2010 se presentaba con un nuevo cambio de aires para el ciclista británico que por fin podría ser partícipe de un proyecto de futuro y correr para un equipo World Tour como Sky. La temporada del británico se presentaba de nuevo con vistas a correr el Giro de Italia y con las miras puestas en un intento de meterse entre los puestos nobles en alguna etapa y darse a conocer a los aficionados a este deporte. Lla carrera no transcurrió tal y como había esperado viéndose obligado a abandonar en la 19ª etapa.

No todo iban a ser malas noticias durante esta campaña para él, donde en los campeonatos nacionales demostró su capacidad como contrarrelojista logrando una segunda plaza en únicamente superado por su compañero de equipo Bradley Wiggins. Por aquel entonces su relación con “Wiggo” era todavía idílica.

Chris Froome, al fondo, tras finalizar una etapa en el Tour Down Under 2010

Chris Froome, al fondo, tras finalizar una etapa en el Tour Down Under 2010

La temporada 2011 sería el salto a la fama de Chris Froome convirtiéndose en la revelación del año tras lograrse aupar al Podium final de la Vuelta Ciclista a España.

Si  hay un adjetivo que define la temporada 2011 de Froome es: inesperada. El joven e inexperto corredor llegaba a la Vuelta para hacer de gregario de Wiggins, su jefe de filas, que venía con el cartel de favorito para lucir el maillot rojo en el pódium final de Madrid. Tras la primera semana todo transcurría con tranquilidad en el seno del conjunto británico. Wiggins llevaba el maillot rojo de líder con gran solvencia, la sorpresa llegaba al ver que un desconocido Christopher Froome se situaba en el top ten de la carrera tras la primera semana de carrera.

Llegaba la contrarreloj de salamanca lo que se presumía como terreno favorito para el británico y no defraudó a nadie quedando segundo en la etapa tras Tony Martin y haciéndose así con el maillot rojo de líder por delante de su compañero de equipo Bradley Wiggins. La lucha estaba dentro del equipo.

Se vislumbraba en el horizonte ya la última semana de carrera pero antes de todo volvía a la vuelta por la puerta grande el puerto más temido por todos y cada uno de los ciclistas. El gigante de riosa, el Angliru.  Además llegaba con Wiggins enfundado nuevamente de rojo. Lo que ocurrió este día todo aficionado al ciclismo lo recuerda, la vuelta a la general que dio Juanjo Cobo y a Froome poniendo prácticamente pie a tierra en la infernal Cueña les Cabres por intentar esperar a su jefe de filas. Este fue el día en que Sky tomaría la decisión de que el keniata sería el líder dentro del conjunto. Una decisión que llegaría demasiado tarde.

Tras el día de descanso volvían a estar las espadas en todo lo alto, ascensión por segundo año consecutivo a Peña Cabarga. El día de los mil y un ataques del británico y la lucha titánica de Juanjo Cobo por no perder su rueda. Una jornada que quedará en la retina de muchos de los aficionados presentes como un grandísimo día de ciclismo atacante. Además será el estreno de Froome en el palmarés de una vueta grande.

Finalmente el ciclista británico solo pudo ser segundo en la clasificación general final en Madrid, únicamente 14 segundos por detrás del Bisonte de la Pesa, y unos segundos que podían haber cambiado el nombre del ganador de la carrera de no ser por el trabajo que debió hacer a favor de “Wiggo” en el Angliru. Empezaba la lucha entre dos tipos con alma de líder dentro del conjunto británico.

Ascensión a Peña Cabarga:

Año nuevo, vida nueva, o eso dicen. El año 2012 empezaba con muchas dudas sobre cuál sería el futuro de Chris Froome en el pelotón y muchas miradas apuntaban una futurible salida del conjunto Sky. Circunstancia que finalmente no ocurriría teniendo que convivir otro año más al lado de Bradley Wiggins.

Froome encaraba la nueva temporada con el objetivo del Tour entre ceja y ceja y las dudas surgían de nuevo dentro de los aficionados ¿sabrían los directores de equipo manejar debidamente a sus dos estrellas? ¿Harian cada uno su carrera por separado?

Finalmente no fue así, Froome acudía al Tour como principal escudero de Wiggins en una ronda francesa que venía como anillo al dedo para las características de “Wiggo”. Le tocaba ser gregario otro año pero esta vez iba con otra mentalidad de carrera, a por etapas y a alzarse con un puesto en el pódium final, a las puertas del arco del triunfo.

Final de la primera semana, transcurría todo a pedir de boca para el jefe de filas del conjunto Sky y se llegaba a la primera dificultad montañosa de la Grande Boucle, la inédita llegada a La Planche des Belles Filles. Con los primeras espadas frescos y dispuestos al ataque se llegó a la explosiva ascensión, el resto nos conformábamos con disfrutar de un buen video. Segunda victoria  de Froome en una gran vuelta y dejando a las claras que él también estaba preparado para ganar una de las grandes.

Etapa número 9 y llegaba el terreno escogido por Bradley Wiggins para sacar tajada sobre sus rivales más directos. La contrarreloj individual de 42 kilómetros por los alrededores de Besançon. Exhibición de ambos Sky, doblete en la etapa y Wiggins ponía pie y medio en lo más alto del cajón en Paris. Froome era segundo y la superioridad de los Sky sobre sus rivales resultaba aplastante.

El Tour parecía llegar a su fin, llegaban los pirineos y con ellos, las etapas que acabarían de clarificar la general final. Justo cuando parecía que poco mas podría ocurrir la etapa con final en la estación invernal de La Toussuire, nos dejó la imagen que mejor resume el papel de Froome en este Tour. La imagen que mejor resume la ronda gala, una imagen vale más que mil palabras:

Froome esperando por su compañero y líder de la carrera, Bradley Wiggins.

Froome esperando por su compañero y líder de la carrera, Bradley Wiggins.

La ronda francesa finalizó con una aplastante victoria del británico Wiggins y con una segunda posición del único hombre que pudo plantarle cara a Bradley, el propio Christopher Froome. ¿Hubiese sido distinto el nombre del ganador de estar el keniata en otro equipo? Nunca lo sabremos, lo que es seguro es que el espectáculo hubiera sido mucho mayor.

La temporada de Chris no iba a finalizar tras el Tour de Francia. Apenas dos semanas después llegaban los Juegos Olímpicos que se celebrarían en Londres, en el país que le acogió desde la infancia. La contrarreloj de estos juegos era otro de los objetivos del británico esta temporada y acabó cumpliendo con nota, colgándose una más que meritoria medalla de bronce en la prueba contrarreloj, pero la pesadilla del británico volvería a aparecer una vez más en lo alto del pódium se encontraba su compatriota Bradley Wiggins. La sombra que le ha acompañado durante los dos últimos años.

Podio final de la CRI de los Juegos Olímpicos 2012.

Podio final de la CRI de los Juegos Olímpicos 2012.

El mes de Agosto finalizaría con la participación por segundo año consecutivo en la Vuelta a España del británico, con la diferencia de que este año por fin podría ser el jefe de filas del Sky. La carrera no fue a pedir de boca para Chris, a pesar de acabar en un 4ª posición perdió muy rápido toda opción de pelear por la general final de la carrera acabando a mas de 10 minutos del ganador, el pinteño Alberto Contador.

Este 2012 acabó siendo la consagración definitiva de Chris tras el paso dado desde la Vuelta a España 2011. El británico es uno de los grandes nombres de los que se pueden disfrutar en el ciclismo actual y un espectáculo asegurado en aquella carrera a la que acuda. ¿Qué nos deparará el 2013? ¿Podrá finalmente ir al asalto del Tour de Francia tras confirmar Wiggins que su objetivo es el Giro de Italia? Lo que es seguro es que tendremos espectáculo por parte del británico-Keniata.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera