Tony Martin cumple con lo acordado en el Algarve

Posted on febrero 17, 2013

0


Enrique Delgado Sanz@Delsanz

Todas las quinielas apuntaban hacia un alemán rubio, dominador de las competiciones contra el crono en los últimos años aunque con cierta alergia al esfuerzo cuesta arriba que supondría ser un rival a batir en las grandes vueltas por etapas más allá de las jornadas contrarreloj.

El recorrido le favorecía, dos jornadas favorables para los sprinters y una jornada de media montaña que podría superar sin grandes dificultades, le conferían a Tony Martin la vitola de rival a batir para la legión portuguesa que pretendía actuar al modo del profeta en su tierra.

A esta encomienda estaban llamados Rui Costa (Movistar) y Tiago Machado (Radioshack), que lo intentaron en la tercera etapa cuando la carretera picó para arriba. Su esfuerzo lo agradeció la afición pero resultó bastante baldío, ya que uno de los hombres más entonados en estos primeros meses de competición, Sergio Henao (Sky), les mojó la oreja pese a equivocarse a escasos 300 de meta y pretender entrar en meta por el desvío habilitado para los coches de equipo. La afición portuguesa se apoyó en este despiste para creer en las opciones de sus pupilos pero la ventaja que había acumulado el colombiano resultó suficiente para que enmendara su error y así evitar el ridículo al cruzar la meta levantando los brazos. Los esfuerzos no siempre son suficientes y las diferencias fueron mínimas. Tony Martin no perdió mucho tiempo al entrar con los favoritos y todo quedaría en el aire para la última etapa, a la que llegaremos más adelante.

Blanco imparte cátedra

Las dos primeras etapas, reservadas sobre el papel para un Mark Cavendish en estado de gracia –que luego resultó no ser tan divino tras la discreta actuación del de la Isla de Man-, ejemplificaron las sorpresas de la ronda vecinas. El primer día, y cuando las autoridades locales se frotaban las manos pensando en entregarle el trofeo a una superestrella del ciclismo, se tuvieron que conformar con felicitar a Paul Martins (Blanco), que tampoco se creía haber superado a los Cavendish, Nizzolo y compañía en la meta de Albufeira. Ese día cruzó la meta tercero, y afilando la espada, un hombre, también del Blanco, que le asestaría una puñalada a los bolsillos de todos los que apostaron por Cavs para la segunda jornada.

Theo Bos volvió a lo grande en el Algarve sellando el doblete del Blanco (Foto: cyclingnews.com)

Theo Bos volvió a lo grande en el Algarve sellando el doblete del Blanco (Foto: cyclingnews.com)

Theo Bos, ciclista genial y por lo tanto irregular al estilo de José María Gutiérrez “Guti” en los terrenos de juego, no desaprovechó su oportunidad y silenció a todos los que criticaron su pobre temporada pasada con una victoria de solera sobre Nizzolo. Cavendish, desaparecido en combate, no consideró oportuno disputar el sprint. En Lagoa tampoco le darían la mano ni el trofeo.

Puntualidad alemana

Y con todo esto, los portugueses en cabeza y los muchachos del Blanco con dos victorias en el zurrón, el trabajo bien hecho  y prácticamente de vacaciones, llegó la última etapa, la jornada decisiva en la que se decidiría la carrera. Tony Martin salió reforzado de la tercera jornada y no perdonó en la última, arrasando a su paso y llegando de forma puntual, similar a un mercancías germano, a su cita con el triunfo, el mismo que el año pasado le negó Richie Porte.

La contrarreloj resultó decisiva en el podio final de la clasificación general donde Omega, llamado a hacer grandes cosas en esta Volta, supo reponerse a la discreta actuación de Cavendish para colocar a la revelación del inicio de temporada, Michal Kwiatkowski, en el segundo escalón. Dobletes de Omega y Blanco en una Volta al Algarve de la que nos despedimos sin sorpresas. Obrigado.

El alemán arrolló a todos sus rivales en la crono final y se llevó la competición.

El alemán arrolló a todos sus rivales en la crono final y se llevó la Vuelta al Algarve 2013.

Clasificación general definitiva de la Vuelta al Algarve 2013.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera