Jóvenes al poder en París Niza

Posted on marzo 7, 2013

1


Andrew Talansky domina la general de París Niza y por supuesto la clasificación de jóvenes (foto: somosolímpicos.com)

Andrew Talansky domina la general de París Niza y por supuesto la clasificación de jóvenes (foto: somosolímpicos.com)

Antonio Álvarez Lovillo-@lovillo99

La edición 2013 de la París Niza está sirviendo para rubricar la gran proyección
que tienen algunos jóvenes. De las cinco etapas disputadas, tres de ellas
han tenido ganadores que no superaban la edad de 25 años. Bohuanni, Kittel
y Talansky han puesto su sello en una ronda donde está todo abierto en la
general. Así, Talansky es hasta ahora el líder, aunque apenas son quince
segundos los que separan al estadounidense del décimo clasificado: De Clerq.
Entre esos primeros clasificados, hay que destacar a Gorka Izaguirre, uno
de los nuestros que está dando la cara y que se mantienen con opciones de
conseguir un buen puesto. Entre los corredores que se encuentran a menos de
un minuto de Talansky también se encuentran Alberto Losada y Dani Navarro.

París Niza es sin ninguna duda una de las grandes competiciones de Marzo.
Su celebración es una de las pruebas más importantes de la primera parte
de los corredores y tanto ella como Tirreno reúnen a más del 90% de las
grandes figuras del pelotón internacional. Con este panorama, tomaban salida
en el prólogo 184 corredores con vistas a hacer su mejor papel en la carrera:
ganar etapas, coger fondo, ayudar al líder, la general… Como no, esto del
ciclismo es muy difícil de predecir y entran en juego muchos factores para
poder apostar a ciencia cierta por una victoria de un corredor. El acertar cuando
haces un pronóstico es cosa de que los corredores sean muy buenos, llámese
Cavendish, Cancellara o Sagan. Y ni con esas. De ahí que este deporte sea
tan espectacular. Algo así pensarían más de algún aficionado al ciclismo
cuando vio que el prólogo lo ganaba un tal Damien Gaudin. ¿Cómo? Sí,
Damiel Gaudin, un reconocido pistard de Francia, triple campeón de Francia de
Persecución individual y por equipos. Ideal distancia los apenas tres kilómetros
que tenían que recorrer los corredores. Chavanel, siempre combativo hasta en
una mini crono como esta, fue segundo, quedándose con la miel en los labios
y Werstra, el segundo clasificado del año pasado, mostraba sus credenciales
ostentando el mismo tiempo que el francés del Omega Pharma Quick Step.

Las siguientes jornadas eran por y para hombres rápidos, siempre presentes
en estas pruebas que duran más de una semana. Como se suele decir,
especialmente en las grandes vueltas, lo que se debe de evitar en estas
jornadas es las caídas y perder tiempo. Rui Costa, del Movistar Team tuvo que
escuchar esa charla de su director deportivo, pero la práctica es otra cosa y
una caída le hizo despedirse de todas sus opciones en la ronda francesa donde
seguro que iba a hacer uno de sus protagonistas. Poco pareció importarle a
Nacer Bohuanni, una joya francesa de apenas 23 años. Un sprinter francés de
los que apenas hay en el pelotón. Ya con diecinueve años empezó ganando en
profesionales y cuatro años después sigue su progresión obteniendo victorias
en todas las temporadas. Pero sin duda alguna, su triunfo en París Niza le
será especial. También amargo, puesto que cuando pretendía demostrar su
superioridad en las llegadas masivas, una caída en un descenso del país que
lleva en su espalda (es actual campeón de Francia en ruta), le hizo abandonar.
El relevo lo tomó Kittel, el relegado de John Degenkolb para cuando este corre.
Su triunfo, en un sprint bastante largo y picando para arriba, fue sobre otro
joven que está saltando a la palestra como una realidad: Elia Viviani, quién
cogió el timón de la general gracias a las bonificaciones.

Talansky, Van Garderen y Gesink. Todos favoritos a una victoria final en París Niza. (foto: velonews.com)

Talansky, Van Garderen y Gesink. Todos favoritos a una victoria final en París Niza. (foto: velonews.com)

Pero ya era hora de poner las cartas sobre la mesa y las primeras cotas hacían
aparición en la jornada cuarta de la París Niza. Un descenso de un puerto
sobre pavimento mojado permitió a unos corredores tomar una ventaja a la
postre significativa para luchar por el triunfo final y también para colocarse
entre los primeros puestos de la general. Lo cierto es que sea casualidad
o no, esos corredores están demostrando ser hasta el día de hoy los más
incisivos y fuertes de la carrera. Talansky, Grivko, Porte e incluso Izaguirre han
estado delante y pendiente de cualquier movimiento en las dos jornadas más
importantes de la competición. Pero aún es pronto para decir que estos serán
los únicos que puedan luchar por el triunfo. Más si vemos lo que queda por
delante. Pero no hay que descartar que Talansky ya fue séptimo el año pasado
en la Vuelta a España, por lo que es un rival a tener en cuenta. Su victoria,
la sexta suya como profesional, le abrió también las puertas del pódium para
recibir el maillot amarillo. Algo que quién se lo quite tendrá que sudar. Qué se
lo pregunten sino a Chavanel quién en la cuarta etapa (ganada por Albasini,
uno de esos seguros que tiene el Orica Green-Edge para ganar siempre)
tuvo al corredor del Garmin como su sombra en los últimos metros, dejando
constancia de insistencia por ambos lados.

La Montagne de Lure en la quinta etapa será una buena ocasión para probar
a Talansky. Su juventud parece ser que no es un impedimento para lograr
grandes cosas y sus piernas parecen que le acompañan. Van Garderen,
(duodécimo a 16 segundos) sigue estando en la pomada y como uno de los
máximos favoritos para el triunfo. Seguramente tendrá que dinamitar la carrera
ayudado por un bloque muy poderoso que lo ha demostrado ya, el BMC.
En esa lucha habrán muchos corredores: Gesink, Arnold Jeanesson, Peraud, Porte,
Velits, Scarponi, Lövkvist y por qué no, Gorka Izaguirre, Dani Navarro y Alberto
Losada. La subida a este puerto de primera categoría será clave para reducir el
elenco de corredores que puedan lograr ganar en Niza. Quedan tres jornadas
para el final y dos podemos denominarlas de montaña, así que es hora de los
pesos pesados.

“Siendo conservador creo que estaré entre los cinco mejores, pero mi objetivo
es el podio“, declaraba el estadounidense antes de comenzar la París Niza.
Talansky, quién abre una nueva etapa para el ciclismo norteamericano junto a
Van Garderen y Phinney no disimulaba la importancia del triunfo de etapa “Es
un gran paso adelante en mi carrera, aunque hasta cierto punto también un
poco lógico: año a año vas mejorando”, concluía con una radiante sonrisa
la entrevista al set de la ronda francesa. Es el hombre del momento en esta
competición y por qué no decirlo, el máximo favorito para suceder a un tal (sir)
Wiggins en el palmarés. Lo que sí confiamos, que gane o no, la sonrisa con la
que deleita siempre Talansky no le abandone.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera