Froome y sus colombianos se exhiben en Prato di Tivo

Posted on marzo 9, 2013

0


Diego de Arístegui Bengoechea – @onlydieks

Muchos espectadores aguardábamos con impaciencia la única etapa con final en alto de esta Tirreno Adriático. Un nuevo capítulo donde poder deleitarse con la lucha entre los mejores escaladores que se dan cita en la ronda transalpina. Era el momento para poder analizar la capacidad de Sky de tomar la responsabilidad de gestionar la carrera en favor de su líder, Chris Froome, pero también el nivel de forma con el que llegaban sus principales rivales, como Alberto Contador, Vincenzo Nibali, “Purito” o Cadel Evans.

Un recorrido tortuoso y castigador para las piernas de los corredores, que quedaba rematado con el puerto de Prato di Tivo. Una ascensión de seis kilómetros, con una pendiente media del 6,9% que haría de juez para perfilar quiénes se postularían con más opciones a llevarse el título final.

La fuga protagonista de la carrera iba a estar conformada por un interesante elenco de ciclistas que podían dar algún que otro susto a los favoritos si no sabían controlar bien el ritmo del pelotón. Fredrik Kesiakoff (AST), Anthony Roux (FDJ), Tomasz Marcynski (VCD) y Francesco Failli (VIN), que repetía fuga, componían a este pequeño grupo de cuatro corredores.

Poco a poco Omega y BMC fueron tirando del grupo principal, con claras intenciones de impedir que la fuga llegase a buen puerto. La posibilidad de que Michal Kwiatkowski se vistiese de azul centraba los intereses del conjunto belga.  A medida que las diferencias se iban reduciendo paulatinamente, los secuaces de Froome empezaban a tomar posiciones de cara a la subida que se avecinaba.

Apenas iniciada la subida por parte de los fugados, Failli se descolgaba de sus compañeros de viaje, y Marcynski se marchaba en solitario, aferrándose a una baza que pronto se vería que no se iba a fraguar. Sky tomó el mando del pelotón, y los efectos de su machacador ritmo empezaron a notarse pronto. Andy Schleck (RLT) fue el primero de los favoritos en descolgarse del grupo, al que luego seguirían Damiano Cunego (LAM) y Samuel Sánchez (EUS), una de las sorpresas negativas de la jornada.

Con la selección más o menos hecha, los favoritos daban caza a Marcynski a falta de unos seis kilómetros para el final de la etapa. En esos momentos, los secuaces colombianos de Froome iban guiando con soltura y determinación a su líder. Muestra de ello eran las dudas que parecían generarse en torno a Contador y Rodríguez, que cedían y regresaban al grupo de una manera cuanto menos curiosa. Pero la verdadera víctima de este ritmo iba a ser Cadel Evans (BMC) que nada podía hacer ante la dureza que estaban imponiendo los hombres de Sky.

Los kilómetros iban cayendo, y no parecía que nadie pudiese contestar al ritmo colombiano impuesto por Henao y Durán. Contador parecía más fuera que dentro, pero de repente tomó el protagonismo y atacó con dureza, haciendo todavía más imprevisible su actitud en los kilómetros restantes. Logró coger unos metros, pero Rigoberto Urán aguantaba como un auténtico sufridor sin dejar que la diferencia se hiciese mayor, hasta el punto de recortarle terreno. Junto a los Sky, el resto de protagonistas que quedaban en el grupo eran un sorprendente Kwiatkowski (OPQ), Horner (RLT), Poels (VCD), Nibali (AST) y Santambrogio (VIN). Cuando parecía que todo iba a juntarse, los italianos saltaban como energúmenos en busca de la victoria. De tal forma a Contador se le unían Nibali y Santambrogio como compañeros de viaje.

Sin embargo Rigoberto no cedía la toalla, de lo que se estaba aprovechando y mucho Froome. Unos momentos de incertidumbre en el trío de cabeza iban de nuevo a acercar al grupo. Fue en este momento cuando Urán se apartó, y arrancó como una auténtica exhalación Chris Froome, que adelantó sin despeinarse a la cabeza de carrera y se marchó el solitario hacia la victoria. Santambrogio y Nibali no se rendían a que eso ocurriese, pero ya no iban a poder hacer nada. Contador, por su parte, pagaba el esfuerzo de los ataques previos y cedía un terreno que puede ser definitivo. De esta manera Froome se llevaba la victoria de la etapa reina de la Tirreno Adriático, y volvía a dar un golpe sobre la mesa como ya hizo en Omán sobre sus más directos rivales. La sorpresa la iba a protagonizar el mencionado Kwiatkowski, que entraba cuarto en meta con tan solo 13 segundos de retraso, lo que le convertía en el nuevo portador de la maglia azurra.

Emocionante ascensión a Prato di Tivo, que dejó muchas claves a analizar en los próximos días. Primero, el sensacional momento de forma de Froome, la falta de chispa de Contador, la eficacia de Henao y Urán para el inglés, y la sorpresa de Kwiatkowski. Nos esperan unas últimas etapas interesantísimas, que seguro que hacen cambiar los planteamientos de muchos equipos ante unas diferencias tan pequeñas.

Clasificación etapa:

1º Christopher Froome (SKY) 4:41:31

2º Mauro Santambrogio (VIN) a 6″

3º Vincenzo Nibali (AST) a 11″

4º Michal Kwiatkowski (OPQ) a 13″

5º Christopher Horner (RLT) a 15 ”

6º Alberto Contador (TST) a 15″

7º Rigoberto Uran (SKY) a 20″

8º Wouter Poels (VCD) a 43″

9º Joaquín Rodríguez (KAT) a 43″

10º Roman Kreuziger (TST) a 58″

Clasificación general

1º Michal Kwiatkowski (OPQ) 16:04:59

2º Christopher Froome (SKY) a 4″

3º Vincenzo Nibali (AST) a 16″

4º Alberto Contador (TST) a 30″

Anuncios
Posted in: 1-Carretera