Dorsal de la semana

Posted on marzo 19, 2013

0


1 – Vincenzo Nibali

Gabriel Álvarez García– @gabialv91

Hay una casa en algún punto de Italia que tiene dos tridentes adornando su salón. No vamos a descubrir ahora a Vizcenzo Nibali, ganador de una Vuelta a España y Podio en el Tour de Francia, pero la manera en la que el pasado Martes consiguió su segunda Tirreno Adriático fue simplemente espectacular. Retó al todopoderoso Team SKY, y sabedor de que se habían mostrado invulnerables en la subida se lanzó el bajada. Pero no basta con lanzarse en el descenso, luego las piernas te tienen que responder y así lo hicieron. Si muchos habíamos dado la general por finiquitada en favor de Froome, Nibali se encargó de recordarnos una vez más que el ciclismo es un deporte y el ciclista un valiente. Retó y ganó. Ha dado igual el cambio de aires, Astana no le sienta nada más a este corredor que en la temporada que empieza quiere dar, si cabe, un paso más en su carrera.

65 – Tylor Phinney

Nacho Barranco Frías – @ridebikesbf

Tylor Phinney ha demostrado esta semana de qué pasta está hecho. Primero en la infernal sexta etapa de Tirreno Adriático. En una etapa en la que lo más fácil era retirarse –así lo hicieron sus compañeros de grupeta en uno de los pasos previos por meta- el estadounidense decidió luchar, durante 130 kilómetros, completamente sólo. Llego a meta exhausto, a 37:37 de Peter Sagan calificando la jornada como “la más dura sobre una bicicleta”. En la pasada Milano-Sanremo Phinney volvió a ser protagonista, esta vez en la parte opuesta de la carrera. Cuando ya todos pensábamos que el sexteto que conformaba la cabeza de carrera llegaría a Lungomare Italo Calvino apareció de la nada la estela de un esbelto BMC. Era Tylor Phinney. Finalmente finalizo séptimo en el mismo tiempo que Gerald Ciolek. Estas dos exhibiciones de coraje y pundonor hacen pensar que puede ser un gran año.

71 – Peter Sagan

Antonio Álvarez Lovillo – @lovillo99

Es incluso pesado nombrar a Sagan para alabarlo pero lo de este ciclista (recordemos, solo tiene 23 años) es dignísimo de admirar aunque nos tenga tan mal acostumbrado. Y eso que su semana no ha podido rematarla con Milán-San Remo, empezó genial con dos triunfos en una Tirrena que de nuevo mostró al corredor más completo del pelotón. En la jornada reina estuvo siempre delante con escaladores y en sprint batió a los más rápidos. En San Remo se mostró siempre como el más fuerte y así lo demostró saliendo a todos los ataques. Quizás pecó de tanta generosidad y lo pagó en línea de meta ante Ciolek. Pese a ello, fue segundo y unos metros lo separaron de su primera clásica italiana. Ojo con él en las próximas carreras que irá a por todo. Si tiene un poco de suerte y sangre fría seguro que tendremos que nombrarlo de nuevo en el Dorsal de la Semana. Pero por su esfuerzo, su juventud, su clase, ser tan completo, este merecimiento lo tiene que tener el ciclista de Cannondale.

157 – Andy Schleck

Enrique Delgado Sanz –  @Delsanz

Mucha clase o mucho morro tiene que tener un ciclista profesional para retirarse de todas las carreras en las que toma parte para luego llegar al Tour y conseguir un puesto en el podio de los Campos Elíseos con relativa facilidad. La última del pequeño de los hermanos luxemburgueses más famosos del ciclismo tuvo como escenario el ascensor del hotel donde se hospedaba en Munich. El bueno de Andy, que se había retirado aquella mañana de la Tirreno Adriatico totalmente exhausto,  logró reunir las fuerzas que le habían faltado en la tanda matutina para disfrutar de la vida y los licores  -con la noche muniquesa como cómplice- para regresar algo “indispuesto” a la concentración de su equipo. Yo, que me lo creo todo y prefiero no tener mala fe, estoy con Andy a muerte. Seguro que la cena le sentó un poquito mal y le revolvió el estómago.

197 – Ian Stannard

Diego de Arístegui Bengoechea – @onlydieks

El campeón inglés fue uno de los protagonistas de la reciente Milán-San Remo, en la que mantuvo una trepidante lucha con Sylvain Chavanel por lograr la machada de llegar junto al corredor galo a disputarse la victoria de “La Classicissima”. Aguantó todos y cada uno de los arreones que el corredor de Omega Pharma llevó a cabo con tal de soltarle, y en todos ellos Stannard sacó lo mejor de si mismo para aguantar hasta el final, llegando incluso a poner contra las cuerdas al propio Chavanel. Lo que si remató las fuerzas del corredor inglés fue la llegada del grupo de Sagan, Ciolek, Cancellara y compañía. Al haber tirado durante buena parte de la prueba por tratar de conseguir el objetivo de jugarse la victoria al sprint con el francés, no tuvo fuerzas para responder al tremendo arreón final de un Sagan al que solo Ciolek fue capaz de derrotar. A pesar de no conseguir la victoria, la actuación de Stannard merece nuestro reconocimiento por su valentía en conseguir su objetivo en la carrera, y por demostrar que hacen falta muchos galones para poder despegarse de él.

Anuncios