Los cuatro pilares de Vaughters

Posted on marzo 26, 2013

0


Esta pareja destrozó la Volta a Catalunya 2013 (Foto: dougreport.com).

Esta pareja destrozó la Volta a Catalunya 2013 (Foto: dougreport.com).

Enrique Delgado Sanz – @Delsanz

Cualquier estructura necesita unos puntos de apoyo para sostenerse. Las mesas requieren cuatro patas, los humanos dos piernas y la selección española de fútbol a Xabi Alonso, Xavi e Iniesta. Pues bien, Vaughters lo tiene claro cuando de vueltas por etapas se trata: Martin, Hesjedal o Talansky tienen que ser de la partida.

Los estadounidenses de Garmin se están convirtiendo en una de las escuadras más respetadas dentro del pelotón gracias a sus numerosos triunfos de categoría. No poseen el mayor presupuesto pero su filosofía, fundamentada a partes iguales entre la confianza en los jóvenes valores y el respeto a la experiencia, demuestra que el éxito no se consigue sólo a base de talonario.

Todos los corredores de la formación conocen su función y rango, sería de ignorantes excluir a Tyler Farrar del selecto grupo de hombres importantes dentro de Garmin, o a Vansummeren o a Nuyens. Gente joven y corredores más experimentados conforman un bloque muy solvente que progresa temporada tras temporada de la mano de Jonathan Vaughters. Los Millar, Koldo, Farrar o Hesjedal comparten autobús con jóvenes perlas como Talansky, Martin, Kreder o Dennis, lo que resulta beneficioso para ambas partes, como ya nos confesó el sprinter vasco en la entrevista que le hicimos en Dorsal51 hace unos meses.

Gran bloque capaz de cumplir en todos los terrenos con sus múltiples líderes, cuenta a día de hoy con tres corredores que están especialmente de moda en el universo ciclismo: un canadiense, un norteamericano y un irlandés. Esta terna, que bien podría protagonizar algún chiste de Eugenio, progresa imparable.

El primer pasajero de este análisis es Ryder Hesjedal, el más veterano –y el más laureado- de los tres, que ha comenzado piano piano la temporada. Su objetivo es revalidar el entorchado en el Giro de Italia que el año pasado le arrebató a Purito Rodríguez en la contrarreloj final. Respondió a las mil maravillas en la montaña, algo que pocos esperaban. Ciclista de largo recorrido, cuenta con 32 años, proviene del mundo del mountain bike, donde logró ser segundo clasificado en el campeonato del mundo de hace una década. Conoce el tacto de los laureles.

Reconvertido a la carretera y en constante progresión cuando el firme se empina -en sus comienzos con el US Postal no destacaba más allá de las pruebas contrarreloj- dejó claro que llegará fuerte a los momentos clave de la temporada rompiendo la Volta en la etapa de Port Ainé, fatigando a unos rivales que posteriormente no pudieron responder ante la gran actuación del que ha sido su gregario en otras tantas faenas, Daniel Martin; que supo reconocerle su gran trabajo al finalizar la Volta en declaraciones a Biciciclismo.

En esta ocasión le tocó trabajar pero a cambio ganó el crédito y la confianza de unos compañeros que no dudarán en echarle una mano cuando previsiblemente sufra en los duros puertos de la ronda italiana. El recorrido para este año será más exigente que el de la edición anterior. No contó para la clasificación general, ya que se sacrificó en favor del conjunto para retener el liderato de la Volta a Catalunya, pero dejó detalles de calidad y buena forma. El Giro le espera y sus legionarios lucharán por él.

Pero antes del Giro llegará el momento de las clásicas de las Árdenas, del frío, de Boonen, Sagan, Cancellara, Gilbert y de… Daniel Martin, ¿por qué no?. Explosivo como pocos e inconsistente como muchos -hasta la semana pasada-, el año pasado le faltó el empaque necesario para hacer frente a una vuelta grande con solvencia –acabó con un cero en su casillero-. De momento, el propio Martin apunta que su objetivo a corto plazo está en Bélgica. Está claro que si demuestra el nivel de Port Ainé podrá estar arriba. Estos días ha ganado crédito entre los aficionados y en las casas de apuestas.

¿Será capaz el joven norteamericano de volver a acariciar un león en un podio del Tour? (Foto: sportillustrated.cnn.com).

¿Será capaz el joven norteamericano de volver a acariciar un león en un podio del Tour? (Foto: sportillustrated.cnn.com).

Si Hesjedal acudirá al Giro con las máximas aspiraciones, Vaughters tendrá la obligación de elaborar un buen plantel para Tour y Vuelta y será en este punto donde entre Andrew Talansky, el más joven de los tres. El “Pitbull” ya despuntó el año pasado cuajando una gran Vuelta a España y podrá resultar una baza efectiva para que el equipo de la marca de navegadores alcance el top10 en la general. Se defiende en contrarreloj y cuesta arriba. Queda comprobar si podrá superar los puertos largos y tendidos de esta edición de la vuelta por etapas más prestigiosa del mundo.

Hasta el momento está siguiendo la planificación que otros años firmaron campeones de La Grande Boucle con París-Niza y Criterium Internacional como platos fuertes. Se ha medido con estrellas de la talla de Froome o Van Garderen y no ha deslucido en absoluto, de hecho superó a su compatriota –y al que muchos consideran como máximo favorito para el podio final del Tour- Tejay Van Garderen en la París Niza, donde sólo su exceso de ímpetu y el soberbio estado de forma de Richie Porte le apartaron del amarillo final.

Hasta el momento tenemos tres de las cuatro piedras angulares que fundamentan los triunfos de la escuadra dirigida por Jonathan Vaughters. Sólo falta el cuarto. Determinante.

Buena sintonía

El éxito nunca es fruto de la casualidad. Los expertos miran hacia el esfuerzo, los entrenamientos y a la calidad del corredor cuando Joaquim Rodríguez triunfa en los muros, Contador posa de amarillo en los Campos Eliseos o Sagan deslumbra en casi cualquier sitio.  Sin embargo, un aspecto clave a la hora de definir los triunfos de una escuadra suele quedar en el tintero: el buen ambiente en el seno del equipo. En Garmin tienen de esto para dar y regalar.

El buen ambiente sustenta las victorias en Garmin (Foto: slipstreamsports.com).

El buen ambiente sustenta las victorias de Garmin (Foto: slipstreamsports.com).

Los estadounidenses han arrancado con fuerza la nueva temporada llevando varios trofeos de entidad a sus vitrinas. Primero fue Talansky con su soberbio segundo puesto en París Niza para que después rematara la faena Daniel Martin con su triunfo en Catalunya.

Pequeño pasos y un gran trabajo de bloque posibilitan el buen ambiente que reina en el equipo y que en continuas ocasiones se ha puesto de manifiesto, por medio de la palabra o transformado en hechos. Sin ir más lejos, todo un ganador del Giro de Italia, como es Ryder Hesjedal, sirvió como escudero de lujo para que Daniel Martin ejecutara una perfecta victoria de etapa que a la postre le serviría para conseguir la general final. Gestos como éste, nada habituales en otros deportes como la Fórmula 1 o el fútbol, donde compañeros de equipo prefieren atacarse antes de colaborar entre ellos para conseguir un objetivo común, engrandecen el estilo de Garmin.

Talansky, la otra gran perla de la formación también lo tiene claro. En más de una publicación ha sido tajante al respecto. En una entrevista concedida el pasado año la revista Cycling valoró muy positivamente la labor de Vaughters, que otorga confianza a los más jóvenes para que puedan dar lo mejor de sí mismos. El método ha quedado contrastado. Los éxitos están ahí y un brillante porvenir espera en el horizonte. En temporadas anteriores se encumbraron con las victorias en París Roubaix y Giro de Italia. ¿Dónde brindarán con champán este año?

Anuncios
Posted in: 1-Carretera