Grandes Rivalidades- Merckx vs Poulidor

Posted on abril 8, 2013

0


Dos de los grandes protagonistas de la historia del ciclismo.

Dos de los grandes protagonistas de la historia del ciclismo.

Diego Tomé Camoira – @diegui_rondo

Ponemos la máquina del tiempo a funcionar y nos situamos en el año 1969. Llega el Tour de Francia y tras la retirada de Jacques Anquetil, la hasta entonces pesadilla de Raymond Poulidor, parecía que el camino para el francés se allanaba pero nada más lejos de la realidad. Un tal Eddy Merckx venía pisando fuerte tras alzarse el año anterior con el Giro de Italia en la que fue su primera participación en una Gran Vuelta.

Merckx llegaba a “La Grande Boucle” sembrando el pánico entre sus rivales tras ganar ni más ni menos que Paris-Niza, Milán-San Remo, Lieja-Bastogne-Lieja o Tour de Flandes entre otras carreras. Por su parte “Pou Pou” llegaba con la moral por las nubes al librarse de su gran enemigo a la par que compatriota Jacques Anquetil.

Llegaba muy pronto la montaña gala, en la 6ª etapa y con motivo del final en el Ballon d’Alsace podríamos presenciar el primer duelo entre francés y belga, un duelo que acabó con final feliz para “El Caníbal”. Tras este primer final en alto Merckx consiguió el maillot amarillo, un premio que no soltaría ya hasta subirse a lo más alto del podio en París. Seguían transcurriendo las etapas y el belga seguía cosechando victorias a la vez que se iba distanciando de sus rivales más directos en la general. El dominio de Merckx al acabar el Tour fue más que patente cosechando finalmente 6 victorias de etapa sumado a la clasificación general final en la que distanció en más de 20 minutos al segundo clasificado, un Roger Pingeon que se coló entre Eddy y Raymond. Poulidor tuvo desde el principio todas las de perder en este primer round de un duelo que estaría servido en años posteriores.

Llegaba la edición de 1970 y volvía estar todo servido para disfrutar de la lucha entre Merckx y Poulidor. Un Eddy mucho más maduro acudía a las carreteras francesas en busca de un hito solo superado hasta ese momento por Fausto Coppi y Jacques Anquetil, conseguir en un mismo año la victoria tanto en “La Corsa Rosa” como en el Tour.

Merckx triunfó en la mayoría de escenarios.

Merckx triunfó en la mayoría de escenarios.

Merckx mostró sus intenciones desde el primer día de carrera consiguiendo la victoria en el prólogo celebrado en Limoges, tras ceder en la 2ª etapa el maillot amarillo a favor del transalpino Italo Zilioli  el belga no quería dar más oportunidades y en el segundo sector de la 5ª etapa volvió a enfundarse de amarillo coincidiendo con la victoria de su compatriota Jozef Spruyt. Mientras el belga se dedicaba a dar exhibiciones encima de su bicicleta, Poulidor seguía perdiendo tiempo y posiciones en la general. El francés seguía gafado en la ronda gala y a la vez le volvía a salir otro rival que no le pondría las cosas fáciles en su asalto por conseguir de una vez por todas “La Grande Boucle”.

El Caníbal se mostró imbatible en todos los terrenos consiguiendo el que sigue siendo récord de victorias de etapa en un mismo Tour con 8 victorias parciales algunas de ellas en lugares tan míticos como el Mont Ventoux o la siempre buscada victoria en París. Victorias al sprint en subida en contrarreloj… El belga se estaba forjando un hueco en la historia a base de martillo y destrozar a sus rivales. Pou Pou acababa en una discreta 7ª posición sin dejarse ver en los puestos delanteros durante toda la carrera a más de 20 minutos de Merckx.

En la edición del 71 no pudimos disfrutar de un nuevo round entre Merckx y Poulidor debido a que el francés dio un respiro a su idilio con la ronda francesa. Tras un año en blanco Pou Pou volvió por la senda victoriosa consiguiendo el triunfo en el Criterium Internacional, Semana Catalana y Étoile des Espoirs. Carreras de importancia mucho menor que harían recobrar la confianza en sus posibilidades por parte de Poulidor.

Eddy llegaba por tercer año consecutivo a territorio galo, y con la baja de Poulidor parecía que el belga tendría un camino de rosas en su busca por revalidar la victoria que había conseguido los dos años anteriores. Pero mientras iban pasando las etapas fueron apareciendo rivales dispuestos a plantarle cara a Merckx, los españoles Luis Ocaña y José Manuel Fuente “El Tarangu” no estaban dispuestos a ceder la victoria a las primeras de cambio. El primero parecía tener claras opciones de victoria llegando a conseguir una renta superior a los 9 minutos sobre el belga pero en el descenso del Col de Menté sufrió una dura caída que le obligó a abandonar “Le Tour”. Por su parte el asturiano Fuente tras la caída de su compatriota tuvo vía libre y consiguió el triunfo en las dos etapas de la cordillera Pirenaica con final en Luchon y Superbagnères. A pesar de los contratiempos sufridos el belga se hizo una vez más con la victoria final en los Campos Eliseos por encima del holandés Joop Zoetemelk y el también belga Lucien Van Impe.

La vuelta a la carrera de Poulidor se veía en segundo plano tras el reto de Merckx de repetir la hazaña lograda dos años atrás, el belga venía con el Tour entre ceja y ceja tras conseguir la victoria en las carreteras italianas.

El “eterno segundón” llegaba al Tour más maduro y veterano que nunca y a la vez más motivado que en ediciones anteriores. La Paris-Niza serviría como cada año para abrir boca sobre lo que nos depararía la gran vuelta francesa y Raymond Poulidor arropado por sus paisanos daría la campanada logrando alzarse victorioso por primera vez en un duelo contra Eddy Merckx en la Carrera del Sol. Por razones como estas el Tour se presentaba más apasionante si cabe que en años anteriores con el duelo entre el belga y el francés y un Felice Gimondi a la espera del pinchazo de alguno de los dos.

A pesar de todas las especulaciones vertidas sobre el estado de forma de Merckx y de lo que sería capaz Poulidor el prólogo aclaró toda duda existente, Eddy impuso su ley desde el primer día consiguiendo la victoria en el prólogo y aventajando así a sus contrincantes. El liderato de la carrera lo había dejado en manos del francés Cyrille Guimard quién no acarreaba especial peligro en la lucha del belga por la general final, pero pocos días de alegría tuvo el corredor galo. En la etapa con final en Luchon Merckx volvía a dar uno de esos recitales de ciclismo atacante a los que acostumbraba haciéndose con la victoria y con un maillot amarillo que aguantaría hasta el último día de carrera. Pasaban las etapas y llegaba la alta montaña alpina Galibier, Briançon y otros tantos colosos por el camino que le servían al Caníbal para aumentar las distancias respecto a sus principales perseguidores.

El bagaje del belga acabó siendo el de 8 victorias parciales sumadas a la general final que ya había conseguido dos años atrás siendo este record a día de hoy en “La Grande Boucle”.

Aquella mítica ascensión al Mont Ventoux en 1972 quedó grabada en los libros de historia.

Aquella mítica ascensión al Mont Ventoux en 1972 quedó grabada en los libros de historia.

Por su parte el Campeón del pueblo, Raymond Poulidor, volvía a fallar a sus paisanos quedando a más de 10 minutos del belga y en la tercera posición final después de que se colara entre medias el italiano Felice Gimondi.

La temporada de 1973 sería una de las más dulces en la trayectoria deportiva de Merckx. El ciclista belga dejaba su carrera preferida, el Tour de Francia, a un lado en busca de otras tantas carreras que todavía no poseía en el palmarés tan excepcional que se había labrado. Allá donde iba conseguía el triunfo, cabe destacar sus victorias en Giro, Vuelta, Lieja-Bastogne-Lieja o París Roubaix entre otras.

Poulidor al ver que su principal pesadilla no acudía al Tour puso el punto de mira en la ronda de su país natal, la que tantos palos le llevaba dando durante su carrera deportiva y a la que seguía acudiendo desde el primer día. Iban pasando los meses y lo que parecía la gran oportunidad para el francés se iba torciendo poco a poco, los anteriormente señalados Luis Ocaña y José Manuel Fuente acudían al Tour con el ojo puesto en lo más alto del podio final en París. El galo alzaba los brazos por segundo año consecutivo en París Niza carrera que ganaba por delante del español Luis Ocaña.

Con ilusiones renovadas llegaba una nueva edición del Tour de Francia, y otro año más le volvía a dar la espalda la ronda gala. Tras haber perdido un valioso tiempo en anteriores etapas con motivo de la 13ª jornada Poulidor sufría una dura caída que le hacía abandonar y acabar de esta forma con gran parte de la temporada. El resto del Tour se desarrolló como un duelo nacional entre Ocaña y “El Tarangu” con final feliz para el conquense.

Llegaba 1974 y, un ya veterano Merckx volvía por sus fueros en busca de la 5ª victoria en el Tour de Francia. Poulidor, con el que ya se especulaba en Francia como el que podía ser el año de su posible retirada, acudía una vez más a “La Grande Boucle” cuando ya nadie daba un duro por él.

Y como siempre el francés caracterizado por su tesón acabó, a pesar de las críticas luchando más que nunca con Merckx por llevarse la victoria. A pesar de la lucha mostrada, “Pou Pou” volvía a sucumbir ante el empuje del Caníbal, finalizando en la segunda posición a 8 minutos del belga en la que fue la edición más peleada en el duelo Poulidor-Merckx.

Pero la rivalidad no podía acabar de esta manera y en ése preciso año con motivo de los mundiales en ruta que se celebrarían en Canadá, pudimos apreciar el último round entre dos atacantes natos de este deporte. El duelo como no podía ser de otra forma tras mucho pelearlo cayó en manos de Eddy mientras que Raymond acabó en la segunda posición pegado a la rueda del ciclista flamenco contra el que volvía a sucumbir.

Gracias en parte a duelos como este estamos desde Dorsal51 hablando del que se convertiría en mejor ciclista de la historia, y uno de los mejores deportistas del siglo XX Eddy Merckx.

A la vez que aplaudimos la garra mostrada por Raymond Poulidor en aquella carrera a la que acudía y a pesar de tener solo una grande en su largo palmarés consiguió algo muy importante, el apoyo incondicional de la afición y a pesar de todo ser considerado uno de los más grandes tras tener que combatir con ciclistas del nivel de Jacques Anquetil, el propio Merckx o el malogrado Luis Ocaña entre otros.

Anuncios