La pesadilla de Gilbert

Posted on abril 17, 2013

0


La sensacional victoria de Dani Moreno fue presenciada en la distancia por Gilbert.

La sensacional victoria de Dani Moreno fue presenciada en la distancia por el campeón del mundo.

Enrique Delgado Sanz – @Delsanz

Nervios. Último kilómetro. Nadie quería tirar. La responsabilidad pesaba sobre los hombros de Gilbert, que veía como Betancur, ese colombiano que surgió por generación espontánea en País Vasco, se escapaba como una flecha hacia la meta. Antón, Cunego, Ulissi, Purito, Slagter, Kwiatkowski Henao y Valverde asomaban en paralelo con fortaleza. Sagan, a rueda cuando el maillot arcoíris comenzó a vaciarse en un ataque a cara o cruz. Todos desaparecieron de golpe menos Dani Moreno, que por un momento pareció alado e inalcanzable. El de Katusha levantó los brazos en meta. A Gilbert, héroe local, se le había escapado su oportunidad.

El júbilo llegó a España cuando Dani Moreno, uno de esos ciclistas que cae bien, -quizá por su look ochentero, quizá por su carácter afable y llano o quizá porque siempre se le ha visto trabajar como a un obrero más- se incorporó sobre su bicicleta, echó un rápido vistazo por el retrovisor y selló su victoria con una sonrisa nerviosa y los brazos en alto. Todos observaron a Moreno estallar en Huy.

Lo que muchos no observaron fue cómo Gilbert se vio superado por varios ciclistas mientras se retorcía sobre su montura, una preciosa BMC a juego con su maillot. Desfondado atinó a distinguir la figura de un Igor Antón recuperado que le superó como si se hubiera liberado del lastre que le atenazaba en las subidas, la de un Valverde que pareció caminar a medio gas reservándose para el domingo, lo mismo que Purito, cogiendo sensaciones tras su caída del otro día y que prefirió  ceder su báculo al hombre de su máxima confianza y que a la postre no decepcionó.

Gilbert seguía cabeceando, la herida estaba abierta y la bicicleta parecía no avanzar. En uno de esos cabezazos observó nítidamente cómo otro escarabajo, ésta vez Henao, esprintaba a muerte con Betancur en lo que fue la segunda entrega de una película que ya disfrutamos en la Volta. Proseguía el sufrimiento y le rebasaba Nocentini. En ese momento y con la meta ya cercana, el belga del arcoíris destacó en el horizonte una silueta azul algo fatigada, que subía perjurando contra un inoportuno pinchazo a veinte kilómetros de meta, parecía ser Daniel Martin, ese irlandés que tenía piernas para haber hecho algo más.

Ya en meta, con el esfuerzo en las piernas y el sudor en la frente, Philippe observó el orden de llegada hasta encontrarse en el luminoso: Moreno, Henao, Betancur, Kwiatkowski, Rodríguez, Valverde… Gilbert, puesto 15 con Sagan, al que había maltratado en los primeros metros de Huy tres posiciones por delante. Cabeza abajo y al autobús. El domingo llegará la revancha. Lo malo, que en Lieja también estarán Valverde, el mejor Purito y sobre todo… los colombianos.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera