David Arroyo: “Volver a intentar disputar la general de una grande sería muy bonito para mí”

Posted on abril 18, 2013

0


David Arroyo ha cambiado de aires en 2013 y corre actualmente en el Caja Rural (teamcajarural.blogspot.com).

David Arroyo ha cambiado de aires en 2013 y corre actualmente en el Caja Rural-Seguros RGA (teamcajarural.blogspot.com).

Antonio Álvarez Lovillo-@lovillo99

David Arroyo Durán ( Talavera de la Reina, 07-01-1980) ha sido uno de los grandes fichajes que ha preparado para la temporada 2013 el  equipo Caja Rural- Seguros RGA. El conjunto hispano ha intentado combinar la juventud de corredores jóvenes con la experiencia de otros contrastados. Ambos comparten eso sí la ilusión. Aquella que a los 33 años aún tiene David Arroyo, que disfruta de unas “vacaciones un poco forzadas” en su ciudad natal debido a una lesión, algo que le ha dificultado la competición en esta primera parte de la temporada. Pese a ello, el equipo parece no venirse abajo y da señas de saber sobreponerse a la pérdida de un ciclista como es David, que espera poder ayudarles cuando se recupere. Aun falta un par de meses para su regreso, pero vistas las ilusiones que transmite en sus palabras, el Caja Rural- Seguros RGA tiene un comodín para la parte final de la temporada, con la mirada puesta en la Vuelta a España donde más que seguro veamos al toledano entre los aspirantes, por qué no, al podium final.

Ya sabe lo que es conseguir un gran resultado en una gran vuelta como fue el Giro 2010, demostrando a todos que tiene piernas para ello. Aquella ocasión le supuso revalorizarse como corredor y dar cuentas que con esa carrera tiene un idilio especial, acumulando grandes actuaciones año tras año. No oculta que las vueltas de tres semanas sean su debilidad. Quizás tengamos que buscar aquí la razón de su salida del Movistar, una relación de ocho años que tantos beneficios mutuos han dado (incluida una etapa de la Vuelta a España). Arroyo ha tenido la oportunidad de poder competir en otro gran equipo español, como fue la ONCE, estructura que abandonó para emigrar a Portugal, donde demostró su condición de escalador en la gran vuelta de aquel país. De todos esto y más habla David Arroyo con un servidor, y perdonen si hablo en primera persona, pero espero que disfruten como lo pude hacer yo de las palabras de un corredor, que a sus 33 años, sigue conservando la ilusión de un juvenil. Suerte tienen los jóvenes de Caja Rural- Seguros RGA.

¿Por qué dedicarte al ciclismo?

¿Por qué me dedico al ciclismo?… La verdad es que empecé con quince años como un hobbit por dedicarme a algún deporte. Poco a poco me fui metiendo a este mundillo y me fue gustando mucho. Yo creo que entre las amistades, la afición que coges… Lo típico de cuando practicas un deporte e intentas llegar hasta al final. Seguí probando hasta ver donde podía llegar y hasta el día de hoy, que continuo siendo profesional.

Campeón de España sub-23 en el año 2000. ¿Cómo recuerdad David Arroyo aquel día?

Aquel día… fue muy bonito, porque yo creo que en las categorías inferiores, los campeonatos de España son como un mundial, quizás el día más grande que tenemos, tanto para juveniles, como aficionados. La verdad que llegar a un campeonato así con toda la ilusión y proclamarte campeón de España fue  inolvidable.

Ese fue un resultado importante para llegar a la ONCE. Estuvistes corriendo allí unos cuantos años y tuvistes que abandonar una gran estructura como aquella. ¿Fue dura esa salida?

Yo creo que son caminos que eliges. Estuvimos en la ONCE tres años en los que aprendí muchísimo. Luego al final decidimos elegir otra cosa, que me alegré porque conocí otro ciclismo. Aquel año lo recuerdo con mucha ilusión. Viví el ciclismo de otra manera. En la ONCE, en uno de los mejores equipos del mundo de aquellos momentos lo suyo era intentar ganar lógicamente. Luego el año siguiente en Portugal en La-Pecol era un poco diferente. Intentaba hacer las cosas bien, pero no era una obligación fundamental ganar.

Aún así, allí estarían encatados contigo. En su gran carrera, la Vuelta a Portugal, dos victorías de etapa y segundo en la general final.

Sí la verdad es que allí es todo una familia. Los equipos son al final de doce corredores, las plantillas no son muy amplias, los masajitas son dos o tres… Desde que empieces la temporada hasta que terminas, son prácticamente los mismos. Encima preparo la Vuelta a Portugal con gran ilusión, ganas ¡y dos victorias más segundo en la general! Fue muy bonito para todos. Para el equipo y para mí personalmente.

Año siguiente, retorno a España y debut en el Tour. ¿Qué supuso?

A mí lo que siempre me han gustado han sido las rondas de tres semanas. La verdad es que llegar a un equipo como aquel entonces era el Illes Balears, con grandísimos corredores como eran Mancebo o Valverde, te dan el calendario de invierno y que en tu primera grande vas a debutar en el Tour… ¡Madre mía! Nunca he corrido una gran ronda y debutar en la más grande. Pero bueno, aquello me hizo ilusión, coger ganas para trabajar, llegar bien de forma y hacer el Tour con la meta en los Campos Eliseos y como se suele decir, ya me dieron el carnet de ciclista.

Temporada siguiente y comienza tu idilio con el Giro quedando décimo. ¿A qué se debe tus grandes resultados con esa carrera?

No lo sé. Desde el primer Giro que he corrido se me ha dado bien, no sé si por mis características o por mi forma de correr, pero la verdad es que sí que le he cogido bastante el tranquillo y sobre todo una carrera que es muy bonita. Tiene unos recorridos preciosos. Luego también por la gente qué es impresionante como sale a animar a la carrera, su carrera. Es una competición que me trae grandísimos recuerdos. El día de mañana me gustaría volver a ella.

El Giro 2010 fue el gran momento de la carrera deportiva de David Arroyo, donde acabó en el podium (foto: Graham Watson)

El Giro 2010 fue el gran momento de la carrera deportiva de David Arroyo, donde acabó en el podium (foto: Graham Watson)

En 2008 vas a la Vuelta a España y consigues tu primera victoría en una grande, siento tu compañero de escapada el gran Kiryenka. ¿Tuvistes claro en ese final en todo momento lo qué ibas a hacer?

Aquel día arrancamos con otro objetivo. Queríamos a ver si podíamos hacer el asalto a la general, ya que Alejandro (Valverde) y Purito estaban vien colocados. Luego por otras circunstancias, el objetivo con el que salió el equipo no se consiguió pero una vez que formamos la escapada con los tres corredores con Kiryenka y Loubet, a cambiar la estrategía y a por la victoría de etapa. Además, en una gran vuelta, la victoría de etapa siempre te hace una ilusión especial.

Para un corredor que ha doblado en el mismo año muchas veces Giro-Tour y Tour-Vuelta. ¿Que carrera de tres semanas te parece más dura?

Yo creo que la carrera de tres semanas más duras que hay es el Giro, sin duda. Nosotros la dureza la medimos en desnivel acumulado, en altitud y allí las etapas son terroríficas. No tienen que ver nada con las etapas del Tour. Todos los días en el Giro hay alguna emboscada, alguna subida. Las etapas llanas tienen su nervio, pero por dureza, me quedo con el Giro.

Giro de Italia 2010. ¿Es especial para David Arroyo?

A mí lo que me gustan son las grandes vueltas y un sueño era hacer un podium. Encima al Giro que por la razón que sea hemos congeniado bien… Llegas, acabas con una semana de rosa, al final segundo… Eso está grabado para siempre.

Ese Giro fue especialmente duro. Nada más hay que recordar la quinta etapa con final en Montalcino que pedaleábais por barro. Muy complicada esa jornada.

Fue una etapa muy dura. Aquel día amaneció con muy mal tiempo, lloviendo todo el día. En invierno suelo coger mucho la bici de montaña, vas por caminos con barros, a pasarlo bien… Yo iba un poco con respeto porque con los caminos voy con la bicicleta de montaña no con la de carretera y no sabía como iba a ir la cosa. Al final fue una jornada dura pero un bonito recuerdo llegar con cuatro grandísimos corredores y hacer quinto.

Llegó poco después la famosa escapada-bidón, que no lo fue tanto porque llegaron unos 56 corredores por delante del pelotón.

Es una de las que suceden una de cada cien años. Nos tocó vivirla por delante y le sacamos un buen partido al tiempo que cogimos. Fue una etapa épica a la vez que rara. Pero a veces, como se suele decir, a río revuelto, ganancia de pescadores. Aprovechar el día y administrar el tiempo que conseguí.

Después de esa etapa, ¿qué le pasa por la cabeza a David Arroyo: ganar, luchar por podium…?

Siempre que arrancas una gran vuelta, piensas en mejorar lo que hicistes el año anterior. Si una temporada atrás fuistes décimo, vas con el objetivo de ser séptimo u octavo. Una vez que nos metimos allí, con aquel tiempo, sueñas con decir a ver si algún día llego fuerte y me logro vestir de rosa y así al menos he ido lider del Giro de Italia. Pero fueron pasando los días y vas viviendo jornada a jornada, no tomándotelo como una gran vuelta, sino como una clásica y cuando termináramos a ver que había sucedido. Así afrontamos luego todo el Giro.

Si hay una etapa especial que todo el mundo recuerdo de ese Giro fue la del Mortirolo y tu descenso de ese puerto. Además, demostraste a mucha gente quién era el lider de la carrera, tomando las responsabilidades en un puerto como ese. ¿Se pasa miedo a toda velocidad y jugándote la carrera?

Todo el mundo me comenta aquella etapa. Aquel día solo tengo el recuerdo de luchar al máximo para no perder la maglia. Ese era mi objetivo. No sé si al final te mentalizas tanto que solo ves carretera y carretera y hasta que no ves la meta no ves otra cosa. Ahí solo veía que pasaban los kilómetros y yo solo quería luchar y defender lo que tenía que era algo grande. Los recuerdos que tengo es que hice una bajada más pero intentando no perder el liderato.

¿Cambió tu vida tras ese Giro?

Cambiar no. Quizás un poco la ambición, porque ya piensas que si he conseguido un segundo, ¿por qué no seguir luchando para por intentar repetirlo en otra ocasión? Al final estar ahí delante es muy dificil y más con los corredores que hay hoy en día. Pero yo sigo con la ilusión de seguir trabajando para estar en las grandes vueltas lo más adelante posible para volver luego a intentar disputar una general, que personalmente sería muy bonito.

¿Te pudo la presión en algún momento por ese resultado?

No, yo creo que no se puede llamar presión.Te empiezas a decir: vamos a seguir trabajando para conseguir todo lo que hemos logrado así, a ver si podemos volver a conseguirlo. La presión te la metes para intentar hacer las cosas lo mejor posible. Volver a tener las sensaciones de estar en un podium, que  es algo que no se puede contar, hay que vivirlo.

¿Qué ocurrió en 2012?

2012 fue un poco cambio de vida. Fueron muchos años, a veces las cosas pasan así, pero bueno, hemos cogido una nueva vida, otro camino y a seguir luchando por lo que nos gusta.

¿Te sentistes decepcionado al no correr ninguna grande?

Decepción es siempre que te preparas para algo y no corres. Esa es la decepción que puede tener cualquier deportista, ya que te cuesta mucho coger la forma, cuidarte, el entrenar, el llegar al cien por cien, la mentalización y ves que te van moviendo grandes citas y te dicen: “no para esta no, para la siguiente” y al final eso duele un poco porque son muchas horas de entreno, de sacrificio y que todo tu trabajo no está teniendo su recompensa porque no estás donde tú quieres, para lo que te estás preparando. Fue un año especial y ahí queda.

¿Hay buena relación con Eusebio Unzué?

Tenemos relación.

¿Cómo es tu presente en Caja Rural- Seguros RGA? ¿Ha sido duro dar un paso atrás, a priori, o motivador por por querer ser el de antes?

Desilusionado para nada. Estoy encantado. He venido a un equipo que desconocía desde dentro pero me ha sorprendido mucho gratamente. Ver la calidad que hay de corredores tanto deportivamente como humanamente. He coincidido con chavales jóvenes que llegan y te preguntan, te piden consejo… Ves que tu trabajo, tu trayectoría, todo el tiempo que llevas de profesionales, la gente te valora. Eso para mí me ha llenado mucho. Además llegas y confían en tí para hacer buenas carreras, pues más aún. Así que desilusionado para nada.


Siendo ya todo un veterano del pelotón, harás con los jóvenes un papel de jefe.

Al final es como lo que me pasaba a mí con la ONCE, que te encuentras con Olano, con Igor (González de Galdeano), con Beloki… con corredores que haces dos días lo estabas viendo por la televisión y eran tus ídolos. Que llegue un chaval jóven o que lleve pocos años y te pida consejo o que te pregunte en carrera ves la ilusión que tienen por hacerlo bien y que sobre mí tienen confianza. Me ha venido muy bien el paso que he dado y muy contento e intentar aprovechar la confianza que han depositado en mí.

Hablando de jóvenes, en la Vuelta a País Vasco ha salido a relucir el nombre de Omar Fraile. ¿Qué opinas de él?

Fue un corredor que lo tenía conocido de oidas. Pero es cierto que habían hablado de él cosas muy buenas, con mucha calidad y ya la está demostrando ahí en País Vasco con ese etapón que se marcó. Y con la edad que tiene, le espera un porvenir bastante bueno.

Y con Txurruka reivindicándose en su tierra.

De Txurruka no hay nada que decir. Yo creo que ha demostrado durante muchos años que es un grandísimo corredor y sabe hacer genial lo que mostró en País Vasco: coger fugas, intentar ganar etapas… Encima ahí en casa, me alegro un montón por él que siga haciendo ver lo grandísimo corredor que ha sido siempre.

Con el Caja Rural intentará recuperar el gran nivel que le hizo ganar una etapa en la Vuelta. (foto: salvamaster1.blogpost.com)

Con el Caja Rural-Seguros RGA intentará recuperar el gran nivel que le hizo ganar una etapa en la Vuelta. (foto: salvamaster1.blogpost.com)

Si tuvieras que señalar algún cambio, si los hay, entre Caja Rural- Seguros RGA y Movistar, ¿cuál sería?

Hay muchos cambios entre comillas. La plantilla es la mitad. Uno tiene cien días de competición y el otro casi tresciento. Eso es un motivo. Luego están las infraestructuras, porque uno tiene quince coches y otro con la mitad le sobra. Esto a nivel de infraestructuras. Pero en otro sentido, todo va igual, sin ningún problema. No nos falta de nada.

Los resultados hasta ahora os están avalando.

Hemos trabajado muy bien este invierno y este principio de año para llegar muy bien a nuestros objetivos que eran marzo, abril y mayo donde tenemos muchos días de competición, grandes carreras como Catalunya, País Vasco, el Trentino, Turquía… Nuestra primera parte de la temporada era esta y el equipo chapeau. El conjunto está muy bien y lo están demostrando con todos los podiums y las victorias.

Para la segunda parte de la temporada, el objetivo será la Vuelta.

Sí. Yo por mi parte intentar trabajar poco a poco y prepararme para la Vuelta que sin duda es el objetivo número uno del equipo junto con País Vasco que está cerca la casa.

¿Hay relevo generacional en el ciclismo español?

Actualmente tenemos grandísimos corredores y por abajo también si cuidamos un poco la cantera. Hay gente joven buena y el siguiente relevo lo tenemos asegurado, que es lo importante. El ciclismo español a día de hoy me encanta, porque tenemos corredores para todas las carreras, para las grandes vueltas, para las clásicas de un día, para una semana…

Si tuvieras que elegir un momento ciclista malo en tu vida, ¿cuál sería?

Siempre que estás parado como estoy ahora. Cuando ves que no puedes entrenar por una lesión, ves que no puede hacer tu rutina, que es el trabajar, el entrenar, el estar al cien por cien…

Para David Arroyo, ¿cuál es el corredor con más clase que ha visto?

A día de hoy Alejandro Valverde.

Hablando de futuro, ¿qué ves cuando termine tu etapa como corredor?

Actualmente no sé como lo veo. No me he parado a pensarlo. Sí que me gustaría trabajar con la base, además de que ya hemos abierto una escuela de ciclismo aquí en Talavera. A largo plazo eso sí, estar con los jóvenes. Sería un sueño seguir trabajando por algo que me ha gustado mucho y que otros ciclistas puedan seguir mis pasos como los de otros corredores. Pero no sé si me veo como director, masajista…

¿Qué harías si tuvieras la oportunidad de volver a un equipo Pro Tour?

Ahora estoy con ellos, muy agusto. Lo que está claro que antes de marcharme de aquí tengo que hablarlo con ellos.

¿Qué tal va esa lesión?

La lesión bien. Poco a poco hemos empezado a hacer algo de deporte como andar, piscina, un poco de gimnasio… La bici espero cogerla pronto para finales de este mes y principios de mayo. Es una lesión muy molesta sobre todo por lo que tarda en curar, con una recuperación muy lenta. Paciencia y poco a poco, que llegará el momento de entrenar y hacerlo con ganas.

Anuncios