Definición de ciclista. Ramunas Navardauskas

Posted on abril 27, 2013

0


Sin querer ser protagonista, Narvadauskas cada día tiene más presencia (es.eurosport.yahoo.com)

Sin querer ser protagonista, Narvadauskas cada día tiene más presencia (es.eurosport.yahoo.com)

Diego de Arístegui Bengoechea – @onlydieks

Algunos le conocen como “El ciclista del barrio”. Por su capacidad de aprendizaje, por el hecho de no llamar mucho la atención tanto subido como bajado de la bicicleta, y porque reúne las cualidades necesarias para triunfar en este deporte. Es un ciclista con mayúsculas, que solamente tiene 25 años, y que ha decidido pasarse por nuestra lista de monográficos tras su reciente victoria en la segunda etapa del Tour de Romandía. Siempre me gusta investigar para calificar de alguna manera a todos estos ciclistas tan especiales. Respecto al protagonista de hoy, decir que es un hombre de equipo, cuyo nivel asciende a marchas forzadas, y que seguro que muchos planteles ansiarían tenerlo en sus filas. Con ustedes, Ramunas Navardauskas.

No ha sido hasta el año 2011, año en el que el equipo Garmin-Cérvelo decidió hacerse con sus servicios, cuando su nombre ha estado en la boca de los expertos y de los aficionados. Sin embargo, Ramunas empezó a despuntar desde que se inició en la categoría amateur, allá por el año 2007. El motivo por el que seguramente su talento ha tardado en darse a conocer sea el país del que procede, Lituania. El país báltico no es de los más conocidos por su tradición en el ciclismo, aunque basta para decir esto y encontrarte casos tan positivos como el de Navardauskas para darte cuenta de hasta donde puede llegar un deporte como el ciclismo. 

Decía que nuestro protagonista pronto empezó a dejar su sello en las máximas competiciones del ciclismo. Con tan solo 19 años, y haciendo su debut como amateur en ese mismo año, Ramunas se adjudicó nada más y nada menos que el Campeonato de Lituania en Ruta. Este iba a ser el primer aviso de una ola de éxitos que se irían sucediendo en los años venideros. Su victoria resultó todavía más espectacular y meritoria porque batió a una referencia del ciclismo lituano en esa época, pero que hoy también lo sigue siendo, y que es conocido entre la afición española por su paso por el Movistar. El mismo Ignatas Konovalovas, que actualmente milita en las filas del exótico MTN-Qhubeka. 

A pesar de que en sus dos primeros años como amateur estuvo corriendo en equipos de su país (Klaipeda y Ulan), su presencia en los campeonatos nacionales de su país, tanto en ruta como en contrarreloj, le situaba siempre entre los grandes favoritos. Tras dos años en los que maduró su talento, dio el paso importante de su carrera cambiando de aires para recalar en las filas del Team Piemonte. En el conjunto lituano, aunque el nombre indique lo contrario, será donde recupere la senda del éxito, concretamente en el año 2010, del que podemos decir que hasta el momento ha sido su mejor temporada. Lo impresionante de esta temporada es que todavía sigue siendo un amateur, hecho que hace más grande sus victorias de etapa en carreras profesionales como la Ronde d´Isard y Boucles de la Mayenne. Pero esto sólo serían aperitivos comparado con su gran triunfo de este 2010, la Lieja-Bastoña- Lieja en categoría sub23.  Lejos de seguir dando muestras de su evidente talento, Ramunas presentaba con apenas 21-22 años una madurez propia de un ciclista mucho más experimentado. En todo este tiempo se había convertido en un ciclista altamente versátil y con unas condiciones ideales para seguir triunfando.

Bien por mal o por bien, su equipo hasta ese momento, el Team Piemonte, se vio obligado a desaparecer de la esfera ciclista. Muchos lituanos se encontraban en las filas del máximo equipo del país como el propio Navardauskas, cuyo futuro estaba en el aire. Por otro lado, los méritos de Ramunas habían sido más que evidentes durante todos estos años, y esto hizo que no tardase apenas tiempo en recibir una oferta de su equipo actual, el Garmin-Sharp (Garmin-Cervélo por aquel entonces). Una elección muy correcta por parte del lituano, que fue a parar a uno de los equipos más completos de todo el pelotón, y que presentaba las condiciones perfectas para que Ramunas siguiese en su proceso de mejoría. Al competir ya junto a ciclistas de un altísimo nivel, Navardauskas explotó su faceta de gregario para los grandes sprinters del equipo en esos años como Hushovd y Farrar.

Con este rol se ha mantenido los últimos años, mejorando y siendo constante, cualidades muy importantes para poder mantenerse en una competición tan exigente como es nuestro deporte. Gracias a esto, Ramunas ha inaugurado su casillero de 2013 con una victoria que bien puede catalogarse como importantísima para su carrera deportiva. Demostrando el buen estado de forma de su equipo, Narvadauskas triunfó en la etapa entre Prilly y Grenchen, correspondiente al Tour de Romandía, su victoria más trascendental hasta este momento, y hago énfasis en esto último porque solamente tiene 25 años.

Sobradamente conocido en su país merced a sus dos Campeonatos de Lituania en Ruta (2007 y 2011) y a su Campeonato de Lituania Contrarreloj (2012), y cada vez más importante en el pelotón internacional por detalles tan significativos como vencer en Romandía este año, o vestirse de rosa en el Giro de Italia en 2012, Ramunas Narvaduskas es un ejemplo de versatilidad sobra la bicicleta, algo que parece complicado en un deporte donde digamos que los corredores tienden a especializarse con relativa facilidad. Por esta razón me parece muy difícil poder pronosticar el alcance que puede llegar a tener este ciclista en el futuro. Lo que sí es cierto es que, resguardándose en la sombra, se ha convertido en rival tremendamente incómodo como para llevarlo de compañero de viaje en cualquier terreno. Ramunas Narvadauskas, un ciclista.

Anuncios