La preparación de los favoritos para la contrarreloj del Giro 2013

Posted on mayo 9, 2013

0


La primera gran jornada de este Tour será una crono de 55 km (foto: mediotiempo.com)

La primera gran jornada de este Giro será una crono de 55 km (foto: mediotiempo.com)

Antonio Álvarez Lovillo-@lovillo99

La primera prueba realmente seria de este Giro de Italia será una contrarreloj individual de un kilometraje excesivo para una octava etapa de una gran ronda. 54,8 km entre las ciudades de Gabicce Mare y Saltara que hacen temer a más de uno por decir adiós a prácticamente sus opciones de hacer una buena carrera en el Giro. No será el fin, claro está, pero sí un gran batacazo para muchos ciclistas ya que el que no ande fino el sábado, puede rondar una pérdida superior a los tres minutos siendo generoso. Así es el Giro, que aparte de la sufrida montaña que tiene que venir, te incluyen kilómetros contra el crono, para que al que gane, se le pueda decir de todo menos que no se lo ha merecido. Primera prueba de fuego y a continuación, vamos a relatar como llegan los favoritos y como la han preparado, ya que, una etapa así no habrá pasado desapercibida para nadie.

Comenzando por el gran Bradley Wiggins, nada más tenemos que decir que ha traido a esta ronda su nueva compañera para luchar contra el tiempo. Es la bicicleta de Pinarello, que como ya desvelamos hace unos días, es un cinco por ciento más ligera y le producirá menos rozaduras con el viento, todavía un 15%más aerodinámica. A ello se le unen su perfecto estilo y su condición de pistad, que lo hacen el máximo favorito para la disputa de la etapa. Más aún si tomamos como precedente el hecho de que en la crono por equipos de la primera semana, ya ganó con compañía de sus compañeros. Sus dos únicas jornadas de lucha individual este año no han sido tal cual, sino con el Sky, en el Trentino y en el propio Giro de Italia, ganando ambas, así que no podemos tomar una referencia exacta. Eso sí, si cogemos los datos del año pasado, el Sir del ciclismo arrasó con todo: Primero en el prólogo del Algarve; segundo en prólogo de París Niza y ganador en la cronoescalada final; undécimos en prólogo de Romandía, aunque ganó la crono final; otro segundo en la jornada inicial de Dauphiné. Repitió victoria en la jornada larga de la carrera francesa (53 km) y en el Tour ganó dos de las tres que se disputaban (donde fue segundo). Para rematar, campeón olímpico de la disciplina. Una pequeña referencia: en la etapa de 53 km de crono de Dauphiné, Wiggins metió dos minutos al décimo clasificado. Ahí una estimación del tiempo que puede llegar a sacar.

Wiggins es el máximo favorito. En parte, porque el año pasado ganó las dos contrarrelojs del Tour (foto: golpedirecto.com)

Wiggins es el máximo favorito. En parte, porque el año pasado ganó las dos contrarrelojs del Tour (foto: golpedirecto.com)

No nos equivocamos si después de todo esto lo elegimos como el que estará más arriba en las apuestas. El otro gran favorito es Vincenzo Nibali, cuyo año si ha estado más nutrido de cronos y un invierno marcado por el trabajo en el tunel del viento. Consciente de que si quiere derrotar a Wiggins, no puede quedar muy lejos de él en esta disciplina. El Tiburón quedó este año duodécimo en la crono de Tirreno, mientras que en San Luis fue cuarto. Pero tendrá que hacerlo mucho mejor si quiere que no le asesten una minutada, de ahí que Astaná haya estado este invierno con las pruebas. Y es que, Nibali en comparación con Wiggins hace un año, perdió nada más y nada menos que 3:38 en la crono final del Tour. En Dauphiné, fueron 3:30, ambas siendo superior el kilometraje a 50 km. No se puede repetir esto porque decantaría mucho el triunfo para el británico. De todos modos, esas estadísticas están para romperlas, así que Nibali tendrá que dar lo mejor de sí el sábado para que el trabajo de invierno haya sido aprovechado.

El tercero en discordía es Ryder Hesjedal que se ha presentado este año con un trabajo en el tunel del viento de Castelli durante parte de marzo. A ello se le tiene que unir la labor sofisticada que realiza la marca Cervelo con sus bicicletas, en California, con simulaciones con muñecos de espuma y técnicas que usan en la Fórmula 1 o en la Copa América de Vela. El resultado, una bicicleta que sea la mejor para cada ciclista y que por supuesto, se sienta lo más cómodo posible. Su temporada en este apartado se limita a un discreto puesto 48 en el prólogo de Romandía. Si echamos la vista atrás, tampoco destaca de algún modo especial en resultados en la crono. Lo más reseñable, la sexta posición de la etapa final del Giro 2012. La última gran crono larga que Hesjedal disputó fue la de los JJOO en Londrés, en las que sobre 44 kilómetros llegó a perder más de cinco minutos respecto a Wiggins. Tampoco le fue bien en la del Tour 2011, cuando en un kilometraje parecido también rondó la misma pérdida. Mucho habrá tenido que trabajar Hesjedal en este apartado, puesto que este año no es el más fuerte en la crono respecto al anterior, como le ocurrió con Purito. No obstante, su mayor credencial fue el año 2007 cuando fue campeón de Canadá en contrarreloj.

El túnel del viento es lo más recurrido para mejorar las prestaciones en esta disciplina. En la foto, Beñat Intxausti hace unas semanas (foto:deia.com)

El túnel del viento es lo más recurrido para mejorar las prestaciones en esta disciplina. En la foto, Beñat Intxausti hace unas semanas (foto:deia.com)

Cadel Evans es la gran incógnita. No por su sobrada clase en la disciplina que analizamos, sino porque la montaña es muy abundante en esta edición. Pero a lo que vamos. Evans tiene una posición muy depurada, que le proviene ya de hace muchos años cuando pasaba jornadas y jornadas en el tunel del viento de Milán para preparar las cronos del Tour. Su mejor posición este año ha sido un noveno puesto en el prólogo del Trentino, acabando las demás bastante alejado de los primeros puestos. Por suerte, muchos de los máximos favoritos han coincidido en acción, así que tomamos la comparativa del Tour de Francia 2012 y de la Dauphiné 2012. En el primero, en la última gran jornada, la ITT de 52 km estuvo a 6 minutos de Wiggins. Mejor lo hizo sobre los 53 de Dauphiné, perdiendo un par de minutos. En situación similar está Gesink, cuya mejoría ha sido notable. Ya lo vimos el año pasado en la Vuelta, donde en la crontarreloj de 39 km fue duodécimo. En el Tour solo disputó la primera, terminando a cinco minutos de Wiggins. Previamente, lo había hecho mejor en el Tour de Suiza, finalizando quinto a escasos 20 segundos de Cancellara (aunque este fue segundo). Una incógnita será Gesink el sábado, más por ser quién es, una eterna promesa, cuyo brillo se diluye cada vez más.

Scarponi es uno de los más vulnerables en este apartado. Prueba de ello son los seis minutos dejados en la crono final del Tour de Francia o los cinco en la anterior. En el Giro pasado, finalizó el 23 en la última etapa, a dos minutos del ganador (sobre 28 km eso sí). Es consciente de que perderá bastante tiempo, por ello el equipo Lampre estuvo trabajando en Marzo en su sede aspectos en el tunel del viento para mejorar la bicicleta con Pozzato y Ulissi. Mejoras para que Scarponi no diga adiós a sus aspiraciones. Samuel Sánchez es la gran baza española y en la crono no debe dejar sus opciones de ello. Ha tenido (al igual que sus compañeros) la bici de contrarreloj en su casa para entrenar con ella. Si tenemos que comparar un resultado, no debe ser muy esperanzador para Samuel, que llegó a más de siete minutos de Wiggins en la Dauphiné con la crono de 53 km. Este año estuvo a tres minutos de Martin en la de País Vasco sobre 24 km. Mucho mejor tendrá que hacerlo si quiere estar en el podium final. Otra esperanza española es Beñat Intxausti que se preparó en el túnel del viento de la Universidad de Granada. Parece que este año mejoró con un tercer puesto en la ITT de País Vasco. A ello se le unirá el trabajo anteriormente mencionado. Su resultado de referencia es el quinto lugar en la crono de 40 km de la Vuelta, más el 45 en la final del Giro.

En definitiva, la contrarreloj será decisiva para imponer las primeras diferencias de este Giro de Italia 2013. Muchos corredores perderán bastantes minutos que tendrán que recuperar en las jornadas de montaña. Para que mentir, la lucha será contra Bradley Wiggins quién puede implantar su ley en una disciplina que se defiende como mejor que nadie. El trabajo previo ya está realizado y ahora solo faltan que los resultados salgan a la luz. Nosotros los hemos analizados, pero ellos son los que tienen que rubricarlos.

Anuncios