¿Qué te pasa, Sky?

Posted on mayo 11, 2013

0


La crono por equipos ha sido la única alegría hasta el momento para el poderoso conjunto (foto: eltiempo.com)

La crono por equipos ha sido la única alegría hasta el momento para el poderoso conjunto (foto: eltiempo.com)

Antonio Álvarez Lovillo-@lovillo99

Una semana de Giro de Italia y parece que las tornas han cambiado. Ya no podemos decir que Wiggins sea el principal favorito para el triunfo final. Es más, a tenor de los resultados podemos decir que es más que vulnerable en determinadas partes del recorrido. Pero no hay que echarle la culpa solamente a un corredor, sino tenemos que ver que el conjunto Sky estos siete días ha sido de todo menos el que nos tiene acostumbrado en los últimos meses (y si lo pensáis hasta años). Es curioso analizar esto, más aún cuando hace unos días aquí mismo escribíamos la posibilidad de que el equipo británico de Dave Brailsford de ganar las tres grandes, ahora se parece diluir a las primeras de cambios. ¿Por qué ha ocurrido tan repentino? Despues de realizar una asombrosa primera parte de la temporada, Sky tiene dudas y el mundo se asombra. Es lo que ocurre, cuando nos tiene tan mal acostumbrados.

Segunda jornada del Giro de Italia 2013. Victoria conjunta del Sky en la contrarreloj por equipos. Liderato para Salvatore Poccio. Wiggins y sus colombianos bien colocados. El guión es el previsto. A nadie sorprende. Tercera etapa. La única gran dificultad era un minipuerto, el Sella di Catona. Para sorpresas de todos, Nibali y sobretodo Hesjedal deciden mover la carrera. Las cámaras empiezan a moverse buscando a Wiggins que sorprendentemente, en un puerto de tercera, va en solitario e incluso se llegó a cortar respecto a los buenos levemente.  El descenso fue (aunque pocos nos diéramos cuenta) el presagio de lo que está castigando más al Sir. En cola de pelotón, muy lento y muy precavido. No quería susto, aunque sí que tuvo alguno cuando estuvo a punto de no entrar con los favoritos. Jornada salvada y segundo clasificado en la general. Después de todo, el resultado no está nada mal.

Día siguiente y misma tónica. Esta vez era el puerto de Croce Ferrata, de segunda el que iba a despertar los movimientos. La lluvia había hecho acto de aparición y el descenso se presentaba complicado. Tanto, que el lider del equipo Sky probaba el suelo y perdía en meta 17 segundos. Su compañeros Urán y Henao entraban con el de cabeza, por lo que no esperaron a su jefe de filas. Da igual si fuera decisión personal o técnica, pero lo cierto es que el ganador del Tour de Francia 2012 entraba con tiempo perdido y en solitario. Suerte que otra caída, pero esta vez masiva, hizo que se unificaran tiempos en la etapa que acababa en Matera. Con esto, Urán era el mejor situado del equipo Sky y Wiggins prácticamente había perdido el margen ganado con la crono por equipos, situándose en el mismo tiempo que Nibali y Hesjedal.

Marcas de la caída de Wiggins en la séptima etapa (foto: Sky)

Marcas de la caída de Wiggins en la séptima etapa (foto: Sky)

Lo mejor estaba por venir. Bueno, mejor para el espectáculo pero realmente malo para Sky. Etapa entre Marina di San Salvo y Pescara. Lluvia, mucha lluvia. Descenso del último puerto de la jornada. La televisión se centra en las caídas y en Wiggins, que a cola del grupo principal, toma las curvas con temerosidad. Mientras por delante, Nibali lanzaba su bici carretera abajo para intentar ganar tiempo (y un buen golpe también). En el descenso Wiggins, gastó más frenos que en toda la etapa. Y ni por esas evitó que se cayese. Y de nuevo, ningún corredor de Sky a su lado. El lider solo. Muy vulnerable se vio. El resultado: más de un minuto y medio de diferencia respecto a los teóricos favoritos. Este no era el guión. Descenso, mala suerte, lluvia… Muchas eran las justificaciones pero aún estaban confiados en que la crontrarreloj de Saltara arreglara las cosas.

Y los prolegómenos eran que Wiggins iba a arrasar. Su primera referencia era que tenía que cambiar la bicicleta por un problema mecánico. No solo eso, sino que ya perdía tiempo en el punto intermedio. Henao por su parte, doblaba a Kelderman y mejoraba a su jefe. ¿Solo era Wiggins el del mal Giro entonces? Finalmente, el campeón contra el crono olímpico quedó segundo a tan solo diez segundos del ganador Dowsett, pero no pudo recuperar nada de lo que había dejado por el camino en jornadas previas. Henao fue de más a menos, y aunque cuajó una buena crono, se vio relegado por detrás de su capitán. El caso es que en esta semana que llevamos, Sky no ha mostrado nada de lo que desde Enero hasta Abril ha atemorizado al resto de equipos. Como diría un famoso entrenador ¿Por qué?

Mala suerte es lo primero, pero no se puede decir que esa sea la que provoque que Wiggins vaya solo una y otra vez. Se puede dejar a un colombiano delante y otro ayudándole, pero es que aparte de estos dos, no se ha visto nunca a otro compañero escoltándole en los momentos decisivos. También hay rumores de que en el momento decisivo, la marcha de Bobby Julich tenga influencia negativa, por ser un conocedor de las carreras. Personalmente, la teoría de que Sky flojea no es equívoca. Desde principio se han mostrado muy fuertes, y todos los corrredores pasan por picos de forma, que aunque tenían que coincidir en el Giro, la carga de trabajo puede adelantarlo o un exceso de esto puede llevar a un cierto cansancio. A eso se le unen, el recorrido tan quebrado de la carrera, que obligan a doblar el esfuerzo y si los corredores no están en forma, dificil pueden hacer algo.

Por su parte, lo de Wiggins descendiendo es de tratar. No se llega al extremo Schleck y el susto a correr, pero sí que le ha cogido un temor inusual. Desde aquí al final del Giro puede ser atacado más bajando que subiendo y sin contar que carretera arriba aguante los cambios de ritmo. Ya se sabe que no va a hacer fácil y que se va a tener que mover. Pocas veces hemos tenido que ver a un Wiggins ofensivo, por lo que el guión al que tanto hemos hecho referencia es lo opuesto a lo del principio. Lo único claro a día de hoy, es que Sky no es el de antes y es que, han llegado al momento decisivo más débiles (o menos fuerte) de la temporada, y eso en un todo señor Giro de Italia, pasa factura.

Anuncios