Historias del Giro: Andy Schleck se presenta al mundo en 2007

Posted on mayo 15, 2013

0


Andy Schleck acompañando en el podium final a Danilo di Luca y a Eddy Mazzoleni (bloggen.be)

Andy Schleck acompañando en el podium final a Danilo di Luca y a Eddy Mazzoleni (bloggen.be)

Antonio Álvarez Lovillo-@lovillo99

¿Qué relación puede guardar actualmente el Giro de Italia y Andy Schleck? Lo cierto es que poco. Pero hubo un día, en el que ambos se cruzaron en el camino y formaron una bonita relación. Fue corta pero intensa. Y es que el menor de los Schleck solo ha corrido una vez el Giro de Italia. Fue en 2007 y con tan solo 21 años se plantó en el segundo cajón del podium final. Hace no mucho, el ciclista que vemos deambulando por las carreteras (ahora en California) llegó a ser una promesa. Incluso se convirtió en estrella. Ahora mismo, le falta luz a su vida ciclista. Por suerte, podemos ver también que la otra parte de la relación, el Giro de Italia, reluce más fuerte que nunca. Durante unos minutos nos vamos a adentrar en quizás en el resurgimientos más fuerte de los últimos años en las grandes vueltas. Como ya hemos dicho, es Andy Schleck, genio y figura tanto para lo bueno como lo malo.

Año 2007. El apellido Schleck solo recordaba a Frank y como mucho, al padre de él Johny. Se sabía que este tenía un hermano pequeño pero nada más. ¿Quién no recuerda a los hermanos Beloki? ¿O a los Sagan ahora? No se podía decir que Andy iba a ser el bueno de los dos. En parte, porque el año anterior, en 2006, el de la famosa Operación Puerto, el CSC se había llevado la más que mítica etapa del Alpe D’Huez con el propio Frank. Por ello, y a que Sastre había quedado cuarto, estos dos iban a ser los jefes de fila para el Tour de esta temporada. Para el Giro, el conjunto danés presentaba un equipo fuerte pero sin una referencia clara para la genera. Entre sus integrantes, estaban entre otros Kolobnev, Haedo, Zabriskie y un tal Fabian Cancellara. Está claro que el principal objetivo era ganar el mayor número de etapas. En lo referente a Schleck, llevaba en el equipo prácticamente desde su mayoría de edad. No obstante, apenas tenía resultados destacables: dos etapas del Tour de Sajonia y campeón de Luxemburgo de contrarreloj. Ese 2007 ya había dejado huella en París-Niza donde acabó el 16 y en Romandia, octavo.

Andy Schleck con el maillot de mejor joven durante unas de las etapas del Giro 2007 (foto: cyclingnews.com)

Andy Schleck con el maillot de mejor joven durante unas de las etapas del Giro 2007 (foto: cyclingnews.com)

Con esta tesitura, y tras haber acabado él junto a otros integrantes del CSC cuarto en la crono por equipos de la jornada inaugural, pronto mostró sus credenciales. En la etapa número cuatro, llego con los mejores precisamente en la misma posición que etapa correspondía. Acababa en Montevergine di Mercogliano y el vencedor fue Danilo di Luca, a la postre ganador del Giro de Italia 2007. En la décima jornada, que acababa en el Santuario Nostra Signora della Guardia, Schleck movió la carrera en la subida final, aunque fue superado por Piepoli y el propio Di Luca en meta. Ya con maillot del mejor joven, repetiría puesto de honor en Briançon, previo a una cronoescalada donde demostró que tampoco se le da mal este terreno. Incluso superó a Di Luca en la jornada del Monte Zocolan. Este joven había que tomárselo en serio. Antes de ello, había pasado por sus momentos más complicados en Tre Cime di Lavaredo, una cumbre que este año tambiéne tiene el Giro en su recorrido. La crono final, solo le hizo reafirmarse en el segundo cajón del podium, acabando por delante de Nibali incluso.

Esta fue su carta de presentación. Un segundo puesto a unos dos minutos del ganador final, Danilo di Luca en su primera gran vuelta de tres semanas. Su temporada finalizaría con una honrada cuarta posición en el Giro de Lombardia. Y solo tenía 22 años. ¿Acaso estábamos ante una futura estrella? No tardó en ir al Tour, donde acabaría undécimo en 2008 para repetir tres podiums en las siguientes temporadas (y en 2010 como ganador). Todo esto era lo que hizo Andy para que el mundo del ciclismo lo considerara como uno de los mejores vueltómanos del mundo. Ahora, intenta recuperar su mejor forma, siempre con la estela del ciclista que fue. No estaría mal que intentara retomar su relación con el Giro, aunque este ahora se ha puesto muy exigente. Pero como se suele decir, más vale malo conocido, que bueno sin conocer.

Anuncios