Colombia no se cansa de brillar

Posted on mayo 26, 2013

0


La bandera colombiana volvió a subir al podio del Giro.

La bandera colombiana volvió a subir al podio del Giro.

Enrique Delgado Sanz@Delsanz

Si un país, además de Italia, debería sentirse orgulloso al término de este Giro no podría ser otro que Colombia. El país sudamericano está de moda y puede presumir de ciclistas. Las grandes actuaciones de los “escarabajos” en rondas de prestigio como la Volta a Catalunya o la Vuelta al País Vasco hacían presagiar que lo iban a hacer bien en Italia pero los resultados han superado, si cabe, las expectativas.

Don Rigoberto Urán y don Carlos Alberto Betancur han conseguido poner la bandera colombiana en lo más alto. Cada uno a su manera, Urán destacando en la general, templado y sólido durante tres semanas y Betancur fiel a su estilo: guerrero, batallador, inconformista e impetuoso.

El primero llegó a Italia con la misión fundamental de ayudar a su jefe de filas y patrón, Bradley Wiggins, cuando la carretera se pusiera cuesta arriba pero se llevó un premio mayor, el segundo puesto. La competición, la lluvia y los peligrosos descensos rápidamente descartaron al sir, que antes de marcharse a casa delegó el poder en su virrey, que por entonces ya había levantado los brazos en su terreno, la alta montaña. Urán rubricó su magnífica ascensión al Altopiano del Montasio con una victoria impecable que le catapultó a un podio que ya no abandonaría hasta que se bajó en Brescia tras recibir su reconocimiento y trofeo.

Terminó bien, tranquilo, con fuerza y sólo con Nibali por delante. Nadie que no fuera el campeón demostró más que él en la montaña. Cumplió contra el crono y demostró que es una alternativa sólida -al nivel de Porte- para futuras ocasiones. En Sky pueden estar contentos con su rendimiento. Fenomenal. Ahora le toca descansar.

De menos a más pero con el objetivo de la maglia blanca entre ceja y ceja. Ese podría ser el diario de ruta de Carlos Alberto Betancur. Sólo 23 años y un estado de forma glorioso le han destapado como un valor a tener muy en cuenta en los próximos años. Ya sabíamos que subía como los ángeles y que podía hacerlo muy bien en vueltas de una semana y grandes clásicas con muros históricos, pero ha dejado claro que las rondas de tres semanas tampoco se le atragantan. Dos segundos puestos, la maglia blanca, el quinto escalón en la general y el respeto de sus rivales. Todo eso se lleva el de Antioquia en la mochila para futuros envites.

Pequeñas decepciones

Colombia ha brillado pero no como conjunto. Mucho se esperaba del Team Colombia en este Giro pero ninguno de sus corredores ha podido conseguir esa anhelada victoria parcial que les habría regalado la wildcard para el año que viene. Es cierto que la han rozado en

Se esperaba algo más del Team Colombia (Foto: Bettini).

Se esperaba algo más del Team Colombia (Foto: Bettini).

varias ocasiones pero, aunque ganar siempre sea difícil, se esperaba que planteasen un poco más de batalla cuesta arriba, sobre todo Atapuma. El mal tiempo y la gran competencia que han acompañado al pelotón disculpan a los escarabajos. Duarte y Chalapud cumplieron. ¿Volveremos a verles el año que viene?

Cerca de veinte minutos se dejó un hombre llamado al top ten. La pérdida total ascendió hasta los 18’19’’ para Sergio Henao, un hombre que maravilló en la Flecha Valona, País Vasco y Mallorca. El exceso de competición propició que su motor dijera basta y se dinamitaran sus opciones de hacerlo bien. Quedó relegado a un discreto segundo plano. Eso sí, arrimó el hombre cuando Wiggins primero y Urán después lo requirieron.

Pequeños detalles

La superioridad de Nibali en este Giro ha sido más que evidente. No ha tenido rival. Ha sido el más fuerte siempre pero aún así queda para el imaginario colectivo articular un Giro en el que Urán no se hubiera dejado un minuto y medio en la séptima etapa por esperar a Bradley Wiggins. ¿Qué hubiera pasado? Eso ya es historia.

Muy incisivo ha estado Betancur, que se habría llevado una victoria para casa si no se la hubiera llevado antes Maxim Belkov. El ruso de Katusha se llevó la novena etapa, algo que parecía no saber el de AG2R tras vencer a su compatriota Jarlinson Pantano en el sprint final de la etapa. Mal rato se tuvo que llevar el mejor joven de este Giro, todo lo contrario que su compatriota que, tras entregar la cuchara en la llegada, regaló una de las mejores fotos de la Corsa Rosa. Su sonrisa burlona contrastó con la efímera alegría de Betancur, el segundo ganador de la novena etapa.

betancur-giro-italia-etapa-9

Betancur celebra su no victoria con Pantano al fondo.

Anuncios