El ganador del Tour en el podio de la Dauphiné

Posted on junio 10, 2013

0


Gabriel Álvarez- @Gabialv91

El Criterium du Dauphiné, siempre ha sido una prueba estrella, pero más que un título del que pueden presumir grandes nombres como Merckx, Hinault o Induráin, también es la primera etapa, una etapa moral y sin bonificaciones de tiempo para el Tour de Francia. Muchos pensaréis, y es verdad, que puede ser difícil mantener el máximo nivel durante más de un mes (entre etapa reina del Criterium y etapa reina del Tour puede haber 40 días de diferencia), pero en los últimos años, el que se ha vestido de amarillo en París, había saludado a todos los aficionados unos días antes desde el podio de la anteriormente llamada Dauphiné Libéré.

Año 2009:

Todos los ojos estaban puestos en Alberto Contador. El ganador del Tour de 2007 había sido vetado en la ronda gala en 2008 y se preparaba para recuperar su cetro. La mejor preparación era correr y ganar la Dauphiné. Como su máximo rival aparecía Cadel Evans. Parecía que el tiempo del australiano llegaba a su fin y que aquel Tour que daría comienzo pocas semanas después sería su último tren. En las dos contrarrelojes Evans sacó tiempo a todos sus rivales y todo hacía indicar que sería el ganador. Pero un ataque a 9 kilómetros en el Mont Ventoux de Alejandro Valverde dio un vuelvo a la general. Como todos sabéis el ganador de aquel año en el Tour, y con un dominio espectacular fue el tercer clasificado, Alberto Contador, el mismo que perdió tiempo con Evans en las dos cronos, se exhibiría en la montaña y ganaría la crono. Ganador del Tour 2009, Contador, tercero en la Dauphiné.

Año 2010:

En esta ocasión Alberto Contador repetía la rutina del año anterior e iba al Critérium a afinarse para el Tour. Se mostró fuerte en la montaña, e incluso se vistió de líder los primeros días gracias al prólogo. Pero en la contrarreloj se vio superado, ampliamente superado, por Brajkovic. El corredor esloveno aguantó a Alberto en la montaña, pero el pinteño se había mostrado fuerte y con las piernas ágiles. Decisiones extradeportivas al margen de amarillo en París se vistió Alberto Contador, segundo en el Critérium du Dauphiné.

Contador sabía que llegaba al Tour en buen estado de forma, pese a ser superado por Brajkovic

Contador sabía que llegaba al Tour en buen estado de forma, pese a ser superado por Brajkovic

Año 2011:

Este año el Tour tenía un nombre, Bradley Wiggins. Todavía no era Sir, pero ya daba muestras de lo que podía ser capaz de hacer. Acudió al Critérium a ganarlo, para así preparar el Tour y no defraudó. Aguantó en la montaña y destrozó a sus rivales en su terreno. El único que puede decirse que le incomodó ligeramente fue Cadel Evans, a más de un minuto. Pero ocurre que a veces el destino te pone piedras, en este caso en forma de caída y rotura de clavícula en la primera semana. Es entonces cuando aquel corredor que no había incomodado nada a Wiggo y que todos pensábamos que se le había pasado el tren se hizo con su primer Tour de Francia. Amarillo en París Cadel Evans, segundo en el Cirtérium du Dauphiné.

Año 2012

Si el año anterior el Tour tenía nombre, en la edición de 2012 las casas de apuestas se plantearon no aceptar a Wiggo como ganador. Como el año anterior acudió a la Dauphiné a prepararse, y como el año anterior esperó a la crono para destrozar a sus rivales. Ese año el Tour no le tenía una piedra en el camino, incluso desde su propio equipo se encargaron de barrer la única que podría haberle incomodado. Bradley Wiggins arrasaba en el Critérium y luego arrasaría en Tour.

Wiggo cimentó sus dos victorias en la Dauphiné en la crono, como haría en el Tour 2012

Wiggo cimentó sus dos victorias en la Dauphiné en la crono, como haría en el Tour 2012

Año 2013: Es difícil mantener la forma tantos días, pero la superioridad que ha mostrado Chris Froome en esta edición ha sido superlativa. En los últimos años el ganador del Tour se encontraba en el Podio de la Dauphiné y este año al líder del Sky le han acompañado dos gregarios que no optan a la victoria en París. Nosotros esperamos que no siga esta tradición, ya que queremos ver a un español en lo más alto, pero hoy por hoy podemos decir que la cabeza nos dice que Froome es el gran favorito para vestirse de amarillo en los Campos Elíseos.

Anuncios