El sprint también habla francés

Posted on junio 11, 2013

0


Enrique Delgado Sanz@Delsanz

A falta de una cantera capaz de producir ganadores potenciales del Tour de Francia, la escuela francesa ha sabido reconvertirse. El punto de mira los preparadores galos ahora está puesto en las llegadas masivas y a tenor de los últimos resultados, parece que el cambio de aires está dando sus frutos. Bouhanni, Demare y el joven Coquard han conseguido victorias de gran calibre este año y sobre todo han pasado a ser considerados por sus rivales, algo extrañados al ver franceses en estas lides.

Desde que Hinault triunfara en la ronda gala allá por 1985 ninguno de sus compatriotas ha sido capaz de hacerle sombra. Es cierto que Virenque, Moncutie, Rolland o incluso Voeckler han firmado jornadas de gloria en las grandes vueltas, pero ninguno de ellos se vistió de amarillo ni fue capaz de regresar a los Champs Elisees con el más preciado botín; Virenque y Voeckler atravesaron el Arco del Triunfo con el maillot de la montaña y con el cariño del público respectivamente, pero poco más.

Demare, Bouhanni y Petit, tres de las grandes amenazas francesas.

Demare, Bouhanni y Petit, tres de las grandes amenazas francesas al sprint.

La juventud francesa habla en términos de velocidad y, aunque por el momento no hayan sido  capaces de doblegar los dictados de hierro de hombres como Cavendish o Greipel, la nueva hornada de sprinters franceses se ha destapado en las vueltas World Tour de segundo nivel, así como en los escalones continentales.

París Niza fue territorio vedado para Nacer Bouhanni hasta que una desafortunada caída le obligó a marcharse a casa con la boca ensangrentada –pero esta vez sin boxear-. Una gran victoria en la segunda etapa y el maillot de líder le catapultaron al primer nivel mundial. En el Giro no pudo con Cavendish pero el pupilo de la FDJ no dejó de intentarlo, sobre todo en las primeras jornadas. A partir de ahí se diluyó, en parte por la montaña, territorio que se le atragantó más de lo esperado.

El triunfante Arnaud Demare; musculoso, joven –apenas 21 años- con cara de galán y compañero de Bouhanni a las órdenes de Marc Madiot, tampoco se queda atrás en lo que va de temporada. A su flamante victoria en el Tour de Suiza, por delante de un negado esta temporada Goss, el de Beauvais tiene que añadir varias victorias más. Impuso su ley en tres etapas de las 4 Jornadas de Dunkerque, donde también se llevó el maillot de líder. Además también ganó el GP Denain y dio al palo en la primera etapa del Tour Down Under y en otra etapa de la Bayern Rundfahrt, cuando le superó Ciolek.

Así venció Coquard en Bessèges.

Así venció Coquard en Bessèges.

Para el final aguarda la promesa que lleva camino de convertirse en realidad el año que viene. Bryan Coquard inspiró a todos en el Tour de Langkawi, donde consiguió dos etapas demostrando su clase y superioridad en la disciplina bajo temperaturas más propias del Sol que de una capital de Malasia. En la Etoile Bessèges, le robó otra etapa al pelotón y en Picardie más de lo mismo. El de Europcar aún tiene que foguearse un poco más pero va por el camino dictado para los campeones.

El futuro lo tienen asegurado. De los tres el mayor es Bouhanni con apenas 22 años pero por detrás, las nuevas perlas de la cantera –con permiso de esta terna- vienen apretando el acelerador. Adrien Petit y Julian Alaphilippe están llamados a hacer grandes cosas en las llegadas masivas. Su explosión es cuestión de tiempo y el dominio francés en el sprint, también.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera