El Tour más difícil para RadioShack

Posted on junio 25, 2013

0


Enrique Delgado Sanz@Delsanz

Esta temporada todo comenzó siendo del color de las rosas en el seno de la escuadra americana. Fabian Cancellara se mostraba intratable en todas y cada una de las Clásicas y Monumentos en los que triunfó sin contestación, el regreso y recuperación de Andy Schleck parecía una realidad, nuevas perlas como Kiserlowski o Nizzolo pedían paso y unos incombustibles Horner y Voigt seguían a lo suyo dando guerra. Pero tras las exhibiciones de Cancellara todo se tornó en un color rosa algo más grisáceo.

Andy Schleck, viudo de la compañía de su hermano y mejor escudero, no terminó de asentar su irreverente cabeza en la carretera. A los malos resultados les siguió el escándalo de aquel ascensor muniqués, en el que se acusó al pequeño de los Schleck de ir con alguna copa de más tras abandonar Tirreno. Después de este comprometido trance, el llamado a ser el líder de RadioShack en el Tour entonó el propósito de enmienda y coloreó los oídos de patrocinadores y fieles aficionados con dulces promesas de regreso a las más altas esferas en triunfos y espectáculo. Para entonces ya era demasiado tarde.

radioshack-leopard-andy-schleck

El líder luxemburgués tendrá que dar la cara. ¿Estará preparado?

El luxemburgués procuró dejarse ver en las posiciones delanteras del pelotón cuando este circuló por California o Suiza, pero a la hora de la verdad y en el que teóricamente era su terreno, la alta montaña, Andy siempre reincidía y claudicaba a las primeras de cambio.

Con esta nefasta carta de presentación llega Schleck a un Tour en el que nadie le espera al máximo nivel. Es esto mismo lo que impacta sobre el paraguas de las críticas de RadioShack: el no presentar un plantel de garantías y con opciones de cuajar una brillante actuación en la carrera por etapas más grande del mundo pese al gran presupuesto que manejan.

El vasco tendrá que echarse el equipo a la espalda si falla Schleck.

El vasco tendrá que echarse el equipo a la espalda si falla Schleck.

El creer que Andy Schleck podría llegar a ser una alternativa sólida para este Tour podría ser un arma de crítica contra los directores de RadioShack, sobre todo tras ver sus actuaciones de los últimos años, pero en la escuadra americana no son tontos y tenían un plan B; un plan B que también les ha fallado, al menos en parte. Chris Horner y Haimar Zubeldia serían los encargados de ensalzar sus colores en el previsible caso de que el pequeño luxemburgués fallase y las lesiones se han cebado con Horner, también lastrado por la edad, quien no podrá estar.

En este punto aparece Zubeldia, un hombre que siempre lo hace bien cuando nadie espera nada en absoluto de él y capaz de superar las expectativas que el más optimista de los analistas deposita sobre sus espaldas. Siempre ha cumplido y más en la ronda gala por lo que este año está más obligado que nunca a ser él mismo para aportar solidez y ser la referencia del magullado Radioshack. Ya lo hizo Kiserlowski en el Giro, donde dio mucho más de lo que podía dar, y ahora le toca al vasco ser el salvador del honor de los americanos. Por lo menos hasta que vuelva Cancellara por sus fueros.

Anuncios