Gesink coge las vacaciones en Córcega

Posted on julio 1, 2013

0


Gesink ha decepcionado nada más comenzar el Tour (foto:bicycling.com)

Gesink ha decepcionado nada más comenzar el Tour (foto:bicycling.com)

Antonio Álvarez Lovillo-@lovillo99

Muy pronto, demasiado incluso podríamos decir, Robert Gesink ha hecho de las suyas. El quinto clasificado en la general final del Tour de Francia de 2010 se ha dejado en la meta de Calvi más de ocho minutos, diciendo adiós a todas las posibilidades de poder intentar al menos realizar una buena clasificación general. Todos sabíamos ya, que el corredor del nuevo equipo Belkin no había venido en la mejor forma. O mejor dicho, iba a venir a ayudar a Mollema, que sí que ha preparado la carrera francesa a medida. Pero visto lo visto, ni las mejores actuaciones de Andy Schleck ha llegado a lo de Gesink hoy, puesto que al tercer día ha mostrado un pasotismo descomunal por el monumento más sagrado del ciclismo.

Ya son varios los años en los que Gesink anda lejos de su mejor nivel (foto:elblogdemartinpalermoo.blogspot.com)

Ya son varios los años en los que Gesink anda lejos de su mejor nivel (foto:elblogdemartinpalermoo.blogspot.com)

Huérfano de victorias en 2013, el ciclista holandés sigue teniendo la confianza del Belkin. Merijn Zeeman, director del equipo, admitió que Gesink no estaba en los planes del conjunto para correr el Tour, pero que su disposición por hacerlo muestra las ganas de ayudar. Eso sobre la teoría está muy bien, pero… ¿por qué se incluye a un corredor simplemente por el nombre? ¿Acaso no le vendría mejor a Mollema un ciclista como Slagter?  Por cierto, Slagter que es el mejor ciclista del Belkin en el World Tour. Con cerca de 9000 kilómetros en sus piernas, Gesink sigue mostrándose débil en las grandes ciclistas, lejos del nivel de hace años y huérfano de señas de recuperarse.

Si en una etapa relativamente cómoda como esta Gesink hace aguas, pensemos lo que puede ser en la montaña. Para que mentirnos, el ciclista de 27 años va camino de repetir lo del Giro de Italia donde se despidió en las últimas etapas. Lo peor de todo es que en Belkin, antes Blanco y antes Rabobank siguen confiando en la resurreción del mejor Robert. Hay que dar siempre un voto de confianza, pero a otros ciclistas las oportunidades se les habrían acabado. Mientras, Gesink va camino de ponerse moreno en el Tour. Porque visto lo visto, a otra cosa no ha venido. Quizás pueda hacerse amigo de De Gendt…

Anuncios