Nairo Quintana, joven realidad

Posted on julio 16, 2013

4


Nairo Quintana va a camino de ser el mejor joven del Tour de Francia 2013 (foto:elespectador.com)

Nairo Quintana va a camino de ser el mejor joven del Tour de Francia 2013 (foto:elespectador.com)

José Arturo Castro

La diferencia entre los grandes campeones y los buenos corredores es que los primeros al margen de ganar todo tipo de carreras, siempre responden en las grandes citas mientras que los segundos se acongojan ante la responsabilidad en una gran carrera. La edad y la madurez que ello conlleva, en ocasiones, sirve para cruzar esa fina línea.  En otros casos la madurez viene de serie independientemente de la edad.  Esto es lo que le sucede al joven ciclista colombiano Nairo Quintana (23 años), que sin duda está siendo una de las grandes atracciones (que no revelaciones) del Tour.

Nairo se puede decir que llegó a esto del ciclismo de casualidad y muy tardío. Con 16 años su padre le acondicionó una vieja y pesada bicicleta para que pudiera ir a la escuela, ya que debido a su precaria situación económica no se podían permitir acudir en Autobús. Aquí comenzaba el idilio de Quintana con la bici.  16 kilómetros de descenso hasta Acarabuco, donde estaba el colegio y otros 16 de ascenso para regresar a casa y seguir ayudando en el campo. Pronto empezó a ganar carreras regionales. Vicente Belda, entonces director del Boyacá le ofreció su primer contrato profesional. Después pasó al Café de Colombia – Colombia es Pasión, equipo que le permitió competir en Europa y lograr el Tour del Porvenir en el 2010.

En la Vuelta al País Vasco consiguió uno de sus grandes triunfos con la victoria final (foto:colombia.com)

En la Vuelta al País Vasco consiguió uno de sus grandes triunfos con la victoria final (foto:colombia.com)

Dos años más tarde Eusebio Unzue, lo ficha para la estructura del Movistar, y ve en él un diamante en bruto al que hay que dosificar y enseñar el oficio. En la escuadra azulina pronto dio muestra de su calidad ganando la Vuelta a Murcia y en Junio cara a cara con los mejores que preparaban el Tour se fue en solitario en el Joux Plane y ganaba en Morzine. Meses después era el escudero fiel de Valverde en la Vuelta.Este año ya venía haciendo grandes cosas, ganó la etapa reina de la Volta en Vallter 2000 y unos días después se impuso en la general de la Vuelta al País Vasco tras ganar en la cima de Arrate y hacer una exhibición en la crono de Beasain dejando a Richi Porte con un “palmo de narices”.

Antes del Tour ha estado un mes entrenando en su Colombia natal, sin presiones, con los suyos, lejos de tensiones externas. Unzue lo llevó al Tour para aprender, pero este chico aprende muy rápido. A pesar de su fisonomía sus piernas son potencia pura. Cuentan las leyendas que Belda le sometió a una prueba de esfuerzo y Nairo recién llegado casi se carga la máquina. También se rumorea que sus piernas son capaces de alcanzar los 7 watios/kilo con suma facilidad.

Nairo Quintana es un superviviente y un luchador. Recién nacido contrajo la enfermedad conocida en su tierra como: “la enfermedad del difunto”, que la tradición la achaca al contacto con alguien que haya estado con un fallecido y de la que se dice que una vez contraída no tiene solución. Él con los remedios y las infusiones de María, una especie de curandera de la etnia Chibcha salió adelante. Fue su primer Mont Ventoux y lo coronó en cabeza.

El domingo volvió a mirar a la cara a otro Mont Ventoux y sin miedo se fue a por él. “El Gigante de la Provenza” opuso toda su resistencia. El pequeño escarabajo lo doblegó aunque para ello  tubo que exprimir hasta el último gramo de energías. Llegó a la cima sin fuerzas, extenuado  pero otra vez salía victorioso de una nueva batalla. Froome le arrebató la etapa, pero la gesta  estaba ahí. En el pódium, con la mirada todavía ausente, se enfundaba el maillot blanco,  reconocimiento material a una nueva victoria personal. Nairo Quintana ya es de los grandes,  su lucha le ha llevado hasta aquí, pero hasta donde llegará. El tiempo y la carretera nos dará la solución.

Anuncios