Vuelta a España- Espectáculo a costa de Sprinters

Posted on agosto 26, 2013

0


Gabriel Álvarez García– @gabialv91

La última vez que Cavendish fue a la Vuelta se vistió de rojo, algo impensable hoy en día.

La última vez que Cavendish fue a la Vuelta se vistió de rojo, algo impensable hoy en día.

Los organizadores de la Vuelta han dado un giro a lo que hasta ahora eran los itinerarios clásicos de las grandes vueltas europeas. Atrás quedan, al menos en España; y parece que tanto Giro como (en menor medida) Tour quieren adaptarse a esta visión, las primeras semanas que se resumían en nervios, caídas y llegadas al sprint en los que los grandes velocistas dejaban su sello a lo largo de la geografía nacional. Al ser durante la primera semana, y dependiendo de las famosas bonificaciones, además de victorias de etapas también se luchaba por el maillot de líder de la clasificación general, corredores e incluso equipos que solo podían luchar por esa prenda en esos primeros días.

En la presentación de la Vuelta 2013 el gran titular fue “Once llegadas en alto”, para una vuelta en la que disfrutaremos de ciclismo de lucha y sobre todo de montaña. Esa lucha y esa cantidad de etapas de montaña vienen a costa de muchas menos etapas llanas y además las llanas no lo son tanto, con un terreno rompepiernas que en muchas ocasiones favorecen más al escapado que al sprinter.

Una pescadilla que se muerde la cola, si el terreno no acompaña los grandes nombres no vienen a España, en lugar de los Cavendish, Greipel, Kittel o incluso Degenkolb (5 victorias en 2012), tengamos en España a nombres como Farrar, Meersman o Howard, grandes corredores; pero no los superclases.

El año pasado Degenkolb se hizo con 5 victorias todas ellas al sprint.

El año pasado Degenkolb se hizo con 5 victorias todas ellas al sprint.

Sin embargo, el hecho de que no haya etapas reservadas a los sprinters, y que tampoco haya un dominador claro de las llegadas masivas, también tiene un efecto positivo en tanto y cuando todos los equipos quieren luchar por victorias de etapas que ven posibles, e incluso por un maillot verde que no tiene nombre ni apellido. Así veremos en esta vuelta como los Lampre, Caja Rural o NettApp tomen las riendas del pelotón, algo que nunca veríamos en Giro o Tour.

El debate está abierto. No tenemos que olvidar que el ciclismo no es solo alta montaña. También hay que saber “sobrevivir” a las etapas llanas y a los sprinters. No es mejor corredor un ganador de grandes vueltas que un gran sprinter, simplemente son diferentes. Dicho esto la Vuelta es muy larga y a lo mejor uno de los hombres rápidos hace un “Degenkolb” este año, pero todo parece indicar lo contrario.

La pregunta está clara. Con este recorrido es imposible ver a un sprinter vestido de rojo y muy difícil para un equipo controlar las llegadas (si las hay) y poder ser dominador de las mismas, ¿Estará la Vuelta perdiendo a los grandes sprinters con su recorrido tan radical? ¿Tendrá este increíble espectáculo un lado negativo en este aspecto?

En España también nos gustan los sprints, y si queremos ser la mejor vuelta por etapas hay que cuidar estos detalles, porque para ser el mejor, tienen que ir los mejores nombres y de todas las disciplinas, y este año no tenemos sprinters.

Anuncios