Valverde resurge de sus cenizas en Peyragudes

Posted on septiembre 4, 2013

0


Imagen de rabia y felicidad de Valverde al llegar a meta (foto:hoy.com)

Imagen de rabia y felicidad de Valverde al llegar a meta (foto:hoy.com)

Antonio Álvarez Lovillo-@lovillo99

Valverde ya había dejado atrás la vitola de máximo favorito en el Tour de Francia. La eterna promesa se desvaneció para convertirse en un cazaetapas super clase. El sueño de la general quedo atrás. Aún así, las ganas no le faltaban a Valverde para intentarlo una vez más. Después de su sanción de dos años, regresaba en el 2012 por la puerta grande con un triunfo (y segundo puesto en la general) en tierras australianas, más otros éxitos en Andalucía o París Niza. Pero entre ceja y ceja el murciano seguía manteniendo el Tour. Aunque en el horizonte sobresalía la apisonadora Sky con un perfecto conductor llamado Wiggins, la esperanza siempre estaba.

Valverde malherido en la primera semana de Tour (foto:elmundo.com)

Valverde malherido en la primera semana de Tour (foto:elmundo.com)

Después de acabar sexto en la etapa inicial, Alejandro afrontaba una semana de transición para muchos pero temida para él. Caídas, golpes y demás lo han hecho volver a casa antes de tiempo en el Tour. No se podía estar tranquilo. Y en la sexta etapa, caída y pérdida de dos minutos. De nuevo los peores temores. La Planche Des Belles Filles era el escollo inicial del Tour para los favoritos en la séptima etapa. Todo el mundo estaba pendiente ya del puerto, cuando se ve que Valverde ha pinchado. No podía ser. Otra vez no. Pese a la excelente ascención que hizo remontando puestos, fue insuficiente para no perder mucho tiempo y la renta que se dejó fue superior a los dos minutos. Las palabras de Valverde estaban claras: “El Tour no es mi carrera; me gustaría irme a casa”. Dos etapas y ya eran más de cuatro minutos lo que Valverde perdía. Pero el tríptico del infortunio de Valverde continuó en la octava etapa, con un enganchón con Samuel Sánchez que mermó al primero y mandó a casa al segundo. Valverde se quedaría poco después en las rampas de los puertos franceses.

La táctica del Movistar Team y Valverde cambió. La victoria de etapa era el objetivo. Pelear con Wiggins y Froome era muy complicado, por lo que era mejor con una fuga. Se intentó en  La Toussuire – Les Sybelles, pero no pudo seguir a Rolland, ganador aquel día. Las oportunidades se marchaban conforme pasaban los días y otro Tour para olvidar para Alejandro. De lleno en la última semana y con todo lo pasado, ni el más optimista podría pensar que se podría sacar algo de provecho de lo que quedaba. Pero muchas veces, ahí radica la diferencia entre los ciclistas y la gente de la calle. Tener alguna esperanza por recorrer kilómetros de sufrimiento por un sueño. Pero los sueños están para lograrlo y la etapa decimoséptima del Tour de Francia de 2012 entre Bagnères-de-Luchon  y  Peyragudes lo fue de principio a fin. Empezó en sueño y se convertió en realidad.

Perfil de la 17º etapa del Tour de Francia 2012

Perfil de la 17º etapa del Tour de Francia 2012

Wiggins lider, con dos minutos de ventaja sobre Froome, pero incertidumbre sobre lo que el de origen keniata podía hacer si de verdad se lo propusiese. La única gran etapa que quedaba era la que transcurría entre Bagneres de Luchon y Peyragudes, con cinco puertos de montaña: la Cote de Burs (3ª), el Col de Ares (2ª), el Col de Mendes y el Peyresourde (1ª) y el Port de Bales (HC). Intentos y más intentos hasta que se formó la escapada en el kilómetro 50, con Alejandro Valverde, Rubén Plaza y Rui Costa (MOV), Egoi Martínez (EUS), Frederik Kessiakoff (AST), Thomas Voeckler (EUC),  Peraud (ALM) y Sandy Casar (FDJ).Más tardes se unirían otros como Gorka Izaguirre, Egoi Martínez, Jorge Azanza (EUS), Johnny Hoogerland (VCD), Weening (OGE), Leipheimer (OPQ), Kadri (ALM), Stortoni (LAM), Vinokourov (AST) y Ten Dam (RAB). Por detrás, el Liquigas controlaba para que no se marcharan  los escapados, pensando quizás en la victoria de etapa de Nibali.

Valverde descendiendo el Port de Bales (elnuevoheraldo.com)

Valverde descendiendo el Port de Bales (elnuevoheraldo.com)

Subiendo el Port de Bales, se habían marchado en cabeza Azanza, Gorka Izaguirre, Rubén Plaza y Kadri. Apuesta fuerte de Euskaltel en busca de la victoria de etapa. A falta de ocho kilómetros para coronar el puerto de categoría especial, se les unen Costa, Valverde y Leipheimer. Presencia total del Movistar. Así, Rui Costa empieza a trabajar pensando en la victoria de etapa y a unos tres kilómetros para coronar el puerto, Valverde lanza un ataque duro para marcharse en solitario, coronando el Port de Bales con 50 segundos de ventaja sobre los primeros perseguidores y dos minutos y medio por el pelotón.

El descenso hace aumentar la ventaja con el pelotón, pero nada está decidido aún. Vanendert y Van

foto:bicycling.com

foto:bicycling.com

den Broeck son los primeros en probarlo a diez km y ocho km de meta, lo que abre la veda. Malo para Valverde, cuya paliza en la escapada se nota en la parte final de la etapa. La rabia de Valverde parecía hacerle mantener la ventaja, porque el ritmo por detrás no era ni mucho menos lento, con cambios de ritmo de Pinot, Rolland… Al coronar la primera parte del Peyragudes, un descenso y otros tres kilómetros de subida para la meta. Un minuto escaso para Valverde, ya siguiéndole Wiggins y Froome en solitario, motivado por el fuerte golpe de pedal de este último. La victoria no estaba clara. Si se seguía así, a Valverde lo pillan a pesar de lo poco que queda, pero es que la fatiga que llevaba, mermaba sus aspiraciones.

A dos kilómetros y medio, la velocidad de Froome suelta hasta el lider (su lider) de Sky Wiggins. Froome mira para atrás y reduce el ritmo. Alejandro, ajeno a todo, continúa el sufrimiento. Son 47 segundos ahora los que diferencian al murciano y a la pareja anglosajona. 500 metros después, se vuelve a repetir la escena. Froome que puede seguir para delante y seguramente ganar la etapa, pero es gregario de Wiggins y de nuevo lo espera. A pesar de los arreones de Froome y su posterior espera, se baja la distancia. Bajo la pancarta de dos kilómetros, 35 segundos. Todo el mundo duda. Se duda de si Valverde puede ganar ya que depende de lo que decida Froome. Sky duda en la victoria de etapa pero llevaría consigo el golpe psicológico para Wiggins (a pesar de que la general estaba más que decidida).

El apoyo que recibió Valverde durante la subida final (foto:rtve.com)

El apoyo que recibió Valverde durante la subida final (foto:rtve.com)

Último kilómetro de etapa y aún la carretera pica para arriba. 25 segundos para Valverde. Pinot llega a la dupla de Sky. Pero comienza el descenso de 800 metros a meta. El corredor del Movistar Team mete desarrollo y respira ya. Las cámaras de meta lo enfocan. Sus seguidores (y ese día) los del ciclismo en general, saben que ya es ganador. Él parece no confiarse y continúa apretando. Hace bien, porque aún con terreno favorable, son 19 segundos los que separa su victoria del temor británico.

Las lágrimas de Valverde se confunden con el sudor del esfuerzo. Cuarta victoria de etapa para él en el Tour. No era su Tour, pero se llevaba una victoria agónica, de las que nunca se olvidan. Dos semanas antes, una maleta llena de ilusiones había sido vaciada con caídas y pinchazos. Dificil pensar que algo así llegaría. Soñar es gratis, pero en Peyragudes se vió que a veces los sueños se cumplen. ¿Dispuestos a soñar de nuevo en la Vuelta 2013?

Abrazo entre Valverde y Juan Carlos Escámez, su masajista tras el sufrido triunfo (foto:antena3.com)

Abrazo entre Valverde y Juan Carlos Escámez, su masajista tras el sufrido triunfo (foto:antena3.com)

Anuncios