La soledad de Nibali

Posted on septiembre 18, 2013

0


Enrique Delgado Sanz – @Delsanz

Todos le miraban a él como candidato principal para ganar la Vuelta. No llegaba mal de forma a su segunda gran cita del año, pero Horner fue un puntito mejor. Él mismo, que tuvo la amabilidad de atendernos en la salida de la última etapa en Leganés, lo explicaba: “En el Angliru busqué atacar desde abajo porque sabía que arriba había rampas muy duras en las que quizá me podía batir”. Así explicaba el jefe de filas de Astana ese arrebato de rabia que hizo disfrutar a tantos de ciclismo de antaño, el de los ataques hasta la extenuación. Sin embargo, si miramos un poco más lejos, encontraremos la explicación a que el italiano se dejara la Vuelta por sólo 37 segundos. Su equipo no le respondió como él hubiera esperado antes de comenzar.

Hagamos memoria. En la crono por equipos del primer día Astana arrasó y Nibali, en un gesto de buen jefe, le cedió el primer maillot rojo a uno de los gregarios que estaban llamados a aguantar más con él y a fundir sus opciones por él cuando la carretera se empinase. Pues bien, Janez Brajkovic fue líder pero de lo segundo no se supo mucho. El esloveno no rindió tan bien como se hubiera esperado y Nibali se tuvo que enfrentar a la guerra de guerrillas frente a Horner, Valverde, Purito, Pinot, Roche y compañía casi en solitario.

Decimos casi en solitario porque en este punto aparece Tanel Kangert, sorpresa en esta Vuelta para muchos pero que no rindió tan bien como en el Giro pese a ocupar una mejor posición en la general final de Madrid que en la de la ronda transalpina. Nibali tiene claro que el estonio está llamado a hacer grandes cosas en los próximos años –“no es nada fácil competir al nivel que él lo ha hecho en dos grandes vueltas”, nos explicó- pero también admite que se sintió “algo sólo” en los momentos clave de la carrera. Y no se equivoca; es cierto que Il Squalo y Kangert compartieron el denominado ‘grupo de los mejores’ en muchas ocasiones, la clave es que de él no tiraba Kangert, sino que más bien se agarraba a su cola mientras Nibali se protegía de los feroces ataques de sus oponentes.

Nibali tuvo que responder en solitario a muchos frentes.

Nibali tuvo que responder en solitario a muchos frentes.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera