Vuelta a España 1994-La última Vuelta a España romántica

Posted on septiembre 20, 2013

0


Rominger dominó la Vuelta a España de 1994 de principio a fin (foto:rtve.es)

Rominger dominó la Vuelta a España de 1994 de principio a fin (foto:rtve.es)

Carlos Nuñez-@charlylizard

Agonizaba abril en 1994 cuando daba comienzo la Vuelta a España en Valladolid. Todo y nada ha cambiado desde esa última Vuelta disputada en primavera. Desde 1995 se disputaría en Septiembre, y así hasta hoy. Seguro que hay quien está contento con el rumbo que ha tomado la Vuelta desde entonces, pero, además de contar que pasó esas tres semanas de abril en el aspecto ciclista, no puedo más que decir que a raíz de ese cambio de fechas empezaron a morir pequeñas Vueltas en España… o eso pienso yo. Rominger se presentaba como gran favorito en la salida. Su victoria en las dos ediciones de la Vuelta anteriores, además de rivalizar de tú a tú en el Tour  del 93 con Indurain, le ponían en un lógico primer escalón de favoritos. Su guardia sería de postín, con Etxabe, Unzaga, Arsenio…y dos jóvenes que pegaban fuerte ya, como Escartin y Olano. Zulle venia de poner en apuros al de Mapei Clas en la Vuelta del 93, y su director en la ONCE decía que solo le valía el cajón más alto del pódium, y para ello tendría el apoyo del colombiano Rincón.

El Banesto se presentaba con un gran equipo, encabezado por Delgado en su último año de profesional, y con lugartenientes de auténtico lujo como el ganador de 1991 Mauri, el segundo de 1992 Montoya, gregarios de lujo como Vicente Aparicio y Marino Alonso, y jóvenes promesas como Zarrabeitia. Asistíamos al nacimiento del Euskadi, liderado por Peio, y además el equipo Deporpublic estrenaba patrocinio, el de Cavas Castellblanch, con una plantilla con Luis Pérez y Coque Uría como referentes. En Kelme se presentaba con Cubino de líder, y con Camargo y el actual campeón de España, Garcia Camacho para disputar etapas, y por parte del Artiach un joven Félix García Casas compartía galones con el colombiano Ángel Camargo. Por parte de los foráneos destacaban Luc Leblanc, que luego firmaría su mejor Tour, y Jaskula, que venía de hacer tercero en 1993.

Rominger y Jalabert se llevaron la mayoría de triunfos de esa vuelta (foto:dorsal51.com)

Rominger y Jalabert se llevaron la mayoría de triunfos de esa vuelta (foto:dorsal51.com)

A la hora de la verdad, lo que es la carrera, de romántico tuvo poco, si acaso de Romingatico, porque a las primeras de cambio el suizo se vestía de líder en Valladolid sin dar mucha opción al resto. En este momento comenzó una dura pugna: ¿Quién ganaría más etapas? En la sexta etapa, con final en Sierra Nevada, Rominger llevaba dos victorias parciales, por tres de Jalabert. Solo Leoni pudo meter baza en estas primeras etapas, por supuesto sin cambio de líder. En Sierra Nevada se destapaba Mikel Zarrabeitia, que en el año del fallecimiento de su inseparable compañero en su corta carrera Antonio Martín, quería hacerle un gran homenaje.

Su ataque rompía el grupo, y solo un Rominger caníbal le privaba de vencer. Era solo la sexta etapa, y poca historia parecía quedar por escribir…pero por si acaso, dos días más tarde en la contrarreloj de Benidorm, Rominger dejaba la Vuelta sentenciada, con Zarrabeitia segundo a más de cuatro minutos en la general.  Los pirineos pasaron de puntillas, eso sí, con una victoria parcial de Rominger en Cerler, la cuarta, mientras Jalabert, en Zaragoza y Pamplona le daba la vuelta a su particular duelo de victorias. Además de saber quién sería el killer de la Vuelta, se jugaba el pódium. Los Banestos Zarrabeitia y Delgado, junto con los Once Zulle y Rincón eran los que se jugaban las dos plazas restantes, con Leblanc y Luis Pérez como outsiders. En la Demanda Rominger volvió a batir a sus rivales sin piedad, empatando con “Jaja”. Delgado mostraba debilidad, y Zulle parecía tener más opciones.

Dos etapas más tarde nos encontramos con uno de los episodios más curiosos de la carrera, la llegada a Los Lagos de Covadonga. Una fuga bidón se presentaba abajo del mítico puerto con claras posibilidades de vencer, y entre ellos, si, Jalabert…el esprínter francés comenzó su particular transformación y se llevó la victoria, desempatando con Rominger el día que el suizo menos esperaba. Este día además perdió bastante tiempo Alex Zulle, lo que le obligaba a pasar al ataque si quería volver al cajón en Madrid. Un Delgado con mucho pundonor se aupaba al tercer puesto, mientras que la sensación de la Vuelta, aparte de Rominger, era Zarrabeitia, que le estaba poniendo muchas narices atacando al suizo siempre desde su segunda plaza en la general.

La etapa de Ávila nos trajo un ataque lejano de Zulle, que pese a recortar tiempo con Delgado, fue bastante bien controlado por un equipo Banesto al alza, ya que al día siguiente en  Palazuelos de Eresma se llevaba la etapa con Marino Alonso. Quedaba la última contrarreloj. Rominger a lo suyo, sexta victoria parcial, empate con Jalabert. Pero la emoción estaba entre Zulle y Perico. El suizo gran contrarrelojista, el segoviano todo pundonor y conocimiento del terreno, ¿resultado? Después de diversas desgracias para Zulle (cuatro cambios de bici), Delgado, sexto en la crono, tercero en la general final.

Podium final de la Vuelta a España 1994 (foto:pedrodelgado.com)

Podium final de la Vuelta a España 1994 (foto:pedrodelgado.com)

El ultimo día asistimos al desempate en favor de Jalabert… ¡7 victorias a 6! Menudo balance…

1. Tony Rominger  Suiza MAP 92h 07′ 48″

2. Mikel Zarrabeitia España BAN + 7′ 28″

3. Pedro Delgado España BAN + 9′ 27″

4. Alex Zülle  Suiza ONC + 10′ 54″

5. Oliverio Rincón Colombia ONC + 13′ 09″

Como habréis podido leer, fue la última Vuelta romántica, pero no en el apartado ciclista estrictamente hablando, sino en el apartado de las fechas y de los ciclistas que la disputaron.

Anuncios