El día que Italia armó la Mundial

Posted on septiembre 26, 2013

3


El día más grande de Italia en los mundiales. Doblete en casa.

El día más grande de Italia en los mundiales. Doblete en casa.

Gabriel Álvarez- @gabialv91

Llegaba el Mundial en Ruta a Varese y con él un duelo claro en todos los carteles, “Bettini vs Freire”. El corredor cántabro estaba ante una gran oportunidad para conseguir su cuarto título mundial y “El Grillo” podría convertirse en su última carrera como profesional en el primer corredor en ganar tres mundiales de forma consecutiva, además en casa.

Pero las circunstancias de carrera, y el buen hacer de los italianos evitó el duelo hispano-itálico y provocó que Bettini y Freire entraran dejándose llevar a más de cinco minutos del nuevo maillot arcoíris.

Fue un día en la que Italia rozó la perfección, corriendo en casa hizo doblete, y ese “casi”  se debe a que se le escapó el triplete por media rueda, colocando a tres de sus hombres entre los cuatro primeros.

Tras una escapada de tres hombres, Quinteros (VEN), Chuzhda (UCR) Y Poos (LUX) que llegaron a tener casi 18 minutos los corredores se reagrupaban gracias a la labor de los italianos. Ballan, Bossio o Paolini se desgastaban para su jefe Bettini y tenían la carrera controlada.

Freire se quedó con Bettini e Italia desmanteló de esa manera al equipo español.

Freire se quedó con Bettini e Italia desmanteló de esa manera al equipo español.

Los grandes capos se vigilaban mucho, si había algún corte peligroso España lo echaba abajo, o Bélgica, o la propia Italia. Pero entonces se marchó un grupo sin “capitanos”, los dos corredores que estaban llamados a luchar se miraban, los segundas espadas Valverde, Zabel, Boonen también disfrutaban de las vistas y por delante un grupo de 18 corredores con 3 italianos, que aunque habían trabajado duramente eran los grandes favoritos, España metió a Purito.

Las medallas estaban en el grupo, nombres bastantes, Ballan, Cunego, Nuyens, Sorensen, Givko, Gesink … y cuando todo parecía que iba a dilucidarse al sprint, saltó del grupo una flecha italiana, era Alessandro Ballan, el mismo que había tirado durante 6 vueltas para neutralizar a la escapada.

Empezó una contrarreloj de 2 kilómetros y por detrás sus dos compañeros en la fuga, Cunego y Rebellin guardaban piernas, la diferencia aumentaba y Ballan se veía campeón. Tuvo tiempo para alzar los brazos y si hubiera mirado para atrás, hubiera visto a sus dos compañeros luchando por las medallas, Cunego conseguiría la plata y el danés Breschel le “robaría” a Rebellin el bronce.

Italia tenía su día grande, a centímetros de ser inolvidable, ganando en casa y con doblete. La despedida de Bettini fue feliz para él y aquel día además, dieron una lección táctica y humillaron a su gran rival, España.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera