Ganar no es lo más importante. Martin Elmiger

Posted on septiembre 26, 2013

0


No le ha importado vivir a la sombra de Cancellara (firstendurance.com)

No le ha importado vivir a la sombra de Cancellara (firstendurance.com)

Diego de Arístegui Bengoechea – @onlydieks

El ciclismo es uno de los deportes más caprichosos que pueden encontrarse hoy en día. Cuando se alcanza el ansiado triunfo que todo corredor persigue a lo largo de su carrera, el cúmulo de sensaciones encontrados gracias a este logro es difícilmente descriptible. Como en cada competición, llegar a la cima de tu rendimiento es siempre la máxima recompensa. De la misma forma que, cuando das lo mejor de tus capacidades y no encuentras esa recompensa, parece que tu valía se ve algo resentida.

Esto muchas veces puede producir que cedas en tus intentos por ser mejor, por alcanzar tus objetivos, lograr así tus mayores triunfos. He aquí donde las diferencias se hacen más grandes entre unos corredores y otros. No por que se resista una victoria, se es mejor o peor. El deporte es así, y la grandeza de un ciclista se ve en estos aspectos, el saber dar siempre lo mejor de uno mismo. Competir carrera tras carrera. Los resultados terminarán por llegar. Con esta presentación, hablemos de Martin Elmiger.

Toda una institución del ciclismo suizo (nació en 1978), y es uno de los corredores con más proyección del país helvético. Él, al igual que muchos otros compatriotas tanto de gremio como de país, ha tenido que convivir con uno de los mejores corredores de la historia, Fabian Cancellara. Se podría decir que muchos ciclistas suizos, en vista del “nivelazo” que atesora Cancellara, viesen innecesario seguir peleando. Nada de eso ha hecho Elmiger que, a sus 35 años de edad, es el vigente subcampeón suizo en ruta y contrarreloj. Podríamos llamarlo un mal augurio, pero nada de eso. No siempre se puede ganar.

Y eso ha sido algo que el actual corredor del IAM ha sabido desde que se hizo profesional. Viendo su palmarés, las victorias no son especialmente numerosas, al contrario que segundos o terceros puestos. Desde mi punto de vista esto no debe restarle mérito al Elmiger, ya que su regularidad y constancia demuestran una cosa más clara que cualquier victoria, siempre compite.

Para algunos esto no será una buena demostración de un gran ciclista, pero para mí sí. No bajar nunca sus prestaciones le ha llevado a coquetear con el triunfo en más de una ocasión, y a conseguirlos. Como ocurrió en 2007, cuando se hizo con el Tour Down Under. O en 2010, en los Cuatro Días de Dunkerque. No ha perdido esta dinámica, porque este año se ha llevado el Tour de Limousin. A mi juicio esto son motivos suficientes para decir alto y claro que Martin Elmiger es ciclista como la copa de un pino. Sus victorias no harán el mismo ruido que el de otros profesionales, pero compite y compite. Por eso sigue corriendo y por eso sigue coleccionando victorias. Hay otras formas de demostrar tu nivel, y Elmiger nos lo ha enseñado.

Anuncios