Ponferrada 2014: Séptimo mundial en España

Posted on septiembre 29, 2013

0


Antonio Álvarez Lovillo – @lovillo99

El presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI), Pat McQuaid ha confirmado que los Campeonatos del Mundo de ciclismo en carretera 2014 se celebrarán en la localidad leonesa de Ponferrada tal y como estaba previsto, después de que los responsables del campeonato hayan cumplido las garantías económicas y organizativas que le habían pedido. La UCI había concedido en septiembre un plazo para que reuniesen el aval de cuatro millones de euros necesario para acoger de manera definitiva la organización de la prueba. De este modo, España albergará su séptimo mundial de ciclismo desde que esta prueba se disputara por primera vez allá por 1927 en Nürburg (Alemania).

En la localidad guipuzcoana de Lasarte se celebró el primer campeonato del mundo de ciclismo en territorio español. La edición número trigésimo segunda de esta prueba consistía en vueltas de 19,1 km de distancia, realizándose prácticamente en su totalidad en el viejo circuito de velocidad de Lasarte. Hubo un total de 4 pruebas: amateurs, élite masculina, élite femenina y contrarreloj por nacionalidades. En la primera de ellas, el recorrido era de 172 km, resultado de dar 9 vueltas al circuito mencionado anteriormente. El ganador de la prueba fue el francés Jacques Botherel. En segundo lugar quedó el español José Manuel Lasa, un corredor que un año antes había quedado el 23º en los JJOO de Tokio en la competición de ciclismo en ruta.  Mientras, en la categoría élite, el triunfador de la prueba fue el británico Tom Simpson, que culminó unos cuatro años fulgurantes con victorias en Tour de Flandes (1961), Burdeos-París (1963), Milán- San Remo (1964), Giro de Lombardía (1965). Detrás de Simpson acabaron el alemán Rudi Altig (vencedor al año siguiente) y el belga Roger Swerts. La distancia a recorrer era 267 km, es decir, unas 14 vueltas al circuito automovilístico. En féminas, la triunfadora fue la representante de Alemania federal Elisabeth Eicholz (la jornada era de 52 km). La última competición disputada fue la contrarreloj por equipos, donde España consiguió su segunda presea de plata por detrás de Italia.

Tom Simpson proclamándose campeón del mundo en Lasarte

Barcelona acogió doce años después una nueva cita del campeonato del mundo de ciclismo. En 1973, la ciudad condal fue designada para albergar la 40º edición de la prueba. El parque de Montjuic era el epicentro del campeonato: allí se celebrarían la prueba de élite masculina, femenina y la de amateurs. En estos últimos, Polonia ocupó los dos primeros escalones del pódium, siendo campeón Ryszard Szurkowski. La propia Polonia se alzaría campeona por equipos. En la prueba femenina sería la belga Nicole Vandenbroeck la nueva campeona del mundo. Pero por sí algo se caracterizó el campeonato del mundo de Barcelona de 1973 fue por la esperada batalla entre dos monstruos de la bicicleta: Merckx y Ocaña. El español había roto la hegemonía del belga, que hasta el momento había conseguido cuatro Tours consecutivos,  convirtiéndose en el segundo corredor de España en ganar la general francesa. Mientras, el caníbal había optado por conseguir el doblete en Vuelta y Giro. Ambos partían como favoritos, pero las últimas cuatro vueltas tenían dos invitados más: el italiano Gimondi (uno de los corredores que ha conseguido ganar en las 3 grandes) y el belga Martens, subcampeón amateur hace un año. Contra todo pronóstico fue el italiano quien se llevó el gato al agua, realzado por la noticia que venía de su país de que su mujer acababa de dar a luz. Martens fue segundo y Ocaña solo pudo culminar tercero. El gran derrotado fue Merxck quien vio como no pudo tomar la reválida del tour. La prueba estuvo precedida por una fuerte controversia entre los ciclistas españoles, puesto que algunos declararon no tener intención de ayudar a Ocaña. Por suerte, estas desavenencias no tuvieron repercusión en la carrera e incluso un magistral Pedrito Torres (recién ganador de la montaña de aquel Tour) fue el mejor gregario para Luis Ocaña.

Barcelona era de nuevo la ciudad elegida para celebrar unos nuevos campeonatos del mundo. Esta vez en 1984, correspondiente a la edición número 51.

Como curiosidad, el velódromo donde se disputaron las pruebas de pista se terminó apenas unas horas antes del comienzo de la competición. Otro dato curioso es que por primera vez en muchos años no hubo competición femenina.La carrera, una vez más, se disputaba en Montjuich, que tanto servía para hacer de circuito de F-1 como de ciclismo. Con grandes ausencia (Hinault había rechazado venir por sus desavenencias con Fignon; Giuseppe Saronni tampoco acudió a la cita…) la batalla estaba predestinada para los últimos giros donde la congruencia de corredores era vital. Así, España e Italia partían como favoritas, pero un sorprendente belga llamado Craque Criquielion (años antes había ganado en la Escalada a la montaña barcelonesa) se escapó en la penúltima vuelta y nadie puedo darle alcance. Italia, tuvo suerte y rescató la medalla de plata con Corti y Canadá obtuvo el bronce con Bauer. España pagó los esfuerzos hechos durante la prueba y Federico Etxabe mantuvo algo el honor de los nuestros quedando noveno.

Podium Barcelona 1984

 

En 1992 sería Benidorm la ciudad designada por la Unión Ciclista Internacional para celebrar los campeonatos del mundo de ciclismo. Por aquel entonces, España ya tenía  a uno de sus ídolos del momento en lo más alto del panorama internacional: Miguel Induráin. No obstante, el navarro no pudo conseguir el título en su tierra. Por otro lado, la categoría amateur tuvo un pódium de renombre con el triunfo del italiano Fabio Casartelli, recientemente campeón olímpico en Barcelona, seguido de un joven Erik Dekker. Pero si algo esperaban los aficionados era la prueba en ruta masculina. La parte final del circuito incluía el Puerto del Finestrat. Todo el mundo hablaba que dicha ascensión marcaría el porvenir de la carrera pero no fue así.

Gianni Bugno logrando el mallot arcoiris en Benidorm 1992

La cota no fue lo suficientemente dura para descolgar a los hombres rápidos. Pese a ello, el propio Miguel Induráin atacó a falta de dos vueltas y propició un corte importante pero no definitivo. Los ciclistas que formaban el grupo aparte de Miguel,  eran Laurent Jalabert, Tony Rominger y Claudio Chiappucci, pero eran cazados a la entrada de Benidorm. Gianni Bugno también lo intentó a falta de dos vueltas para el final, pero el buen trabajo de ‘Perico’ Delgado hizo que fuera neutralizado. De este modo, se llegaba a un sprint donde el máximo favorito  a priori era Laurent Jalabert. No obstante, Italia, comandada por Bugno y secundada por el buen trabajo de Giancarlo Perini hizo que el primero consiguiera su segundo maillot arco-iris consecutivo. Bugno consiguió salvar así un año bastante difícil para él puesto que había sido duramente criticado por los suyos tras no acudir al Giro. La prueba femenina no se disputó al ser año olímpico.

La ciudad que alberga cada año la famosa Clásica de San Sebastián tendría el honor de ser la elegida para los campeonatos del mundo de ciclismo en 1997. Solo 5 años después de Benidorm, España albergaba otra cita de esta prueba. Por segundo año consecutivo (Lugano 1996 fue la primera), habría pruebas sub-23 y juniors, además de las masculinas y femeninas de élite. Un mundial que será recordado como uno de los pódiums más sorprendentes hasta entonces. No obstante, figuras de la talla de Kurt- Asle Arvesen ganó en categoría sub-23, acompañado del español Oscar Freire que empezaba su idilio con los campeonatos del mundo. En esa prueba, se puede ver un top 10 con figuras como Paco Mancebo, Danilo Di Luca, René Hasselbacher entre otros. La contrarreloj sub 23 tuvo como triunfador a Fabio Malberti, un italiano con el húngaro Laszlo Bodrogui y el sudafricano  David George en el pódium. En la prueba de élite femenina, otra italiana seguía con las medallas de oro para su país: Alessandra Capelloto. En contrarreloj, una  incombustible Jeannie Longo, representando a Francia, conseguía su triple corona en esta modalidad con 39 años.

Pero si algo será recordado de San Sebastián 1997 es la competición masculina de élite. Lo que presumiblemente iba a ser un circuito espectacular, muy turístico y bello se convirtió en un verdadero infierno por el viento, la lluvia y el frio. Para España pronto se le torcieron las cosas, pues el Chava Jiménez se retiró sin llegar a la mitad de la carrera. No obstante, dos países sobresalían por encima de los demás: Italia y Francia. La desgracia se cebó con el primero, pues en un avituallamiento se produjo una caída dejando cortado a Bartoli y Tafi, dos de las más firmes bazas del conjunto transalpino. 24 corredores delante, con españoles guerrilleros: Heras, Mauri… A falta de un kilómetro, estaban escapados Mauri, Van Bon y Brochard, pero fueron pillados por Bolt, Hamburguer y Dufaux. Por detrás, las continuas luchas entre los presumibles gallos habían acabado con las opciones del mini pelotón.  Gente como Jalabert, Bartoli (que se había incorporado tras un gran esfuerzo) y Museeuw no dejaban de controlarse. En Italia, Casagrande y Rebellin no se ponían de acuerdo de quién era el líder. Con esta tesitura, se presentaba un sprint de seis corredores donde un fantástico Brochard obtuvo su único campeonato del mundo. Le siguieron, los semidesconocidos Hamburguer, un danés y Van Bon, un holandés. Mauri solo pudo acabar 5º. Otro francés, Lauren Jalabert ganaría la crono, con el ucraniano Gontchar Y Boardman en el pódium.

 

La capital de España por fin acogía una prueba mundialística. 2005 era el año en el que Madrid iba a ser el centro del ciclismo durante unos meses. España venía con grandes expectativas en casi todas las pruebas: Joane Somarriba, Óscar Freire, José Iván Gutiérrez… Todos partían con opciones de conseguir preseas. La organización había preparado unos recorridos espectaculares que incluían pasos por los sitios más importantes de esta ciudad.

Podium Madrid 2005: (de Izquierda a derecha) Alejandro Valverde plata, Tom Boonen oro y Anthony Geslin bronce.

El gran protagonista en categoría sub23 fue el ucraniano Dimitri Grabovsky, oro en ruta y plata en crono. En esta disciplina, sería el actual corredor del Katusha Ignátiev quién conseguiría la medalla de oro. En féminas, Regina Schleicher alzaba las manos como ganadora de la prueba de ruta y la suiza Karin Thürig hacía lo propio contra el crono. La española Joane Somarriba consiguió ser segunda a tan solo seis segundos de la ganadora final. Increíble fue la contrarreloj masculina donde hasta el último momento no se vislumbró el pódium. Rogers, conseguiría a la postre su tercer título mundial en esta disciplina acompañado en el pódium de un fantástico José Iván Gutiérrez y el suizo Fabian Cancellara. Rubén Plaza acabaría finalmente cuarto haciendo uno de los mejores papeles de España desde que se incluyera esta modalidad en 1994. Gutiérrez campeón mundial sub-23 en 1999 marcó el mejor punto intermedio en el sector 2 pero la experiencia del australiano Michael Rogers le valió para auparse a lo más alto.  Como dato curioso, 2 centésimas separaron al español de Cancellara. Desde Madrid 2005 España no tiene una medalla en la lucha contra el crono. Pero donde había grandes expectativas era la prueba en ruta masculina. España venía de ganar dos años consecutivos el maillot arcoíris con Astarloa y Freire. Este último era el gran ausente de la prueba al estar lesionado.

El circuito, que acababa en los aledaños del Santiago Bernabeu, no presentaba excesiva dureza, por lo que era previsible una llegada masiva, cosa que ocurriría. El ganador, fue uno de los hombres rápidos del momento, el belga Tom Boonen que se impuso al español Alejandro Valverde y al francés Anthony Geslin. Valverde conseguía de este modo otra plata tras la de Hamilton y una nueva presea para España en esos mundiales. Valverde estuvo a punto de no ir, puesto que arrastraba desde julio una lesión en la rodilla que le propició, entre otras cosas, abandonar el Tour donde iba clasificado como el mejor joven.

Tras este breve repaso por los mundiales celebrados en España, Ponferrada 2014 será la séptima presencia de esta prueba en nuestro país. La edición será la número 81 donde se intentará recuperar ese maillot arcoíris huérfano desde hace mucho para los nuestros

Anuncios