Mayo se encumbra en Alpe d´Huez

Posted on octubre 15, 2013

0


El corredor vasco hizo grande su figura y la del Euskaltel con su victoria en 2003 (ibanmayoblog.blogspot.com)

El corredor vasco hizo grande su figura y la del Euskaltel con su victoria en 2003 (ibanmayoblog.blogspot.com)

Diego de Arístegui Bengoechea – @onlydieks

No podíamos dejar en el olvido uno de los hitos con más renombre dentro de la historia de Euskaltel-Euskadi como equipo del pelotón mundial. Como conjunto dedicado en cuerpo y alma a las cumbres, uno de los puntos álgidos de su carrera como equipo iba a llegar en uno de los escenarios más históricos y especiales del ciclismo. Un auténtico monumento, del cual poca gente puede presumir de haber no sólo conquistado, sino de haber resultado vencedor de dichas gestas. El Euskaltel lo logró, sí. Fue en el año 2003, en el Tour de Francia, y el gladiador que se encumbró en la cima de Alpe d´Huez, y con su victoria al Euskaltel, fue Iban Mayo. Ahí se doctoró como un ciclista con mayúsculas, y contagió de esa gloria a los colores que vestía, los del equipo vasco.

Fue una temporada fantástica, no sólo desde la perspectiva individual de Iban Mayo, sino también para todo el entorno de la entidad de Julián Gorospe, que por aquel entonces era el director del Euskaltel. Con la licencia ProTour recién estrenada, 2003 iba a ser una de las campañas con más éxitos en toda la historia del conjunto naranja. Mayo iba a unir a su victoria en Alpe d´Huez, la victoria en la general de la Vuelta al País Vasco y dos etapas de Dauphiné. Unai Etxebarria iba a prolongar el sueño de Euskaltel con un triunfo en La Vuelta, a la vez que un joven Egoi Martínez se hacía con el Tour del Porvenir.

Algo que muchos podrían ver como una un sueño de difícil cumplimiento, Mayo lo convirtió en realidad. Un día en el que muchos factores que habían definido las líneas del ciclismo hasta ese momento, dieron un vuelco durante unos instantes. El que empezó el zafarrancho fue Beloki, que durante unos kilómetros llegó a pensar que ese día podía acabar con la hegemonía de Lance Armstrong. Finalmente esto no sucedió, porque Heras llevó a su líder hasta el corredor de ONCE. Junto a ellos iba Mayo, al que se le veía aparentemente cómodo sobre su bicicleta. Tal era su bienestar que saltó del gallinero, en solitario, a emprender su aventura hacia la cima. Sin pinganillo ni nada, el contra el destino.

Nadie por detrás podía seguirle. Armstrong sólo se preocupaba por Beloki, Hamilton estaba con la clavícula maltrecha, y Vinokurov, que aunque pudo escaparse, tampoco fue capaz de equiparse a la exhibición que dio el Príncipe de Arratia. En la cima de Alpe d´Huez, donde todos los que llegan se sienten héroes de la exigencia. Ahí, después de 21 curvas de sufrimiento y entrega por el deporte que en Euskadi aman y maman, Iban Mayo se hizo inmenso, haciendo grande también a Euskaltel.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera