Jóvenes no, gracias

Posted on noviembre 30, 2013

0


Antonio Molina ha sido uno de los pocos jóvenes que han podido dar el salto a profesionales en 2014 (foto.xabialdia.com)

Antonio Molina ha sido uno de los pocos jóvenes que han podido dar el salto a profesionales en 2014 (foto.xabialdia.com)

Antonio Álvarez Lovillo-@lovillo99

La situación del ciclismo y los equipos en España no es la más indicada. Eso es una realidad que todos sabemos. Pero sorprende ver de todas maneras lo poco que se está apostando por el producto nacional en los escasos equipos que hay. Más aún cuando este es “una mano de obra” barata y que seguro que tienen muchas ganas de demostrar lo que son capaces. Si hablamos del Movistar Team, ¿cuántos corredores españoles de cantera han sido incorporados al equipo de Unzué? Cero. Se ha visto incluso mejor subir al hermano de Nairo a profesionales o fichar al veteranísimo Gadret que dar comba al producto nacional.

Esto es muy serio. Los españoles cada vez tienen más claro que las oportunidades que hay en nuestro país son muy escasas. No solo por la disminuición de equipos sino por la internacionalización de estos. El Team Caja Rural-Seguros RGA ha tenido más de lo mismo. Ramon Domene (stagiare a mitad de temporada 2013), Antonio Molina y Fernando Grijalba son los fichajes nacionales jóvenes del equipo que cuenta con un conjunto sub-23 y cuyos corredores tienen que estar decepcionados por ver la falta de proyección de su equipo profesional.

Por supuesto que ambos conjuntos han fichado nacionales. Pero estos ya estaban dentro del pelotón en el 2013, pero el caso de los jóvenes es escandaloso. Los dominadores de los calendarios en categorías inferiores miran casi desamparados para arriba porque no ven futuro. ¿Cuánto pueden cobrar un ciclista de este tipo? ¿2.000, 3.000 euros? Estamos casi acostumbrados a que contar en nómina con un corredor es un desembolso extraordinario cuando la mayoría de las veces estos jóvenes te pueden solucionar la vida. Contador, Schleck y compañía deambulan por las carreteras con sueldas que valen para costear en ocasiones casi un equipo.

Esta no es más que otra seña de que todo está cayendo en el ciclismo español. Las estructuras que trabajan con los más jóvenes cada vez tienen en sus filas ciclistas de mayor edad al no poder estos dar el salto o cuándo lo dan le falta la continuidad y tienen que regresar. Es un claro ejemplo de que el señor dinero es lo que manda en este mundo más que nada. Así, en un par de años nos daremos cuenta de que las carreteras españolas nos da la espalda. Igual que se las hemos dado a los jóvenes de ahora.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera