Mogán se viste de fiesta

Posted on diciembre 7, 2013

0


Foto de familia (Foto: Jose Arturo Castro)

Foto de familia (Foto: Jose Arturo Castro)

Departamento de comunicación-@lacicloturista

La VUELTA CICLOTURISTA GRAN CANARIA – COSTA MOGÁN ha puesto fin a su actividad deportiva del 2013 tras la celebración de la quinta y última etapa, que ha llevado a los cicloturistas hasta La Aldea de San Nicolás, en el sector Oeste de la Isla de Gran Canaria. Una jornada de ida y vuelta de 67 kilómetros, con los Altos de Mogán y Mirador de La Aldea por el camino, que se ascendieron en dos ocasiones aunque por vertientes diferentes. La etapa estaba calificada de alta dificultada con un desnivel acumulado de 1.550 metros y rampas de hasta el 17%.

Y la etapa ha respondido a las expectativas. La isla de Gran Canaria se ha mostrado en toda su intensidad: sol, temperatura excelente, 20º a primera hora de la mañana para ascender a 25º en el ecuador de la etapa, carreteras vertiginosas y paisajes espectaculares que han hecho las delicias de participantes y acompañantes. Esto es la esencia de la Vuelta Gran Canaria – Costa Mogán.

Más de ciento cincuenta cicloturistas tomaban la salida, en Puerto de Mogán, en esta última etapa. Desde el principio la carretera no permitía ninguna concesión. Desde el kilometro 0, picaba hacia arriba, y a medida que pasaban los metros la pendiente se hacía más intensa. Así se llegaba al primer alto de la jornada, el de Mogán. El pelotón aguantaba compacto y eran mínimos los cicloturistas que perdían contacto. Instantes después se llegaba a las primeras estribaciones del Mirador de la Aldea. Aquí la carretera impuso su ley y el pelotón se rompió en mil pedazos. Se notó que las fuerzas ya no eran las de las primeras etapas. En el alto se realizó un reagrupamiento, con el fin de afrontar el descenso hasta La Aldea de San Nicolás en formación.El control de Avituallamiento estaba situado en la Plaza de La Alameda. Muchos aficionados se dieron cita para esperar a los cicloturistas. Entre ellos se encontraban presentes el Alcalde de La Aldea, José Miguel Rodríguez acompañado por su concejal de Deportes, Pedro Suarez y del responsable de la concejalía de Turismo Víctor Julio Suarez.

En este punto de receso, se procedió a entregar maillots a varios componentes del pelotón cicloturista. Los homenajeados fueron: la barcelonesa Susana Esteve, el alemán Lange Torsten, el finlandés Panu Vainio, el hispano – británico David Mafoda y el grancanario Francisco Hernández Galván. Impusieron los maillots los representantes de las autoridades locales de La Aldea. A continuación llegó el turno de intercambio de recuerdos: José Miguel Rodríguez recibió un maillot conmemorativo de la Vuelta, firmado por Marino Lejarreta y Serafín Zubiri, como recuerdo de la estancia de La Cicloturista por su municipio. A su vez, el edil aldeano entregó a Ángel Bara, como máximo responsable de La Cicloturista, un recuerdo en cerámica elaborado por el Centro de Discapacitados de La Áldea.

Subiendo al Mirador de la Aldea.(Foto: Jose Arturo Castro)

Subiendo al Mirador de la Aldea.(Foto: Jose Arturo Castro)

Como broche final, y como es habitual en esta Vuelta, se procedió a hacer la gran foto de familia y se guardó un respetuoso minuto de silencio en memoria de todos aquellos compañeros cicloturistas que ya no están con nosotros, con especial recuerdo a Arsenio Sánchez, fallecido el pasado miércoles.

Tras los diferentes actos, el pelotón reemprendió rumbo al punto de partida. Casi con la comida en la boca se encontraron de nuevo con la Ascensión al Mirador de La Aldea, pero esta vez por su vertiente sur, su vertiente dura. 9 kilómetros que intensificaron notablemente su dureza tras el paso por el pago de Tocodomán. De nuevo el pelotón rompió su compacta figura, volviendo a la forma inicial compacta tras un nuevo reagrupamento en la cima del puerto.

Desde aquí 24 kilómetros prácticamente de descenso, ya que la subida al Pico de Mogán quedó resumida a una simple tachuela. Cinco horas después de darse la salida el pelotón llegaba al Hotel Cordial Mogán Playa, punto final de la jornada, dándose por concluida la etapa y por tanto la Vuelta 2013.

Por la tarde tuvo lugar la fiesta de clausura, que en esta ocasión se inicio con un concierto de Serafín Zubiri, acompañado por la Banda de la Escuela Municipal de Música de Mogán. A continuación se entregaron los diplomas y las medallas a los participantes en la Escalada al Pico de Las Nieves – Free Motion y se impusieron los maillots a los primeros clasificados de cada categoría. También se entregaron diferentes obsequios, como al cicloturista llegado de más lejos, al más veterano, al más benjamín, al globero, etc…

Entrega de premios (foto: Iñaki Lopetegi)

Entrega de premios (foto: Iñaki Lopetegi)

La Cicloturista de las Bodas de Plata ya es historia. De nuevo el sentimiento entre los aficionados es de satisfacción por los recorridos y por el desarrollo de la Vuelta. El objeto marcado inicialmente por la organización se ha cumplido. La Cicloturista sigue siendo referencia en el campo del deporte de la bicicleta. La Vuelta vuelve a tener el reconocimiento por parte del mundillo cicloturista como una de las mejores y más seguras del mundo y la Escalada al Pico de Las Nieves-Free Motion está más que consolidada. Está edición nos deja muchas imágenes para el recuerdo y una de ellas será la eterna sonrisa de nuestro compañero Arsenio. Adiós a La Cicloturista 2013 bienvenida La Cicloturista 2014.

Anuncios