Un conjunto que no tuvo el final que se merecía: La desaparición del equipo Andalucía- Parte I

Posted on diciembre 9, 2013

0


Presentación del equipo ciclista Andalucía 2012 (Foto: EFE- Carlos Díaz)

Presentación del equipo ciclista Andalucía 2012 (Foto: EFE- Carlos Díaz)

Antonio Álvarez Lovillo@lovillo99

Diciembre de 2012 fue un mes fatídico para muchos de los ciclistas que querían seguir cumpliendo sus sueños desde pequeño. El 20 del mencionado mes, un escueto comunicado obligaba a Pablo Lechuga, Sergio Carrasco o Domingo López a replantearse su futuro. En él, el equipo profesional Andalucía confirmó el presagio de que la estructura española pasaba de ser una realidad a convertirse en historia. En ese mismo escrito, se criticaba duramente la actuación del consejero de Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía Luciano Alonso por no cumplir lo prometido con el Andalucía y apoyarles económicamente. A él se le achacaría directamente de la desaparición del mismo. Fuera de quién fuera la culpa, Pablo, Sergio o Domingo se encontraron sin equipo a falta de un mes para comenzar la temporada. Esta es la dura realidad del ciclismo andaluz y la de un equipo que tuvo un final no acorde con su historia. A punto de cumplirse un año de todo este suceso, miembros del desaparecido conjunto relatan a Dorsal 51 como se vivieron esos días y dan su opinión sobre todo lo acontecido.

Pablo Lechuga consiguió dar el salto a profesionales con el equipo de su tierra, el Andalucía. Considerado como uno de los mejores juniors de su generación, pasó por las categorías inferiores del conjunto andaluz hasta llegar al profesionalismo con 20 años. Aunque vivía un sueño al correr su primera Vuelta a España no era ajeno a la realidad: “En la Vuelta a España nos dijeron que el equipo seguiría sin problema y todos respiramos pero pasaba el mes de septiembre, octubre y noviembre… y se sacó el comunicado por parte del equipo que ya no podría salir como profesional”. Para Pablo fue un golpe muy duro. Tanto que hubo un tiempo en el que dejó de lado el ciclismo “No tenía mucha ambición por nada. Empecé a pasar del tema”. Pero del cabreo inicial y la resignación posterior se auto convenció que el 2013 sería un año de transición: “Con el paso de los días me iba haciendo la idea de que tendría que bajar a amateur sí quería seguir corriendo. Lo primero fue llamar a Juan Muñoz (Cajamar) para pedirle un hueco en su equipo e ir haciéndome a esa idea y a la nueva categoría”. Pese a su juventud y a la realidad que vive, Pablo no ha perdido la esperanza porque más mala la situación no puede estar. Todo esto lo dice sabiendo que sigue sin conjunto para el próximo año, esperando que le salga una oportunidad “sea dentro o fuera de España”, puesto que “hay que aprovechar lo que sea”.

Al extranjero tuvo que irse Sergio Carrasco, exactamente hasta el Tusnad de Rumanía para seguir en profesionales. Carrasco, de Puerto Serrano (Cádiz), llegó a correr con Pablo y también vivió la misma situación en la Vuelta a España del año 2012: “Parecía que todo pintaba bien. Mantuvimos la esperanza hasta el último momento. Cuando ya empezamos a darnos cuenta de que probablemente no continuaría, empezamos a movernos para encontrar hueco en otros equipos pero con la situación en el ciclismo como estaba… era bastante difícil”. El cambio para él ha sido grande. De estar corriendo la Vuelta, ha pasado a un calendario prácticamente desconocido por Serbia, Ucrania, Rumania y Croacia, pero como él mismo dice, “cuando llegas a profesional y te adaptas a la categoría, ya no quieres abandonarla”. Y en medio de toda la controversia de si el equipo Andalucía salía o no, había que seguir entrenando: “Intentas mantenerte al margen, pero es inevitable pensar”. Sergio va más allá y ahonda en las dificultades que se atravesó la última temporada: “En el 2012 tuvimos retrasos en los pagos y sabíamos que era porque había problemas. Era la primera vez que los teníamos y evidentemente eso también preocupa. Estar en la Vuelta a España con problemas de este tipo quiera o no te afecta”. A fecha de hoy, por suerte para él y el resto del equipo puede decir que ha cobrado todo: “Antonio no sé como lo habrá hecho pero pagó a todo el mundo y creo que el todavía no lo ha cobrado todo. La verdad que a pesar de todas las dificultades el hombre ha cumplido con todo el mundo”.

Foto: EFE/Carlos Díaz

Foto: EFE/Carlos Díaz

De quién habla Sergio es de Antonio Cabello Muñoz, el alma que hay detrás del Andalucía. Cordobés de nacimiento, este ex ciclista fue el responsable de que el equipo fuera una realidad y estuvo dirigiéndolo en los ocho años que se mantuvo en la élite. A finales de 2004, y con la ayuda de la Junta de Andalucía y el copatrocinio de Paul Versan se fraguó la segunda estructura completa de ciclismo español tras la de Euskaltel Euskadi, a la que tomó por ejemplo. Partiendo de la categoría continental (tercera división del ciclismo), ascendió a la Profesional Continental un año después (segunda división), en la que estuvo hasta su desaparición. Además de Paul Versan, el Andalucía ha tenido otras denominaciones: Andalucía-Paul Versan (2005-2006), Andalucía Caja-Sur (2007-2010), Andalucía Caja Granada (2011) y Andalucía (2012).  En el 2007 participó en su primera Vuelta a España con un triunfo a cargo del veterano Luis Pérez. Desde entonces, todos los años ha sido invitado. Por sus filas han pasado las mejores promesas del ciclismo andaluz como Luis Ángel Maté (ahora Cofidis), Juan José Lobato (Movistar Team), Javier Moreno (Movistar Team) y otros grandes ciclistas como el malogrado Xavier Tondo, el sprinter Francisco Ventoso (Movistar Team), Antonio Piedra (Team Caja Rural-Seguros RGA) o José Ángel Gómez Marchante. Pero la cosa no quedaba ahí ya que se completaba la estructura con un equipo sub-23 y otro junior, una oportunidad que se les daban a los jóvenes para dar el salto al profesionalismo ya que todos tenían la posibilidad de correr con el Andalucía.

Pero no todo era idílico en el conjunto del sur de España. Los patrocinios cada vez se dificultaban más y el equipo pasaba serios apuros año tras año para cumplir los requisitos estipulados por la Unión Ciclista Internacional. En 2009, CajaSur hizo un esfuerzo tremendo para continuar otra temporada patrocinando, pero en 2010 ya no pudo hacer más. La entidad fue intervenida por el Banco de España y a final de año no se renovó el contrato. Apareció Caja Granada, siempre con la ayuda de la Junta de Andalucía como sustento principal. Pero tras que Caja Granada dejara de lado también al equipo, la situación se volvió crítica. A finales de la temporada 2011 cuando había que mandar los contratos a la UCI, el máximo responsable de la Consejería de Cultura y Deporte, Luciano Alonso comunicó al equipo que seguiría adelante con el proyecto, comprometiéndose además, a conseguir un segundo patrocinador. Al respecto, se firmó un compromiso por parte de la Junta con fecha 20 de Octubre de 2011, donde sustituiría al segundo sponsor hasta que éste llegara. Este segundo sponsor nunca llegó y provocó que el equipo ciclista así como Antonio Cabello se endeudara.  Para la temporada 2012, Luciano Alonso, prometió al equipo un presupuesto adicional con el patrocinio de Sierra Nevada-CETURSA (dependiente de dicha Consejería). En el comunicado lanzado por el Andalucía, se señalaba que el equipo cumplió con el patrocinio llevando la marca y el logo Sierra Nevada en toda la flota de vehículos, ropa de los ciclistas de competición y entrenamiento, página web, comunicados de prensa, material gráfico y demás espacios publicitarios. Sin embargo, ese compromiso no se pudo fraguar. Todo acabó derivando en un cruce de declaraciones y con la ruptura de relaciones de Antonio Cabello con la Junta, a la que incluso denunció.

Luciano Alonso hablando durante la presentación del equipo en 2012 (foto:EFE/Carlos Díaz 2)

Luciano Alonso hablando durante la presentación del equipo en 2012 (foto:EFE/Carlos Díaz 2)

“Lamentablemente hay veces en que por más que uno esté lleno de ilusión, esperanza y optimismo, la realidad te golpea fríamente”. Así explica el argentino Fernando Devecchi lo que le ocurrió a Antonio Cabello. En plena carrera en China, empezó a darse cuenta de que la situación se complicaba más de lo normal: “A mi regreso de China siempre me mantuve en contacto con Antonio y la verdad que, a pesar de que el tiempo pasaba y no teníamos buenas noticias, Antonio siempre se mostró esperanzado en encontrar algún plan B para no desaparecer definitivamente”. Fernando sabía que el proyecto se venía abajo. Un proyecto que conocía bien, ya que aunque en 2012 era director deportivo del Andalucía, solo llevaba dos años puesto que anteriormente su trabajo se realizaba en categorías inferiores. Las noticias malas se acumulaban y vivió una primera reacción bastante negativa: “No había buscado otra alternativa. Me sentí muy apenado y triste al ver que un hermoso proyecto ciclista desde la base al profesionalismo, que tanto esfuerzo costó construir se desmoronara en unos pocos meses sin margen de reacción y sin alternativa de continuidad”. Fernando recuerda eso sí con ilusión su paso con el Andalucía y el trabajo con Antonio, al que le está agradecido. Pese a que no tuvo continuidad a nivel de dirección de equipos, sigue relacionado con el mundo del ciclismo llevando la preparación física de una decena de corredores y colaborando en un programa de televisión sobre cicloturismo: “Evidentemente no pierdo la esperanza de alguna vez volver a subirme a un coche a dirigir un equipo. Es mi verdadera pasión y ojalá la vida me brinde una nueva oportunidad en esta profesión de director deportivo”.

Domingo López continúa ligado al ciclismo. Lo hace eso sí lejos de España, en Colombia exactamente. Él no es ciclista pero sí convive con ellos. Es masajista y también formó parte del equipo español. Domingo habla claro sobre la desaparición del conjunto: “La situación del equipo no fue cosa de un día. Esperábamos un segundo patrocinador que nunca llegó y que la Junta había prometido para sacar el equipo. Al final, aprendimos a llevarlo lo mejor posible sin que afectara al rendimiento del equipo”. Todo esto lo dice desde la visión de un nuevo equipo, al que llegó tras quedarse sin conjunto: “Yo tuve la gran suerte de encontrar un hueco en otro equipo, el 472 Colombia, al que estoy muy agradecido por el trato recibido. Me han tratado desde el primer momento como uno más”. Eso sí, para él está claro quién es responsable de que ahora campe por las Américas: “La Junta podía haber ayudado mucho más, sin duda, tuvo el 90% de la culpa de la desaparición, además de la crisis actual. Si ellos hubieran querido, el equipo podía seguir en categoría Continental”.

Un conjunto que no tuvo el final que se merecía: La desaparición del equipo Andalucía- Parte II

Un conjunto que no tuvo el final que se merecía: La desaparición del equipo Andalucía- Parte I

Anuncios