Lampre no pierde la fe en Cunego

Posted on diciembre 23, 2013

1


Gabriel Álvarez @gabialv91

Hay fichajes que no siempre salen como uno espera, ciclistas que pasan sin pena ni gloria por el pelotón o ciclistas a los que las lesiones les apartan de lo más alto. Este es un caso especial, la relación Lampre-Damiano Cunego siempre ha sido un “este año sí”, pero al, ya no tan joven, ciclista italiano le han faltado piernas, y quizás cabeza, en su etapa en la estructura italiana en la que este año continúa.

En 2005 Lampre ficha a un corredor de 24 años que había explotado la temporada anterior. Se dio a conocer mundialmente en el Giro de 2004. Pese a que su equipo, el Saeco, tenía como líder a Gilberto Simoni , Cunego ganó 4 etapas y la clasificación general en una de las grandes exhibiciones de un ciclista italiano en su casa.Así pues, y aprovechando las polémicas internas con su jefe de filas, Lampre pesca en río revuelto y ficha a un jovencísimo Damiano Cunego con intención de que gane todo a lo que se presente, su primer puesto en el Ránking UCI así lo acreditaba, el mejor corredor de la temporada.

Desde entonces, algunas alegrías pero sobre todo decepciones, una tras otra y por supuesto ninguna victoria en una grande.

En 2005 ya en a estructura Lampre, se puso como objetivo el revalidar su Giro y también flotaba la idea de qué hacer en el Tour, donde podría debutar. La preparación para la ronda italiana no fue mala, es más fue buena. Segundos puestos en Romandía y en la Klasika de Primavera y tercero en Murcia o en la Settimana Coppo e Bartali. Llega el Giro, es máximo favorito y su estado de forma es excelente, pero en la primera etapa de alta montaña queda totalmente descartado, fuera en los Dolomitas y no se le volvió a ver en toda la ronda donde acaba en 18ª posición. Allí se acabó prácticamente la temporada, por supuesto no debuta en el Tour y finalmente conseguiría algunas victorias menores en Japón. El primer año Cunego Lampre suspenso.

Cunego posa en París con su maillot blanco junto al Landis.

Cunego posa en París con su maillot blanco junto al Landis.

La temporada 2006 tendría que ser la del retorno, todavía joven, Cunego quería demostrar que podía hacer grandes cosas. Nuevamente comenzó bien, victorias en la Settimana Coppi e Bartali, Giro d´Oro y Giro del Trentino y un podio en Lieja, detrás de Valverde y Bettini. Aunque en el Giro finaliza cuarto, nunca estuvo en condiciones de pelear por la victoria final de un inalcanzable Ivan Basso. Así pues llega el Tour, aquel Tour del año uno después de Armstrong que todo el mundo se veía con opciones de ganar. Cunego no brilla pero si se deja ver en la etapa de Alpe d´Huez donde no puede ganar a su compañero de fuga Frank Schleck, pero coge unos segundos vitales para hacerse con el maillot blanco de mejor joven, y se queda a un puesto del top10. Cerró el año con un segundo puesto en el Giro de Lazio. Segundo año con Lampre notable bajo.

En 2007 Cunego y Lampre pactaron que el objetivo sería el Giro y la decisión de correr o no el Tour sería del corredor italiano, que ese año dejó el rango de edad de “joven”. Nuevamente la preparación para el maillot rossa fue muy biena. Se hizo con su tercer Giro del Trentino y fue cuarto en el País Vasco. Y nuevamente no brilló en Italia y consiguió un nada desdeñable 5º puesto lejos de la lucha por el podio, y en palabras propias un fracaso. Renuncia al Tour y se centra en el Mundial, para ello corre la Vuelta y en la primera etapa se va al suelo corriendo lastrado el resto de la prueba. Llega el Mundial y podemos decir que Bettini le debe mucho a Cunego, saltaba a todos los cortes, se desfondó por su líder y aunque no estuvo con él en el final, como decimos una raya del arcoiris es de Cunego. Tercer año con Lampre aprobado justito.

En 2008 vimos por última vez al gran Damiano Cunego. Quizás el plus que le dio que el Mundial de Ruta se corriese en Italia bastó para que le volvieran las fuerzas a las piernas. Cambió de pruebas para entrenarse, ya que por primera vez iba a dejar de lado al Giro y quiso brillar, y efectivamente brilló en las clásicas de primavera. Se preparó en la París-Niza, avisó en el País Vasco ganando una etapa en Orio por delante de Contador y finalmente confirmó en la Klasica de Privamera. Pero quedaba lo mejor, su mejor victoria con Lampre llegaría en la Amstel Gold Race por delante del mismo hombre que le privó de la victoria años antes en el Tour, Frank Schleck. Luego sería tercero en la Flecha Valona y no pudo competir al 100% en la Lieja-Bastogne-Lieja. Tras correr en Suiza (4º), no pudo brillar en el Tour debido a las caidas y abandona en la etapa 18. Utilizó la Vuelta para prepararse un mundial donde acabaría segundo en una exhibición del equipo Italiano. Pero su temporada no había acabado y se hace con su tercer Giro de Lombardía llegando solo a meta y finalmente fue segundo en la clasificación UCI ProTour. Cuarto año en Lampre Notable alto.

Cunego aspiraba a todo, pero 2009 no fue todo lo bueno que él hubiera querido, aunque tampoco un desastre. Consiguió la Settimana Coppi e Bartali y un podio en la Flecha Valona, con buenas actuaciones en la Amstel y en Lieja. En el Giro ni se le vio, pero salvó la temporada con dos etapas en la Vuelta a España y el segundo puesto en el campeonato nacional, pero fracasó en el Mundial. Aquel año aprobó para Lampre, sobre todo viendo sus siguientes temporadas.

En 2010 suspenso con un 0, redondo como las victorias que consiguió Cunego. En 2011 una victoria menor en una etapa del Giro de Cerdeña, se vio perjudicado por la táctica de equipo en la Tirreno Adriático, donde trabajó para Scarponi. Ganó el Giro de los Apeninos, pero una infección de oído le impidió hacer nada en Privamera. Renunció nuevamente al Giro, y  perdió en Suiza cediendo más de dos minutos en la última crono y perdiendo la prueba por 4 segundos. Por una vez que no se le esperaba en el Tour, sin asomar la cabeza y poquito a poco consiguió quedar sexto en la clasificación general y si somos sinceros hasta ahí Cunego. En 2012 y 2013 volvió a suspender estrepitosamente, y solo consiguió una etpa en el Trentino en 2012 y otra en la Settimana Coppi e Bartali en 2013.

Sin embargo su continuidad en Lampre nunca se ha puesto en duda, un fijo en los 9 de las grandes vueltas si él quiere participar, Cunego nunca ha vuelto al nivel de aquel joven de Saeco que pulverizó el Giro de 2004, pero quien tuvo retuvo, y Lampre confía, y nosotros también.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera