Un misil rosa entre la nieve

Posted on diciembre 31, 2013

0


Adrián Monserrate Vidal@AdriMonVid

Vincenzo Nibali tenía el Giro ya ganado. Pero quería hacerlo a lo grande, y vaya si lo hizo. Era un día de perros; lluvia, frío, viento, nieve y final en alto. Y ahí el siciliano se mostró como el tiburón que es, siempre combativo y buscando más. Atacó a 3 kilómetros del final en Tre Cime di Lavaredo y reventó a todos los que habían aguantado hasta entonces. Cruzó la meta bajo una copiosa nevada en una imagen para el recuerdo. Sin duda, un inolvidable momento de 2013.

Video

Anuncios
Posted in: 1-Carretera