¿Merece el Tour de San Luis ser World Tour?

Posted on enero 16, 2014

0


Cada año, las carreteras argentinas se llenan de estrellas de las dos ruedas (foto:deportessanluis.com)

Cada año, las carreteras argentinas se llenan de estrellas de las dos ruedas (foto:deportessanluis.com)

Antonio Álvarez Lovillo-@lovillo99

Enero. Mes de inicio de competición ciclista. La pretemporada de muchos llega a su fin y empiezan las carreras, la competición, lo que de verdad gusta a los aficionados. Desde hace bastante años, el inicio de este frenesí lo marcaba el Santos Tour Down Under. Más aún cuando lo designaron como carrera World Tour, dándole un toque más de prestigio con la participación segura de los mejores equipos del mundo. Pero de manera casi paralela a esa implantación del Down Under, empezó a realizarse el Tour de San Luis. No vamos a engañar a nadie cuando decimos que en Dorsal 51 somos mucho de San Luis, pero el crecimiento que está experimentando esta carrera temporada tras temporada, tanto a nivel organizativo, de participantes y de relevancia, nos hace plantearnos la pregunta… ¿Merece el Tour de San Luis ser World Tour?

Desde que se estableció el calendario World Tour, la propia UCI ha buscado una globalización de las carreras en su calendario: nada más nos tenemos que fijar en el Santos Tour Down Under (Australia), Grand Prix Cycliste de Québec (Canadá) o Tour de Beijing (China). Siempre contando con las europeas y las grandes vueltas, unas fijas que demuestran que aún la borágine ciclista está en Europa. Pero fuera de este terreno ya se empieza a palpar más tradición de las dos ruedas. Por eso, y aunque la propia UCI pensó en reducir alguna prueba del calendario World Tour (llámese Tour de Polonia), lo lógico sería que se siga extendiendo al resto de grandes territorios el calendario. Es decir, que llegue a América del Sur y, algo más complicado por los requisitos, a África. Complicado pero no imposible.

Foto: terra.com

Foto: terra.com

¿Pero cuáles son esos requisitos? Básicamente, para designar a una carrera como World Tour lo que prima es el dinero: tener solvencia económica es una característica primordial para dar ese salto cualitativo a esa categoría. Los ejemplos citados no han padecido en ningún momento de crisis. Otra característica es el ámbito deportivo, tener una buena organización, afición… y por supuesto, cero problemas con el doping. Las carreras denominadas históricas tienen un poco más de permisibilidad en estos aspectos. Ahora bien, San Luis puede poseer estas características de sobra. Asentada en el máximo rango fuera del World Tour (2.1, similar a Vuelta de Andalucía), la provincia de San Luís sufre una inyección económica cada enero con la llegada de la competición. Además, al ser una de las pruebas más importantes (por no decir la que más) de toda Sudamérica, tiene el apoyo de muchas organizaciones.

Dicho todo esto, y con la evolución que está teniendo, no es raro pensar que en la próxima remodelación del calendario World Tour sea una de las candidatas a entrar. Puede ser un problema que coincida con el Santos Tour Down Under, una apuesta por el ciclismo en Oceanía, pero ya hemos visto que ambas se compaginan (doce equipos World Tour compiten en San Luis). Es más, incluso algunos ciclistas prefieren ir a San Luis. De todos modos, Eneco Tour y Tour de Polonia también coinciden en el calendario, al igual que Dauphiné y Suiza, o París Niza y Tirreno. En todos los casos, es más una disyuntiva que incentiva la carrera a mejorar que un problema. Pero, analizado todo esto, hay que decir que hay más pros que contras en que San Luis sea World Tour. Su competición lo merece y Sudamérica también tiene que tener esa distinción que merecen desde hace mucho. Otra cosa sería que San Luis pensara que estando como hasta ahora les va bien pero… ¿A quién le disgusta un dulce? En este caso, nada más y nada menos que ser World Tour, lo máximo para una competición con tanta esencia.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera