Los inicios de… Alejandro Valverde

Posted on febrero 11, 2014

0


Antonio Álvarez Lovillo-@lovillo99

Dice la leyenda que a Alejandro Valverde no le miraban bien en las salidas de las carreras de cadetes y juveniles porque siempre lo ganaba todo. También dice que los padres del resto de niños les pedían que se dejara ganar o que no compitiese todo. De eso hace mucho, más de 20 años, cuando un pequeño niño de nueve años ya se había empezado a aficionar a la bicicleta fruto de un regalo de su padre. Sus primeras pedaladas casi coincidieron con sus victorias, en su Murcia, con el club C.C. Puente Tocinos y el C.C. Santomera. Jumilla, Torre Pacheco, Cieza, Las Torres de Cotillas… Todos vieron triunfar a un Valverde que apuntaba mucho. De ahí el nombre de “El Imbatido”. Tanto apuntaba, que un entrenamiento, fruto de su afán de competitividad, le hizo proseguir su camino de ciclista.

Alejandro Valverde, campeón de España de aficionados en 2001, con el maillot del Kelme amateur (Foto:laudioartezikloturismoa.blogspot.com.es)

Alejandro Valverde, campeón de España de aficionados en 2001, con el maillot del Kelme amateur (Foto:laudioartezikloturismoa.blogspot.com.es)

El ex entrenador del Contentpolis Murcia, Manolo López, por aquel entonces director del Azulejos J. Ramos, le dio la oportunidad de pasar a cadetes. A este le llegó recomendado nada más y nada menos que por el mismísimo Mariano Rojas, que compartió un entrenamiento con el joven ciclista y vio su talento y descaro. Así, en 1995, con 15 años, Valverde seguía su camino ciclista. Continuan llegando las victorias: Monteagudo, el campeonato murciano, la Escalada a la Cresta del Gallo y la Escalada a Montjuic. Valverde no dejó el equipo murciano hasta el año 1998. Su paso por el conjunto de López, gran descubridor de talentos de esa tierra, se resumen en numerosos triunfos: medallas en campeonatos de España, Criterium de la Ciudad de Murcia, Vuelta a Cartagena, triunfos en la pista (campeón nacional en las modalidades de velocidad, persecución individual y persecución olímpica)y especialmente, el premundial de San Sebastián, qué, cómo él mismo decía “le empezó a dar un nombre en el mundillo”. Allí acudió con la selección murciana y compitió con otros representantes de las distintas comunidades autónomas.

Foto: Movistarteam.com

Movistarteam.com

Valverde siguió su trayectoria en el 99 con el Banesto amateur, en Navarra. Pero la oferta de Vicente Belda, al joven murciano de dar el salto al profesionalismo le hizo cambiar pronto de aires. Tan solo estuvo una temporada en las categorías inferiores del ahora Movistar. Eso sí, dejó muestras de su clase con victorias, como ejemplo, una vez más, la de la subida a la Cresta del Gallo. Belda, prometió a Valverde convertirlo en profesional en 2002 si aguantaba dos temporadas en amateur en el Kelme de esa categoría. “El Imbatible” no lo dudó mucho y cambió de maillot. Un maillot, que por otro lado, años después lo llevaría a la fama.

Con el Kelme, se despega el corredor que hoy en día es uno de los mejores de España: gana dos de las copas amateur más importantes: la del Porvenir y la de España, trampolín ambas para el profesionalismo muchas veces. Tanto una como otra son un cómputo de pruebas por toda la geografía en la que te dan puntos por las posiciones que ocupas, como en la antigua Copa mundial del ciclismo. Esto demuestra la regularidad que atesoraba Valverde. No hay que dejarse atrás la medalla de bronce en ciclismo que consigue en los Juegos del Mediterráneo de 2001, en Túnez.

En 2002, da el salto definitivo a los profesionales. Cuenta con 22 años y no esperan mucho para hacerle ir a grandes pruebas: corre Tirreno Adriático, Milán-San Remo, la Clásica de San Sebastían entre otras y por supuesto, la Vuelta a España, dónde, aunque no consigue terminarla, sí que logra acabar cuarto una etapa. Un año después, Valverde retoma su participación en la Vuelta. Lo hace en un Kelme en el que el lider a priori es un asentado Óscar Sevilla. Pero el joven Valverde despunta pronto: la primera etapa clave, acaba en cuarto lugar. Más tarde, llegarían dos victorias: Port D’Envalira y La Pandera. El resultado final: tercero. Primer podium en una grande y billete para los mundiales de ciclismo en Hamilton, dónde su labor ayuda a Astarloa a ganar el oro. Además, él consigue la plata.

Valverde en el Port d'envalira

Valverde en el Port d’envalira (elmundo.com)

Aquí ya entramos en la carrera de Valverde más conocida. Su fama ya alcanzó límites igualables a los de Contador. Aquí la crónica de EFE tras la primera victoria de Valverde en la Vuelta:

Valverde se presenta ante los “grandes”

El español Alejandro Valverde, del Kelme Costa Blanca, ganó a base de clase e inteligencia la novena etapa de la Vuelta disputada ayer entre Viella y Port D’Envalira, en la que Isidro Nozal conservó el maillot oro y demostró que su candidatura al triunfo final es muy seria. Valverde, de 23 años, es una de las principales joyas del ciclismo español, y en su segunda temporada de profesional se estrenó en la Vuelta con una exhibición propia de un campeón y se hizo con el sitio de líder que no ha podido defender su compañero Óscar Sevilla, maltrecho tras la caída de Santander.
El joven corredor murciano saltó a 14 kilómetros de meta del grupo de favoritos en busca de los hombres que iban por delante, entre ellos Piepoli, Cárdenas y Unai Osa. Luego aguantó sucesivos tirones y cuando estaban los grandes del pelotón en disposición de jugarse la etapa tras anular la escapada, Valverde no dio opción. Arrancó con fuerza en la recta de llegada y aún tuvo tiempo para alzar los brazos con autoridad.
Era la presentación en sociedad de un ciclista llamado a grandes logros. Es capaz de ganar en todos los terrenos y desde hoy se confirma junto a Isidro Nozal como la alternativa de un futuro que necesita un impulso de calidad. El año pasado no acabó la Vuelta, solo corrió 15 días, por lo que habrá que ver su adaptación a las tres semanas de competición. “Ya he cumplido. Si consigo algo más, bienvenido”, dijo el ganador tras apuntarse su octava victoria como profesional.

Después de la de La Pandera, los titulares clamaban así: ABC-> “Valverde se doctora en La Pandera (…)”  o EL PAÍS->”¡Cómo va Valverde¡” . De este último, sacamos el extracto con el que vamos a acabar este repaso a los inicios de Valverde. Porque Valverde, más allá de amores o desamores con él, de carreras perdidas o de críticas por muchas historias, ha sido y es un corredor que ha alimentado el ciclismo de España durante muchos años. Por eso, ahora que parece que está en la última etapa de su carrera, conviene recordar, que como todos, tiene unos inicios, los mismos que quizás el corredor que veas este fin de semana en la carrera amateur de tu ciudad o pueblo. Recuerda su nombre porque en el futuro puede ser el próximo Valverde.

“(…)no había creido que Alejandro Valverde, la última maravilla del ciclismo español, un Jalabert rejuvenecido, revivido con acento murciano y menos pelo, un Vandenbroucke sin necesidad de psicoanalista, podría ganar en la cima de la Pandera, el puerto más duro de la Vuelta (…)”

Carlos Arribas.

Anuncios