La esencia del sterrato

Posted on marzo 7, 2014

0


Enrique Delgado Sanz – @Delsanz

En Dorsal51 nos gusta mucho la Strade Bianche y por eso no hemos perdido la ocasión para repasar lo que ha ocurrido sobre el sterrato de la Toscana en las últimas cuatro ediciones. En las calles de esta bonita región, que guarda toda la esencia de la Italia del cine, no consigue ganar cualquiera y en la nómina de vencedores figuran los nombres de Iglinskiy, Gilbert, Cancellara o Moser.

Año 2010: Maxim Iglinskiy

Las “carreteras blancas” temblaron al paso de este kazajo de Astana que levantó los brazos en Siena por delante de un desesperado Tomas Lovkvist (aún en Sky) y de un resignado Michael Rogers (pupilo de HTC). Casi se deja la carrera en el sterrato primero y en las calles de Siena después pero arriesgar tuvo premio para Iglinskiy que, como hiciera dos años después en Lieja, destrozó a sus dos rivales en la última subida hacia la meta.

Año 2011: Philippe Gilbert

El caudillo de esta edición fue un belga de Lotto, que por entonces aún no sabía que años después se iba a coronar como campeón del mundo, pero que ya hacía las delicias del público con sus imponentes ataques en esas rampas de alto porcentaje que tanto se atragantan a la mayoría. El belga ganó al decidir en los últimos kilómetros el trabajo que el equipo Lampre le había hecho a su líder, Damiano Cunego, que sólo pudo ser tercero tras el propio Gilbert y el también italiano (y campeón del mundo) Alessandro Ballan, de BMC. Gilbert maravilló al estilo Ardenas.

Año 2012: Fabian Cancellara

Ya sabía el suizo lo que era paladear la miel en esta prueba tras ganarla en 2008 y tenía más hambre. Fabian Cancellara se impuso con mano de hierro en la edición de 2012, probablemente la mayor exhibición de los últimos años en esta prueba. Si normalmente la Strade Bianche se decide en la última rampa, el campeón suizo sentenció la prueba a 12 kilómetros de meta. Aprovechando su potencia distanció a sus rivales en una cota montañosa para luego marcarse una verdadera contrarreloj que aún recuerdan en la Toscana. Cancellara en estado puro.

Año 2013: Moreno Moser

Los expertos apostaban por Cancellara –o en su defecto por Peter Sagan– para triunfar en la edición del año pasado y no anduvieron muy desencaminados ya que, tras varias horas de espectáculo sobre los caminos pedregosos -con ataques del añorado Flecha incluidos-, cuatro valientes se plantaron en la entrada de Siena para jugarse la victoria con escaso margen sobre el pelotón de los favoritos.

De entre los escapados Moreno Moser fue el más listo de la clase y atacó desbancando a sus compañeros de fuga mientras que por detrás llegaban, como si de una manada de búfalos se tratara, los expresos de Cancellara, Kolobnev, Van Avermaet y sobre todo Sagan, quien se exhibió en la subida final demostrando una fuerza muy superior a la del resto. Tan sobrado andaba el eslovaco que decidió aflojar el pie del pedal en los últimos metros para permitir el delirio en el equipo cediéndole la victoria a Moser. Doblete para Cannondale en el territorio Cancellara.

Anuncios