La maldición del arcoíris también habla portugués

Posted on marzo 14, 2014

0


Rui Costa padece el mal que sólo los mejores pueden sufrir.

Rui Costa padece el mal que sólo los mejores pueden sufrir.

Enrique Delgado Sanz – @Delsanz

Quizá sea un poco pronto pero nosotros nos atrevemos a confirmar que Rui Costa presenta los primeros síntomas de la maldición del Arcoíris, esa patología que sólo pueden sufrirla campeones del mundo y que les impide cosechar victorias en la temporada inmediatamente posterior a la que consiguieron el entorchado mundial.

El penúltimo paciente fue Philippe Gilbert, que sólo encontró la cura a final de temporada y parece que este año su sucesor, el portugués de Lampre, quien se ha contagiado. El maillot lo luce con estilo, tiene mucha presencia en carrera, roza la victoria pero hasta ahí, sólo la roza puesto que justo cuando empieza a paladear la miel del éxito, llega otro y se la arrebata sobre la línea de meta.

El último en agravar la ‘enfermedad’ de los campeones del mundo ha sido Betancur, quien le robó la victoria a un desfondado Rui Costa, de blanco impecable, en la sexta etapa de la París-Niza. Nos ponemos en situación: último kilómetro y un exigente repecho final en el que Tom-Jelte Slagter quería asestar el golpe de gracia a la carrera. Sin embargo no todo es tan bonito como en las películas y Slagter, que era el más fuerte, sufrió una avería que hizo que se esfumaran sus opciones.

Justo en este punto, con el de Garmin fuera de servicio y el líder, Geraint Thomas, en plena crisis, Rui Costa vio su oportunidad de ir a por la victoria y así lo hizo. El portugués enfiló la recta de meta pero llegó por detrás un obús llamado Betancur y el resto ya lo saben. Disparo al palo de Rui Costa.

Pero que nadie se crea que lo que le pasó al portador del maillot arcobaleno en Francia es nuevo, todo lo contrario. En lo que va de temporada, Rui Costa ha sido segundo –es decir, no ha ganado por poco- en cuatro ocasiones: La ya conocida de París-Niza, y tres más en la Vuelta al Algarve, donde sucumbió ante Kwiatkowski y Contador.

Todos estos malos presagios, sin embargo, indican que Rui Costa no sufre el mal del arcoíris de una forma tan aguda como sus predecesores, ya que por lo menos demuestra que está en forma y que sólo le falta suerte a la hora de rematar. Parece que la victoria está esperando al de Lampre pero cuidado, que la maldición del arcoíris es caprichosa y podría hacer que Rui Costa se quedara en blanco esta temporada.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera