A Freire no se le olvida

Posted on marzo 20, 2014

0


MILAN SAN REMO

Nacho Barranco Frías – @n_barranco

Hay dos fechas en el calendario ciclista en las que la figura de Óscar Freire vuelve a la memoria del aficionado en forma de nostalgia. Una es, evidentemente, el Campeonato del Mundo de Ciclismo, donde el cántabro logró dar al ciclismo español hasta tres arcoíris que le sentaron en el Olimpo de las dos ruedas junto a Binda, Van Steenbergen y Merckx. La otra llega este domingo. Milano-Sanremo, la classicissima donde también  Freire fue capaz de levantar los brazos tres veces -en realidad sólo fueron dos- para conquistar uno de los cinco grandes monumentos del ciclismo.

Año 2004

La primera llegó en 2004 y fue en esta donde Freire no levantó los brazos. ¡Y qué más da! Bendito golpe de riñón el del cantabro, que dejó a Erik Zabel con cara de tonto y bautizó una de las expresiones más socorridas en el ciclismo de hoy en día: Hacer un Zabel.

Año 2007

Para 2007 Zabel volvía a tenerlo todo de cara. Además se sumaban a la fiesta dos protagonistas que tenían mucho que decir: Alessandro Petacchi y Tom Boonen. Pero al final no dijeron nada y simplemente observaron como el pequeño corredor de Rabobank volvía a buscarse la vida en solitario y les levantaba otro monumento.

Año 2010

Y llegó 2010, cuando muchos ya enterraban al de Torrelavega. Y de nuevo llegaba solo, sin equipo, aguardando tras el tren de Liquigas que debía llevar a la gloria a Danniele Benati. Pero ahí estaba Freire para sacar de rueda a todos sus rivales, imponerse con dos bicis de ventaja y coronarse en su tercera Sanremo. “Freire imperial”, como dijo en esa narración Antonio Alix.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera