La presión, nuevamente sobre Sagan

Posted on marzo 22, 2014

0


Sagan tras finalizar segundo en Milán-San Remo 2013 (foto: Roberto Bettini)

Sagan tras finalizar segundo en Milán-San Remo 2013 (foto: Roberto Bettini)

Antonio Álvarez Lovillo@lovillo99

Ser un superclase no está nada mal. Ganas con facilidad, te conviertes en estrella, buen sueldo… y muchos más aspectos positivos sobre tu personas que a cualquier deportista le gustaría. Pero esto, como muchas otras cosas, sólo están reservados a unos cuantos privilegiados. Sagan es uno de ellos. Su irrupción en el ciclismo mundial sólo se puede comparar con la que está teniendo este año Michal Kwiatkowski. Habría que remontarse años atrás para ver con tantas ganas lo que era capaz de hacer un ciclista. Ocurrió en la Vuelta a España 2011, la de su debut en una grande. Al igual que el Tour de Francia 2012. Con las clásica, más de lo mismo.

Excelente sprint, Sagan no hace “asco” a ningún terreno. Puede subir como un buen escalador (no excelente ni notable). Esto le convierte en una pesadilla para otros ciclistas que no tienen tanta velocidad. También el pavé tiene a Sagan como favorito. A sus 24 años, no se le resiste nada. Bueno, algo sí. Los denominamos “Monumetos del ciclismo”: Milán-San Remo, Tour de Flandes, París-Roubaix, Lieja-Bastogne-Lieja y Giro de Lombardía. Sagan sabe que sino consigue ninguna de estas carreras no es un ciclista total. O mejor dicho, su carrera no sería tan excelente como la que todo el mundo le supone.

En 2013, Sagan también finalizó segundo en otro monumento: el Tour de Flandes

En 2013, Sagan también finalizó segundo en otro monumento: el Tour de Flandes

Sagan está presionado por ello. A pesar de que no ha llegado ni a los 25 años, todo el mundo sabe de sus cualidades por lo que siempre se le exige, especialmente desde 2012, que obtenga un Monumento. Puede hacerlo, pero la suerte siempre juega un factor fundamental. Milán-San Remo es la primera opción en 2014, al igual que fue la primera en 2012, dónde finalizó cuarto. Allí empezó todo: presión e ilusión. Repetimos. A pesar de su corta edad, Sagan “debería” tener ya un monumento.

Sagan fue segundo el pasado año en Milán-San Remo. Cuándo se vio con Ciolek y Cancellara peleando por el triunfo, se supo ganador. Cómo lo vio todo el mundo. Fue un golpe duro. Era algo que quién sabe si el tiempo le daría otra vez. Para colmo, coleccionó otro segundo lugar en el Tour de Flandes, tras la exhibición portentosa de Fabian Cancellara. En el pasado Giro de Lombardia, ni siquiera terminó. Milán-San Remo 2014 es la vuelta de lasmiradas sobre Sagan, a la presión y al nerviosismo porque este ciclista tiene piernas para tener un palmarés de récord. Pero en este deporte, las piernas sólo son una parte. El resto, la intuición, la suerte y por supuesto, lo que denominamos clase. Sagan le falto un pelín de cada una. El tiempo dirá si consumará las expectativas.

Anuncios
Posted in: 1-Carretera