La mala suerte vuelve a tumbar a Rojas

Posted on marzo 25, 2014

0


Dos caídas en en momentos clave de la temporada han lastrado a Rojas.

Dos caídas en en momentos clave de la temporada han lastrado a Rojas.

Enrique Delgado Sanz – @Delsanz

No es normal que un ciclista sufra en los tres primeros meses de la temporada dos caídas que le aparten de la competición por una larga temporada. José Joaquín Rojas, el bravo corredor de Movistar ha tenido la mala suerte este año ser el objetivo, precisamente, de la mala suerte, que le ha derribado hasta en dos ocasiones justo cuando el murciano mejor se encontraba.

La primera caída llegó el segundo día de clase, en el Tour Down Under, escenario en el que un hombre rápido en forma, como Rojas, podría haber hecho un gran papel e incluso haberse anotado lo que hubiera sido la primera victoria de Movistar de la temporada.

Rojas en Milán - San Remo 2011.

Rojas en Milán – San Remo 2011.

La consecuencia de la caída fue una fractura de escafoides, una dolorosa lesión para cualquier ciclista que mantuvo alejado de “los ruedos” al murciano hasta su regreso en la Vuelta al Algarve. Poco a poco el de Movistar fue recuperando tono físico hasta llegar a París-Niza, donde cuajó una gran actuación reivindicándose como un corredor más completo que un simple velocista.

La cuarta posición fue suya tras una gran semana del murciano en Francia, que rozó la victoria hasta en tres ocasiones. Finalmente se le escapó el podio por un solo segundo –algo que ya es mala suerte también- pero dejó una gran impresión entre prensa y aficionados, quienes comenzaron a ver en Rojas corredor capaz de hacerlo bien tanto en rondas de una semana sin exceso de montaña, como en pruebas de un día demasiado duras para los velocistas puros.

Milán – San Remo podría entrar en el perfil de este segundo grupo de carreras y allí se plantó el pasado domingo Rojas, seguramente ilusionado con poder hacer algo importante después de la inyección de moral que supuso París-Niza. Pero allí, y por segunda vez en lo que va de temporada, apareció la mala suerte.

Si es raro que un ciclista sufra dos caídas graves en tres meses de campaña, igual de raro es que un corredor diga adiós a cualquier competición tras caerse en el tramo neutralizado de la misma. Pues bien, allí cayó Rojas y allí, en el tramo neutralizado de la salida de Milán – San Remo, el murciano se fisuró el codo.

Como él mismo apuntó tras la caída, la mala suerte le persigue. Además, la mala fortuna cuenta con un agravante: Siempre caza a Rojas cuando mejor se encuentra, cuando la forma le acompaña. Al del equipo de la telefónica sólo le queda una cosa a partir de ahora, luchar y regresar más fuerte que antes, que no es poco.

Anuncios